viernes, 15 de enero de 2010

Sobre como se espabila una al independizarse Vol.II

Cuando le llevé los cacharros a la oficina aluciné: tenía tropecientas estampitas de dioses varios, con sus varios brazos, trompas y demás mutaciones raras, guirnaldas de flores, velas, inciensos... No pude evitar quedarme con cara de boba (ya me impresionan las figuras religiosas de las iglesias cristianas, no me va a impresionar eso).

A lo largo de los días pude observar como TODO en esas tiendas era producto de rituales. Cada mañana al abrir y cada noche al cerrar, H***** se ponía un pañuelo en la cabeza (era un pañuelo de hombre, de los de toda la vida, nada de seda de la India ni cosas de esas) y se paseaba con una barrita de incienso por la tienda, que ya estaba abierta y con clientes en ella. La cara de la gente era un poema.
Ellos bebían de una garrafa que tenían con agua purificada por ellos. Ese agua no la podía tocar ninguna mujer con la regla, menos aún beberla (tuviera o no la regla), porque era agua de dioses (¬¬). Empecé a entender que sí, las mujeres cuando teníamos la regla les resultábamos asquerosamente impuras. Así que tuve que trabajar aceptando la idea de que mi jefe sabía el calendario menstrual de cada una de nosotras.

Recuerdo la bronca que me llevé por poner unos caramelos en el mostrador para los clientes sin permiso. Me merecía un bofetón en la cara por no saber que antes tenían que bendecirlos (¡seré idiota!).

En fin, una de tontadas... Y sí, digo tontadas, porqué vi verdaderas barbaridades de cómo trataba a su mujer. Barbaridades en general que no se justifican ni con una cultura ni con una religión. Todo lo contrario: aún lo hace más triste y patético.


A medida que pasaban los meses, la paciencia iba a menos. Y mi panorama en casa de mi abuela no ayudaba:
"Dende luego, tu tía ha salío y no ha sío de desirme ..."
"Ea, que resurta que la hiha de la Duquesa de Arba ha salío disiendo que..."
"Puè a la vesina ahora se le a muerto el hermano, que era el que vivía dónde la Paquita..."
"Niña, ¿porqué no me habla'?"
"Niña, ¿ya te a dormí tan pronto?"

"Porqué tu tía..."
"Porque tu madre..."
"Porque tu padre..."

Todo esto son inicios de monólogos de abuela que repetía ochenta veces al día, todos los días de la semana; más los correspondientes chocheos lógicos y entendibles de una mujer de setenta años, pero que una niña de veinte no tiene ganas de aguantar, por mucho que la quiera.


A los seis meses de trabajar en el bazar, malos rollos varios, acusaciones de robo, etc etc; pedí la no-renovación (obviamente al amigo le dije que era por problemas de espalda, no porque pensaba que estaban como putas cabras), y al tiempo le dije a mi abuela que gracias por todo, pero me mudaba a casa de unas amigas.


Bueno, Zorrocloco, así fue como acabé viviendo en un piso que compartía con cuatro chicas más, durmiendo en una habitación para dos en un colchón en el suelo. Que dicho así suena muy pordiosero, pero estaba de perlas y lo bien que me lo pasé allí no tiene precio.

18 comentarios:

Loco dijo...

Si está claro que mezclar cultiura hindú, mujeres y regla no podía salir nada bueno.

Yo lo viví hace unos 5 años cuando una compañera de trabajo un niño musulmán de 5 años le dijera: "¡No me toques mujer!", cuando lo castigo.
Ni que decir como fue la charlita con el padre del susodicho.

H@n dijo...

Choooooooooos!!!! =O

Apuesto a que te hubiera dado para hacer 2 o 3 volúmenes más xDDD

Y cómo aguantaban las demás chicas? y de hecho, si tanto asco tenían, porque contrataban mujeres? =/
Te librabas de trabajar cuando tenías la regla o te encerraban en un cuarto oscuro?¿? o.O

Si no me emborracho, también, va, pero es que me da vergüencita ^^

ulises dijo...

Como dice el Loco luego hablan de xenofobia y ellos no pueden reconocer la autoridad de las mujeres.
Bueno, ahora que sabemos la historia de como fuiste a parar a ese piso, queremos historietas de ese piso.
Empieza por describir a tus ex compis y sus manías.

vittt dijo...

supongo que cuando tenías la regla aprovechabas para toquetearles todo a los hinduses cuando no miraban, con la esperanza de gafárselo nogensmeys... qué menos!!

Pecosa dijo...

Loco, qué fuerte. ¿Y qué dijo el padre? ¿Hubo entendimiento?

H@n, ¿"Chooooos"? ¿Qué es "Chooooos"?
Realmente sí, hay historias que contar, pero casi que dejémoslo ahí. Supongo que debían contratar chicas (sobretodo jóvenes) porque a ellas se las dominaban más fácilmente, imponían más. Los tíos le habrían durado dos días.
De librarme de trabajar nada, hija. La noche de reyes estuvimos trabajando hasta las tres de la mañana, con o sin regla.
Pues si no llamas, te llamaremos nosotras. Ni vergüencita ni hostias.

Ulises, me has sorprendido. No te hacía tan curiosete. Qué gracioso eres, te estás soltando... ^^
No te creas que hay tantas historias que contar. Ya pensaré en alguna

Vittt, era tan pardilla en aquella época... Llega a pasarme eso ahora y les lavo los cacharros de rezar teniendo la regla, para dejarlos bien contaminados con mis impurezas de mujer, nogensmenys.

ulises dijo...

La curiosidad es mi mayor defecto.

El Zorrocloco dijo...

¿No sabes lo que es "chos"? ¡Nunca has conocido a un canario! =O

Yo le hubiera dejado el cuarto de los dioses lleno de compresas. Sin usar, que no soy tan guarro, pero les hubiera jodido igual XD

Oye, que los planes pordis, con 20 años y colegas, suelen estar de puta madre. Como Ulises, yo también tengo curiosidad. Seguro que la convivencia dio pie a muchas anécdotas. Cuenta, cuenta! =)

Por cieto, el 29 de noviembre fue tu última torpeza? ¡A ver si te vas a estar curando! XDD

Pecosa dijo...

Ulises, la curiosidad es una virtud, sólo es un defecto cuando se va de las manos.

Zorrocloco, no conozco a ningún canario, no. A ti el único, y nunca has dicho "chos". Que me lo tenga que decir H@n, que es Valenciana... ¿Qué es, como el "ozú" de andalucía?
Ah, y los de las torpezas no está actualizado. El otro día tuve una que pensé apuntar y olvidé. Y alguna otra también habré olvidado, seguro.

H@n dijo...

chooos, es como un joooooooooooooder que te sale del alma o un coooooooño o algo así, pero menos mal sonante xD y mas corto xD
Y yo, personalmente, deformo mas la cara la decirlo, dándole intensidad xD

Puedes apuntar en las torpezas que ahora enciam las olvidas =D

¿nerviosa?jijiji!

Pecosa dijo...

Sí, sí, ya lo he apuntado...^^

A mí se me ha pegado el "¡¡Paaaaa!!" que dice Ratman, que se le pegó de su amigo, que a su vez se le pegó de un amigo suyo uruguayo. Viene a ser vuestro "chooos" y cuando lo digo frunzo el ceño.

Nervioseta no, de momento. Es más, voy a cerrar un ratín los ojos, que ayer estuve de pendoneo (leve) y ahora mismo tengo el 90% del riego sanguíneo en el estómago porque acabo de comer demasiado. Cuando vuelva a ser persona me vendrán los nervios.

Pío Valera dijo...

Me he quedao de piedra con lo de la regla....
La gente esta loca, mas de lo que nos pensamos...
que paciencia tenias...

Besos ¡¡¡¡

Sand dijo...

Madre mía... Mi pregunta es.. ¿cómo aguantaste 6 meses? Yo creo que al segundo ya me estaba marchando de allí, no sin antes regalar caramelos a todos los clientes sin vendecirlos y con la regla, of course ;)

Y durmiendo en un colchón en el suelo... ¡¡no me digas que no tienes anécdotas!! jeje :)

Saluditos

Mica dijo...

Esto con un poco de curro, da para un libro. Y si te faltan páginas, te pones a describir en plan Antonio Gala, y te tiras tres páginas describiendo el pañuelo que se ponía en el pelo para rezar. Hija, lo que hay que aguantar a veces. Menos mal que ahora te da para contar esta historia. Un besote y espero que te lo pasaras bien de parranda.

Pecosa dijo...

Pío, desde luego todos los extremos son malos...

Sand, aguanté por inmadura y cobarde. Hoy habría tenido más picardía, además de haberlos mandado a la mierda en menos de lo que canta un gallo.

Mica, sí, por suerte una con el tiempo se ríe de estas cosas. Lo del libro creo que no, ¡es más divertido escribirlo en el blog! ^^
Lo del viernes fue cena, copita y a las tres en casa; pero al día siguiente parecía que me hubiera pegado la gran fiesta, hija. La edad no perdona.

peibol dijo...

Di que sí. Esas experiencias son las que curten. Igual me haría falta pasar por algo así XD

Pecosa dijo...

Sí, te curtes por cojones.

Te dejaría un currículum, aunque en tu caso, al ser tío te perderías la mejor parte: la discriminación.

¡Pero tranquilo! ¡Seguro que si te pones, encuentras algún sitio en el que te discriminen, exploten, o traten como una mierda! ^^

JuanRa Diablo dijo...

¡Maremeua qué historia, Pecosa!

¿No se dice a veces ¿Te cuento una de indios? Tú ya puedes decir: ¿Te cuento una de hindúes? :D

Ja, me viene a la cabeza que aquí tenemos una Virgen de Regla y nadie se escandaliza xDD

Pecosa dijo...

JuanRa, le llego a decir lo de la Virgen de Regla a mi jefe y creo que le da un pasmo, jajajajaj!