martes, 22 de diciembre de 2009

Que se acabe ya el jodido 2009

Vamos a ver, ¿¿es que no puede salir bien ni una sola cosa en este puto 2009, que nos tiene que joder hasta las Fiestas??

[Mientras me estoy cagando en todo, empieza en la tele el Sorteo de Navidad, ¬¬]

Qué buen despertar, qué agradable ha sido levantarme una hora antes de lo habitual (porque me he despertado y no me podía volver a dormir de la emoción) para esperar a que los amigos que vienen a pasar las Fiestas con nosotros desde Italia llamaran a la puerta de mi casa.

Pero más agradable aún ha sido ver como pasaban los minutos, y nadie llamaba. Y suena el teléfono y pienso "¡Son ellos que no encuentran mi calle! ¡¡Ya están aquí!!". Pero no. Era Ratman diciendo que los chicos están en Italia, que el avión no ha salido del aeropuerto por el puto tiempo. Han cancelado el vuelo.
...
Casi me cago en algo.

A joderse, hasta mañana no sale otro. Si sale, claro, porque como nieva y hace frío ¿cómo saber si este otro vuelo no lo cancelarán, tampoco? Hostia ya, hace cuatro días hacía un calor de cojones, y ahora ha venido la nieve polar de golpe, mira tú por dónde.

Como no me toque la puta lotería me arranco la piel a tiras.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Yo no entiendo esta meme, ¡sólo quiero que me toque El Gordo!

Bueno, como tengo las horas contadas para hacer este post (Loto-meme proporcionada por El Zorrocloco, zenkiuberimach) y tengo aún que fregar los platos y tender una lavadora, y me duelen los ovarios y me quiero meter en la cama ya porque mañana vienen mis amigos de Italia (ya contaré eso) a pasar las fiestas y me picarán a la puerta como a las siete de la mañana y encima no entiendo que meme rara es ésta, pues me lo voy a inventar.

Sé que tengo que poner esto aquí:


que se supone que es un número de lotería para bloggers (qué cosas) que si me toca no sé como coño tengo que hacer para cobrar el premio, ni entre cuantas personas habrá que repartirlo, ni si también vale que toque la devolución (en ese caso ¿se puede cambiar por una participación para el sorteo del Niño?). Casualidades de la vida, el número es de Zaragoza, y resulta que en el curro mañana vamos a poner los números junto a una Pilarica que me llevaré de casa (no preguntéis), así que ya es casualidad.

Bueno, que no entiendo nada. Ah, sí, que tengo que pasarle esto a cinco personas más. Un paso adelante los nominados (que posiblemente no se enteren de esto hasta mañana, cuando ya haya salido el premio y probablemente no sea éste el número premiado):

- El Loco
- Chuikov
- Música
- Ulises
- Mica

Si, como yo, no tenéis ni pajotera de qué va todo esto, pinchad aquí.
Como decía Carmen Sevilla: "que Dios reparta suerte y que, como siempre digo, caiga en las familias más necesitadas". Este año, a parte de esta participación, sólo tengo dos décimos. Voy bien. Anda que me va a tocar algo.

(REEDITADO EL MISMO DÍA A LAS 22:40
Acabo de leer detenidamente las "bases del concurso" (porque de tan a saco que he hecho el post -ludópata- no las había leído, pa qué) y el plazo máximo para participar era el día 20 a las 00:00h. De todas formas, le he dejado un comentario al de la lotería diciendo que me deje participar, que conozco al Zorrocloco y a H@n (ellos ya tienen su número de participante). El tío va a decir que y qué, pero bueno.
En fin, que paséis olímpicamente de lo que acabáis de leer, que este post es totalmente inútil).

jueves, 17 de diciembre de 2009

El puzzle

Para H@n, Chuikov y el resto de cotillas que no habéis dicho nada pero queréis ver el puzzle que hace que mi noviazgo no se vaya a pique:



(Mañana reedito la entrada y explico porqué la presentación del puzzle es la que es)


REEDICIÓN 17/12/09

Cuando acabé el puzzle pensé en comprar un DM para pegarlo y colgarlo de la pared. (En aquel entonces no era consciente de la fealdad del puzzle, simplemente era el primero que hacía y me ilusionaba colgarlo de la pared). Medí el puzzle tan bien que el resultado fue un DM que sobresalía por ambos lados y quedaba corto por lo alto. Me pudo mi espíritu creativo y chapucilla y busqué por casa cualquier cosa que sirviera para inventarse algo. Encontré una madera que coloqué en la parte superior, encolando ahí las dos filas de piececitas de puzzle que me quedaban fuera del DM. A esa misma madera le puse los cáncamos. Y colgué el puzzle en la pared.

Había algo que fallaba: la madera superior sobresalía por los lados, era más ancha; y no tenía cómo cortarla. Así que pensé en ponerle algo para disimular la chapuza. Y ahí fue cuando me fui al chino y compré esa especie de algas de plástico que le coloqué, mientras pensaba: "que bien queda, le da un aire más misterioso...".

Eso fue hace cinco años. Y hasta el día de hoy.

martes, 15 de diciembre de 2009

Uno es lo que es su dormitorio

Estando ahora en la cama, con el chip aún en el coco de tanto trajín de muebles arriba y abajo (me los han entregado hoy ^^) inconscientemente he empezado a analizar mi dormitorio. Y tras analizarlo, he pensado en lo ecléctico que es.

INVENTARIO:

-Cama, mesitas y cabezal de líneas rectas y "estilo japonés" (super buena calidad)
-Armario de líneas rectas y aire juvenil (super buena calidad)
-Tocador lacado de líneas clásicas con espejos decapados y motivos cásicos (super buena calidad)
-Lamparitas con pantallas de tela fruncida (del chino)
-Butaca antigua tapizada y restaurada con (lo que intenta ser) un decapado (sacada de la calle, la butaca)
-En la ventana, estor (me lo dio mi madre porque le sobraba)
-Candelabro de pié negro (me lo regalaron hace 12 años y le tengo aprecio)
-Silla (la típica de las cocinas de hace 30 años) esmaltada y tapizada a juego con la butaca (esta silla, también de la calle)
-Puzzle que hice en su día, feo como un pecado (aunque en su época, me gustaba... creo que bebía demasiado). [EN MI DEFENSA QUIERO ACLARAR QUE NO LO HE TIRADO PORQUE RATMAN NO ME DEJA. DICE QUE SOÑÓ CON ÉL ANTES DE CONOCERME, CON UNA DE LAS ORCAS (EL PUZZLE ES DE ORCAS Y TAL), Y QUE LO CONSIDERA UN AMULETO. NO LO PUEDO TIRAR (PORQUE SI LO TIRO "SE ACABARÁ NUESTRO AMOR" o_O), ASÍ QUE LO TENGO COLGADO ENCIMA DE LA CAMA]


Así que viendo el panorama que tengo en mi dormitorio (y, de hecho, en el resto de mi piso) no me extraña que esté como esté. De la cabeza, digo.

Mi conclusión (que, de paso, queda muy bonita) es que soy como mi dormitorio: una mezcla de cosas diferentes, que pueden no tener nada que ver una con la otra, pero que en un conjunto no quedan tan mal.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Siempre igual

¿Porqué los que no tomamos prácticamente nunca zumo de naranja recién exprimido, cuando pillamos el catarro del siglo nos ponemos hasta las cejas de zumos? ¿Es que no entendemos que la vitamina C no es CURATIVA, sino PREVENTIVA?

¿Podemos, ya de paso, dejar de poner como excusa que no tomamos zumos porque no tenemos exprimidor eléctrico (y que con el de plástico del chino no lo pensamos hacer porque se nos abren las muñecas) cuando realmente tenemos uno en el armario de la cocina (y encima la pareja lo encuentra y te dice "¿y esto qué es?")?


...


Voy a hacerme un zumo.

viernes, 4 de diciembre de 2009

N.E.U.P.M.D.N.*

PERSONAJE FICTICIO 1: - Mi tele tiene TDT. ¿Y la tuya?
PERSONAJE FICTICIO 2: - Yo no veo la tele. Estoy enganchado a la PSP, cuando no estoy en el ICQ, claro.
PERSONAJE FICTICIO 1: - Ya... Bueno, que me voy a la UB que llevo mi HP para conectarme en la zona Wi-Fi. ¿Quedamos luego para ver el CQC?
PERSONAJE FICTICIO 2: - Sí, tío, que en mi casa hoy ven el DEC y yo como que paso. ¿Pillo unos cupones descuento en la QDQ y pedimos unas pizzas?.
PERSONAJE FICTICIO 1: - Vale. ¡Ah! Y mañana dan la final de la ATP!
PERSONAJE FICTICIO 2: - Bah, yo paso, sólo veo los partidos de la FIFA, y las noticias de la BBC, para practicar inglés.
PERSONAJE FICTICIO 1: - Bueno, ¡pues hasta luego JA!
PERSONAJE FICTICIO 1: - ¡Nos vemos, JL!


---[SE BAJA EL TELÓN]---


Si es que de verdad que no me extraña para nada que no vengan de otros planetas a visitarnos. Nos oyen hablar (con sus aparatos especiales y espaciales con los que nos espían) y les parecemos gilipollas. ¿No podemos hablar como las personas normales? Desde luego, qué estrés. Luego me decía aquel amigo "¿por qué dices habita en lugar de habitación?", y yo le decía "pues porque es más corto". Pero es que esto ya es de cachondeo, oye. Yo no me entero de nada, con tanta tontería. Para saber qué características tiene una tele, o un equipo de música, o un móvil, o cualquier cosa que implique tecnología necesitas un master en siglas, oiga.
Es que hasta para ver la tele, uno ya no sabe qué narices dan, porque todos los programas son siglas. O si te quieres comprar una revista: no sabes qué comprar, porque todas son siglas. ¿No teníamos bastante ya con los partidos políticos y las ONGs? (¿Ves? O, N y G).


Es todo tan complicado, de verdad. Si alguien quiere matarme y no sabe cómo, que me invite a una tertulia de informáticos. Como mínimo, me quedo lela para el resto de mi vida.


* (No Entiendo Una Puta Mierda De Nada)

domingo, 29 de noviembre de 2009

Ahora ya no puedo decir que nunca me ha pasado

Esta mañana, tras levantarme, tomarme el café y quedarme haciendo tontadas hasta última hora; me he vestido deprisa y corriendo (y con la luz apagada, otra vez. ¿¿Porqué coño no enciendo las luces?? Ya, es de rata, si ya lo sé) porque hacía tarde.

Hemos ido hasta la estación a buscar a mi madre...

Hemos ido hasta la pizzería...

Hemos comido...

Salimos de la pizzería y, mientras esperamos en un semáforo, me dice el novio de mi hermana: "oye, que las botas..."

Me las miro. "¡Hostia...!"

...

Hemos tenido que subir a casa. Y le he pedido a mi hermana que me hiciera una foto.


viernes, 27 de noviembre de 2009

¡Venga! ¡Operación renove!

Pues nada, que como cada vez vamos acomulando más y tal, y a lo mejor en enero ya no estamos; pues que me voy a cubrir las espaldas y hacerme unos mueblecillos y eso.

Aquí los bocetos:





Pues hala, que ver un duro no veré, pero me va a quedar el piso de lo más apañao.

El 14 de diciembre me lo traen todo. Para las Fiestas. Feliz Navidad, Pecosa.

martes, 24 de noviembre de 2009

Conversación mañanera mientras tomamos el café

HERMANA: - ¿Te acuerdas del [nombre propio] del cole?
PECOSA: - ... Pues no...
HERMANA: - ¿No te acuerdas que hubo un niño del cole que intentó bajar las escaleras con el culo en la barandilla y se cayó?
PECOSA: - ... ... Hostia... sí... ¡Sí, sí que me acuerdo...! Uff, se lió la de San Quintín aquél día... Se cayó por el hueco de la escalera hasta abajo, ¿no? Joder, no me acordaba... Qué fuerte fue...
HERMANA: -Sí, es que ayer hablando con el [nombre propio del nuevo novio de mi hermana, también alumno de nuestro colegio, al que ha conocido mediante el Facebook] salió el tema de este chico. Yo ya ni me acordaba.
PECOSA: - Lo que es la mente... Lo tenía totalmente olvidado. Además le quedaron secuelas, ¿no?
HERMANA: - Sí... A ver, seguía yendo al cole, pero claro: cayó de cabeza. No sé bien qué le debió pasar, pero quedó como con un punto de deficiencia... Muy mínimo, pero sí...
PECOSA: - Jo, qué fuerte... Ni me acordaba ya...

Breve silencio.

HERMANA: - ¿A que no sabes a qué se dedica ahora?
PECOSA: - ...
HERMANA: - Es actor porno.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Las cosas de trabajar en la esquina

¿¿NO QUEDA CLARO EN EL CARTEL DE LA ENTRADA QUE ESTO ES UNA TIENDA DE MUEBLES??


1. Entra una señora x:

- Hola, quería una caja de nosequeína con nosequeol.
- Eeeem... Es que esto no es la farmacia -digo mirando alrededor, como diciendo "¿o es que no lo ves?"-. La farmacia está al lado.
- Pero la cruz de la farmacia esta aquí -cazurra, la señora.
- (¬¬) Ya, pero esto no es la farmacia. Esto es una tienda de muebles.
- Ah... -dice mientras se gira y sale lentamente de la tienda, estudiándosela con la mirada. Ni dice adiós ni nada.

La gente es la hostia (y las señoras, más).


2. Entra una chica x:

- Hola, quería informarme sobre precios - dice mientras se sienta.
- Muy bien, ¿qué necesitas?
- Pues me interesaba estudiar inglés, y...
- Ya... No, es que aquí no es...
- ¿Esto no es la academia de idiomas?
- No, la academia de idiomas es la puerta de al lado...
- Ay, perdona,¡ jajaj!

Las chicas al menos se ríen y disculpan, pero anda que no jode a día de hoy que la poca ente que pueda entrar a pedir precios a la tienda, no quiera precios de muebles, sinó de cursos de idiomas.


Tanto el caso 1 como el caso 2, casi cada día.



¿¿NO QUEDA CLARO EN EL CARTEL DE LA ENTRADA QUE ESTO ES NO ES UN PUNTO DE INFORMACIÓN??

- "¿Dónde está la farmacia?" (Sí, la misma a la que hacía referencia antes)

- "Perdona, ¿sabéis dónde hay una comisaría de policía?"

- "¿Sabéis dónde puedo encontrar algún sitio para depilarme?"

- "Estoy buscando el número 164 de esta calle y no lo encuentro, ¿sabéis dónde está?" (Con este número no sé qué coño pasa pero no lo encuentra nadie. Yo creo que es algún local ilegal o clandestino).

- "¿El consulado dominicano está por aquí?"

- "¿Sabéis de alguna cafetería agradable y que hagan el café bueno?"

- "Me han mandado al Molí Vell a comprar pan. ¿Sabéis dónde está?"

- "Hay una Sirena por aquí cerca, ¿no?"

- "¿Hay algún sitio por aquí que hagan fotos de carné? Es que he llevado unas para renovarme el DNI y me han dicho que tiene que ser con el fondo blanco, así que me las tengo que repetir" (Ya cuando te cuentan su vida es la hostia).

... Entre otras.


No, si comprar no comprarán, pero dar por culo lo dan un rato.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Lecciones de vida

"¡Bien, por fin una buena noticia!"

...

"Vaya por Dios, ya estamos de bajón otra vez".




***



Viernes noche sola en casa: "¡Guay! ¡Esta noche estoy sola!"

...

Sábado noche sola en casa: "Jo, ¿otra vez sola...?"



***



"Joder, a ver si me aceptan algún presupuesto guapo...".
"Joder, a ver si me aceptan algún presupuesto guapo..."


...

"¡Me han aceptado un presupuesto guapo!"

...
Al cabo de una hora: "Joder, acaba de llamar la del presupuesto guapo para decir que al final no se lo hace".



***



"Venga, que me voy a hacer una foto de los dientes".

Me la hago con el móvil pero no la puedo pasar al ordenador.
Así que, hasta que no tenga la Olympus arreglada, no hay foto.



***



"Venga va, voy a hacerme una pizza sin caerme con la tapa del horno".

Hago la pizza y, antes de llegar a la mesa, se me cae la pizza al suelo. Boca abajo.



***



Esta semana mi vida ha estado llena de lecciones morales y leyes de Murphy.

jueves, 12 de noviembre de 2009

¡¡LIBERACIÓÓÓN!!

Después de dos años y medio de mordeduras.

Después de dos años y medio de heridas.

Después de dos años y medio de molestias.

Después de dos años y medio de no poder dar besos apretados (cuando le das un beso a otra persona apretándole la cara fuerte, ¡mmmmmmmuá!).

Después de dos años y medio sin comer chicles.



Después de dos años y medio sin poder usar la boca de forma normal y corriente...

... ¡¡¡POR FIN ME HAN QUITADO LA ORTODONCIA!!! ¡¡¡BIEEEEEEEEEEN!!!


¡¡Ooooooh!! ¡Qué gustazo pasarse la lengua por los dientes y que estén taaan suaves!

¡Qué gustazo comer sin que se meta la comida entre los brackets!

¡Qué gustazo comer chicles! ¡Y dar besos apretados!

¡¡¡OOOOOOH!!! ¡¡¡QUÉ GUSTAZO TODO!!!

martes, 10 de noviembre de 2009

Ahora a sacarle foto a todo, ya verás...

Cuando era pequeña, era la única de mi casa que sabía como funcionaba el vídeo, o cómo se grababa una cinta de cassette a una virgen. O cómo se sincronizaba un mando de estos universales para nuestro modelo de televisión.

Bueno, ya no es el caso. La lumbreras de la tecnología ha pasado a ser una auténtica patata para todo lo que tenga que ver con la electrónica. Hay demasiadas cosas, y todo va demasiado rápido. A la que se pierde un poco el hilo, uno ya no se entera.Y si, además de de estar pez total, se pasa de esto

a esto otro

pues el show ya es tremendo...



Ratman fue el otro día a cambiar los puntos por un móvil nuevo porque el mío se escuchaba fatal (normal, con las hostias que se ha llevado en cinco años demasiado me ha durado), y me apareció con el modelo de la fotografía de arriba.

PECOSA: -¿¿ESO ES MI NUEVO MÓVIL??
RATMAN : - Sí, es una gama sencilla, pero está bueno...
PECOSA: - ¿¿Sencilla??

Había que verme la cara de idiota toqueteando la pantalla, flipando y diciéndole a Ratman "¡¡PARECE UN ORDENADOR!!" y Ratman mirándome con cara de "pobrecita..."


Al día siguiente, me lo llevo al curro:

COMPAÑERA: -¡Halaaa! ¡Qué caña!
PECOSA: -¡¿Has visto que nivel?!
COMPAÑERA: - ¡Ya te digo! Es digital, ¿no?
PECOSA: - ¿Cuando dices "digital" quieres decir "táctil"?
COMPAÑERA: - Sí.
PECOSA: - (¬¬') Sí, lo es.



Y como estoy entusiasmada con el hecho de tener un móvil que haga fotos y vídeos en los que se distinga a las personas, y tener cable USB para pasarlo todo al ordenata, pues voy a colgar algunas cosas interesantes (o, más bien, que una cree interesantes cuando tiene juguetito nuevo):



Los nuevos contenedores de la ciudad (¡qué majos y qué redonditos!)




Dos Barbies gigantes diciendo: "¡Hola, Barcelona!"





Mi paseo desde la parada del metro hasta el curro (la gente me miraba mientras filmaba esto...)




Y había grabado a mi compañera cantando Serrat, pero las grabaciones de voz no me deja colgarlas.



viernes, 6 de noviembre de 2009

Y eso que no llevo ni medio vasito de vino

No sabéis lo que me está doliendo escribir esto.

Me acabo de pegar, literalmente, un hostión tremendo. Pero de los de verdad.

Hoy estoy sola en casa. Estaba cenando. Quería ir a la cocina a buscar algo. Mi cocina es muy pequeña y he entrado sin encender la luz. Al entrar he tropezado con la tapa del horno, que la había dejado abierta (me he hecho una pizza) y he caído encima de la tapa y hacia adelante, directa al fregadero. El módulo del horno con los fogones (que es independiente) se ha venido hacia mí, se me ha caído la cafetera encima con el consecuente baño de café, se ha caído la tapa del módulo por ahí... Un escándalo brutal, y lo que aún no sé es cómo no me he dejado la cabeza, los dientes o lo que sea en el fregadero. El súper-caidón-estruendoso ha durado como cinco o seis segundos, que se me han hecho eternos y recuerdo a cámara lenta. Hacía tiempo que no me temblaba el cuerpo después de una caída como me ha teblado hoy.

De la hostia que me he dado no recuerdo qué coño iba a buscar a la cocina. El diagnóstico final simplemente consiste en cortes y magulladuras, tener que ducharme y cambiarme la ropa y limpiar la cocina de café.

De ahí lo de que me duele escribir este post. Cada vez que muevo un dedo para apretar una tecla veo las estrellas.

lunes, 2 de noviembre de 2009

No hay suficientes manicomios en el mundo...

Cosas que vemos o nos pasan cuando salimos a la puerta de la tienda a echar el cigarrito:

- La señora del arroz. Ésta es habitual del barrio. Es una mujer de unos cincuenta y tantos que se pasea con una bolsa de plástico llena de arroz. Cuando pasa por al lado de un container de basura o una papelera, coge un puñado y, rápida y disimuladamente, lo lanza bajo de la papelera en cuestión. Además habla sola.

- El señor que mea en la calle. Tuvimos el privilegio de observar como un señor de unos setenta años aparcaba el coche en el chaflán, bajaba de él, se bajaba los pantalones y meaba. Tan tranquilo. Ahí. Delante de nosotras. Se subió los pantalones, se montó de nuevo al coche y se fue. Todo esto en plena esquina de dos calles con más tráfico que el que hay en la Zona Franca.

- El pintor educado. Un chico de unos treinta años, vestido de pintor, cruza el semáforo y se dirige hacia mí con la mano extendida y la mirada perdida. Cuando lo tengo delante me dice: "¿Me das la mano?", a lo que respondo desconcertada "No..." mientras me meto en la tienda.


¿¿Es que no hay gente normal??

domingo, 1 de noviembre de 2009

Mia por una noche


(Tras algunas semanas de exposición de la foto original, me he editado un poco el careto. Me ha dado por ahí, mira)

viernes, 30 de octubre de 2009

Atrezzo para la noche de mañana


(Aunque parezca mentira, este disfraz casero es un homenaje)

martes, 27 de octubre de 2009

En el coche de papá

Hoy en el curro, a la hora de la conversación del cafelito, no sé a cuento de qué ha salido el tema de los viajes familiares en coche cuando éramos pequeñas. Hemos acabado llorando de la risa.

Comentábamos la costumbre de antes (me da la sensación de que ahora pasa menos) de cantar en el coche. La típica imagen del coche hasta arriba de maletas y cosas para ir de vacaciones de verano, que eran dos o tres horas de coche, y las niñas cantando.

Yo y mi hermana en concreto cantábamos mucho la de los elefantes.

PECOSA: -"1000 elefantes de balanceaaaabaaaan..."
MAMA: - "Bueno, vale ya."

O la de "ahora quéééé vamooos despaaaacio, vamos a contar mentiras, tralará...". Esa me hacía mucha gracia. O el himno del Barça, también cantábamos.

Cuando ya nos cansábamos era el veo, veo.

PECOSA: -Veo, veo...
HERMANA: - ¿Qué ves?
PECOSA: -Una cosita...
HERMANA: -¿Y qué cosita es?
PECOSA: - Empieza por la... M
HERMANA; - MATRÍCULA
PECOSA: - Jopééémm...
HERMANA: -¡Bieeeen!

(No sé porqué, el repertorio siempre era muy limitado: o era F de Farola, o C de Coche, o S de Señal de tráfico o M de Matrícula. No nos rompíamos mucho los cuernos, no).



Cantábamos y jugábamos. Hasta que mi hermana vomitava.
Mi hermana de pequeña se mareaba siempre en el coche, sobretodo en los viajes más o menos largos. Siempre echaba la papilla (y yo alguna que otra vez también). A veces teníamos que parar porque le entraban ganas, y salía del coche y lo echaba fuera; pero a veces no. Si no paraba mi padre a tiempo había espectáculo dentro del coche. Y, claro, eso queda ahí por mucho que se limpie. Con los años, entrabas al Tempra y había olor a ácido. Quedó impregnado el pestazo en la tapicería. Ni ambientadores ni nada. Un asco.



En fin, que nos hemos descojonado de la risa recordando esta marranada de las vomiteras cuando éramos pequeñas. Qué sería de la vida sin estos momentos...

lunes, 26 de octubre de 2009

Teruel existe (y Miravete de la Sierra también)

Hacía tiempo que le venía diciendo a mi padre que quería ir a buscar rovellones (níscalos, vaya, pero rovellones de toda la vida). Como él ya había ido por algún bosquecillo de la zona, le dije que un día nos llevara. Al final, nos ha llevado a Teruel.

El viernes a la una de la madrugada (ya sábado, vaya) llegábamos a Villarroya de los Pinares, un pueblecito de la provincia de Teruel. La mujer (una santa que nos esperó hasta esa hora) nos entregó las llaves de la casa, una casa que era mucho más bonita de lo que parecía por internet. Picamos algo y nos fuimos a la cama para coger energías para el día siguiente.



El sábado nos levantamos y fuimos al bar del pueblo a desayunar (bar en el que, tal y como comprobamos más tarde, siempre están los mismos). Después de un café con leche con magdalenas del pueblo nos fuimos al lío.

La caminata duró casi cuatro horas por un bosque que había junto a una carretera. Vimos varios coches aparcados y pensamos que la cosa estaría jodida. Pero, por suerte, volvimos con la cesta de mimbre (ideal ideal) casi llena. Tengo que decir que de todos los rovellones que encontraRON, yo no encontré ni uno. Al principio no me desmoralicé pero, hombre, después de cuatro horas sin dar con ninuno y escuchar a cincuenta metros a Ratman gritar: "¡vaaaamooooo!" (eso decía cada vez que encontraba uno) me quería cortar las venas. Eran las dos de la tarde, todos querían irse a comer y yo que no me iba sin encontrar un puto rovellón. Pues al final me fui con unos morros que me llegaban al suelo. Es que ya está bien: los tres españoles, que estamos hartos de comerlos, apenas encontramos (padre: 4, hermana: 1, Pecosa: 0). Los dos extranjeros, que no habían visto un jodido rovellón en su vida (Ratman y la pareja de mi padre) llenaron la cesta. Hay que joderse.



En cualquier caso, después del mosqueo vino la recompensa: asado argentino (qué rrrrica la entrañitaaaa) y rovellones con ajito y perejil. Nos pusimos las botas.

Después de la siesta, fuimos a Miravete de la Sierra, un pueblo de unos cuarenta habitantes que mi padre conoció por el programa España Directo. Estuvimos charlando con Timoteo, un viejito de setenta y tantos (sin apenas arrugas y unos hermosos ojos azules) vestido con un mono azul y una gorra a juego; que pasaba el rato viendo saltar a las truchas por el riachuelo del pueblo. Nos sacó un marco lleno de polvo con una foto de los habitantes del pueblo con el equipo del programa, de cuando fueron a hacer el reportaje.



Y el resto del finde ha sido básicamente beber vino y cerveza y comer jamón y pistachos. Y desconectar, que poco tiene que ver Villarroya o Miravete con Barcelona. Y eso se agradece, de vez en cuando. (Mi consuelo de volver a la ciudad es el taper de rovellones que tengo en el congelador).

domingo, 25 de octubre de 2009

Gallina vecchia fa buon brodo!

Esperemos que sigas haciendo sopas tan buenas durante muchos años más.


FELICIDADES, VALE

lunes, 19 de octubre de 2009

(Llevo dos horas pensando el puto título y no sale. Pues no hay título.)

Supongo que es normal, ¿no? Uno al final se cansa. Se cansa de las cosas cuando duran demasiado tiempo y no cambian...

Uno se cansa de vivir estando "pendiente de".
Uno se cansa de aguantar a las personas que no tienen empatía.
Uno se cansa de la gente que habla demasiado y de la gente que, por lo contrario, no habla nada.

Uno se cansa de aconsejar.
De escuchar.
De buscar soluciones a las cosas ajenas.
De hablar para las paredes

De recoger lo que otros desordenan.
De cocinar para que otros coman.
De encargarse de las cosas. De decidir.

De coger el tren cada fin de semana.


Uno se cansa de estar cansado, y hace ver que pasa, que todo le da igual. Y la neurona decide echarse un sueñecito y dejar descansar al cerebro.

Pero las cosas no cambian y la neurona se despierta. La despiertan. Y la neurona se levanta de mal humor porqué no la han dejado descansar, y encima ve que todo sigue igual, y se pone de peor humor todavía.

Y vuelta a empezar.

Y claro, después de dos años ya es un poco cansino, el tema.

domingo, 18 de octubre de 2009

Ya tocaba

Mientras escribo esto, me como dos mallorquines calentitos con un vaso de leche.

Mientras tanto, en la cocina, se están hirviendo pollo y verduras en una olla enorme para hacer caldo para sopa.

Hace dos días, guardé las sandalias y saqué las botas.

Hace una hora, he guardado los vestiditos de tirantes y he sacado los pantalones de pana.


No hace ni una semana aún andábamos (por lo menos por estas tierras) en tirantes y sandalias, y hablamos de mediados de octubre, oigan. Ya está bien.

Ahora sí que parece que el otoño ha llegado. Hala, a taparse.

(Voy a tener que comprarme el Supradyn, que ya me empiezo a notar el bajón. Si es que yo tendría que haber sido un oso...)

viernes, 16 de octubre de 2009

Reuniones familiares, pisos bonitos, Clays y bloggers (otra vez)

(Yo no sé qué me pasa, pero últimamente mis noches son de lo más activas -cerebralmente hablando, ojo-. Cada mañana me despierto recordando sueños larguísimos, en los que aparece mucha gente de distintos ámbitos de mi vida compartiendo protagonismo... Parece ser que el sueño de hace unos días abrió la veda de una serie de sueños de lo más surrealistas a la vez que parecen reales. Eso sí, siempre llenos de personajes queridos).



Estoy en el piso del Loco (chico, ahora te ha tocado a ti). Es un piso de paredes blancas, mucha luz y decoración minimalista pero colorida. No estoy sola, me acompañan: mis padres, mi hermana, mis tíos y mis primos (!?), y estamos todos en el salón (salón que, en el primer recorrido por el piso es pequeño, pero que en el momento en que estamos todos en él, misteriosamente, es grande).

En la sobremesa, El Loco saca dos o tres guitarras españolas, de distintos diseños (a cual más chula), y las empezamos a tocar (?!?). Alguien, no recuerdo quién, me dice que qué coño estoy tocando, y yo le contesto que para no tener ni puta idea de guitarra, bastante bien suena (y es que de verdad sonaba bien...).

[...]

Al rato, salimos todos a una terracita, que se supone que está en la parte posterior del pisito, pasando éste a ser una casita de una planta con jardín comunitario, compartido con unas diez casas más que lo rodean. El suelo del jardín no está nivelado, hace montañitas, subidas y bajadas (algo parecido a lo de los Teletubbies), y el césped es de un verde vivísimo.

En esto que se acerca un cachorrete de Setter irlandés hacia el Loco.

PECOSA: - ¿¿Es tuyo??
LOCO: - Sí, es una monada- dice mientras le sonríe y acaricia.
PECOSA: - No me digas... Yo tenía uno... Se llamaba Clay, por eso del color del pelo y tal...

Entonces me da la nostalgia, abrazo al perro, que de golpe ya no es un cachorrete, sino un perro adulto (!?), y me quedo así un buen rato...

Y ya no recuerdo más.

Vaya pupurri.

martes, 13 de octubre de 2009

Castigo como los del cole

¡Pecosa! ¡Mala! ¡Ahora vas a escribir 100 veces "Tengo que aprender a canalizar mi mala folla", hombre!

Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
...
...
(Ctrl+C, Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
(Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
(Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
(Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
(Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla
(Ctrl + V) Tengo que aprender a canalizar mi mala folla


(Si es que los castigos de antes, ahora ya como que no.)

Saben aquél que diu...

... que van un vampiro, un hombre-lobo y una mujer fantasma y dicen "vamos a compartir piso"...

Lo que tranquilamente podría empezar como un chiste al más puro estilo "un francés, un inglés y un español" (qué buenos son esos chistes) resulta ser el cóctel que propone una serie británica, que se atreve con la combinación de estos tres seres fantásticos en un solo hilo argumental. La serie en cuestión es Being Human y, a pesar de haber visto sólo el primero de sus capítulos, si hay una cosa que no me transmite es decepción.

La trama es simple, a primera vista: cómo viven el día a día. Algo que, siendo aparentemente tan simple, da mucho juego tratándose de tan peculiares personajes. El concepto de "vivir el día a día" para ellos es más bien "intentar vivir el día a día de una forma normal". Fácil, lo que se dice fácil, no debe ser, eso está claro. Para empezar, la convivencia entre ellos no es equiparable, ni siquiera, a la que se da en los pisos de estudiantes (en las que algunos compañeros de piso pueden resultar monstruos peores que estos); es bastante más compleja.

El episodio piloto me ha dejado perpleja: pasan mil cosas. Además, tiene momentos para todo: para el humor (del que, sobretodo, se encarga el hombre-lobo), el amor (que corre a cuenta de la chica-fantasma), la sensualidad (obviamente, esto es cosa del vampiro que, por cierto -como siempre- está bastante bien); momentos cómicos, otros dramáticos, y de terror, y de aventuras...


Había oído buenas críticas sobre la serie y, como decía, por el momento me ha enganchado.

Me voy a poner el segundo episodio, a ver qué tal sigue.

domingo, 11 de octubre de 2009

Avatares

(Loco, gracias a ti llevo dos horas de lo más entretenida)

Ésta soy yo según esta web:



Esta sería yo, si fuera un irreverente dibujo de South Park:



Y ésta, si fuera una habitante de Springfield:


Embarazos, reencuentros y bloggers

Lo primero que recuerdo es verme embarazada. Embarazadísima, puesto que el barrigón era enorme. Estaba de ocho meses y no sabía quién era el padre, aunque Ratman seguía siendo mi pareja y no tenía ningún problema respecto a la niña (porque era una niña). Estos datos que acabo de dar son los típicos que no se dicen en el sueño, pero uno sabe.

El sueño es de los más reales que recuerdo, y cuando digo real me refiero a que sentía las patadas, sentía como se movía dentro de mí. Alucinante. Había soñado otras veces con embarazos, pero nunca como anoche.

Me encontraba en algún lugar que no sé identificar (¿un centro de salud? supongo... aunque más bien parecía una casa). Aparece la llevadora y me dice que es cuestión de días que nazca la niña, con lo cual ya es hora de que me tome la cápsula. Esta cápsula en cuestión, por lo que entiendo del sueño, viene a ser como una epidural, pero por vía oral y que se administra con unos días de antelación (¿podría alguien inventar eso, por favor?).

Lo siguiente que recuerdo es estar en una cocina, igualmente embarazada, preparando unos aperitivos con un tío mío al que, por cuestiones que ahora no vienen al caso, hace unos diez años que no veo. Podía apreciar en su fisonomía que los años habían pasado (otra vez ese realismo..), pero seguía tan guapo como lo recuerdo. Charlábamos cuando, de repente, suena el teléfono; el típico teléfono que está colgado de la pared de la cocina.

PECOSA: -¿Sííí?
INTERLOCUTOR: - Holaaaa
PECOSA: - ¡Ay, hola Chuikov! (???) ¿Qué taaal?
CHUIKOV: - Pues bien, ¿y tú? ¿qué haces?
PECOSA: - Pues mira, me estoy comiendo unas Matutano (???).
CHUIKOV: - ¿Ah, sí? Yo también tengo una bolsa por aquí.
PECOSA: - ¡Anda, mira! ¡Si dentro hay un montón de pegatinas de [alguna serie que ahora no recuerdo]! ¿¿A ti también te salen?? (??????)
CHUIKOV: - No... Bueno, ¿y como lo llevas?
PECOSA: - Pues bien, la verdad, blabla...

Y me pongo a hablarle del embarazo. Y mientras mi tío me mira con cara de con-quién-estás-hablando mientras yo lo miro con cara de no-pasa-nada-es-sólo-un-amigo.




Y no recuerdo más.

En fin...

miércoles, 7 de octubre de 2009

Qué tiempos... Capítulo 2

No tenía pensado hacer una segunda parte del reencuentro con mi móvil de hace cinco años, pero he encontrado una foto en la galería de imágenes que me ha traído otro recuerdo.

La foto es de un acuario gigante en el que hay un tiburón. Bueno, en realidad no sé si era un tiburón, pero tenía toda la pinta... Mejor empiezo desde el principio.

Hace unos años (más o menos cinco, como decía antes) mi anterior compañera de piso y yo nos íbamos a los circuitos a ver las carreras del mundial de motociclismo. La primera vez que fuimos a Valencia, llevamos tienda de campaña y pasamos la noche de acampada con un montón de gente. Pero era un engorro cargar con tanto trasto, así que la segunda vez fuimos a lo loco, sin lugar donde pasar la noche, ya que la intención era quedarnos deambulando por ahí (ahora lo Llegamos un sábado por la mañana, con el tiempo justo de ver el final de los entrenamientos. Sólo llevábamos lo puesto y una mochila cada una con cuatro enseres personales. Después de ir hasta Cheste, subir hasta el circuito, deambular por ahí todo el día, volver por la noche a Valencia y cenar algo (todo eso sin ver la ducha y sin cambiarnos de ropa); pensamos en las posibilidades que ofrecía la noche. Finalmente decidimos que lo más entretenido y pasajero sería irnos de fiesta. Así que empezamos a caminar por la zona, hasta que vimos una discoteca con un colón tremendo. Como no conocíamos nada, preferimos meternos en esa todo y no saber de qué palo iba aantes que seguir caminando y arriesgarnos a no encontrar nada más.
No recuerdo cuánto pagamos por entrar, pero la discoteca era alucinante. Tenía un punto elegante (letreros publicitarios guapísimos de Moët & Chandon, por ejemplo, nada de J&B), y muy cool. Por eso dábamos tanto el cante, había que vernos las pintas: nada que ver con el entorno. No sé ni cómo nos dejaron entrar.
El caso, he aquí la foto del móvil, es que tenía dos puntos que me llamaron la atención especialmente. Uno, el baño. Eran todas las paredes de pavés (me encanta el pavés). Entrabas al retrete, cerrabas la puerta y veías, aunque de forma intuitiva, a la gente que pasaba por tu lado. Era muy loco, uno se emparanoia de mala manera pensando que lo pueden ver meando.
Pero desde fuera apenas se distinguía lo de dentro. Me encantó ese punto voyeaur-exhibicionista.
Y lo segundo, el enorme muro en forma de acuario que separaba los baños de la discoteca. Era ua pared bastante larga y ancha, de cristal, llena de agua y con cinco o seis tiburones, no sé. Algo bestial. A mi lado humano le daba pena que tuvieran a los pobres animales ahí (es bastante cruel con todo el follón que una discoteca conlleva), pero no lo negaré: me dejó flipada. Decorativamente hablando, es una pasada. (Aquí dejo un vídeo del YouTube en el que se ve).

Nunca he visto nada igual. No sé hoy en día si la discoteca sigue, si le han quitado los tiburones... Pero está claro que eso no se me olvida en la vida.

(Ah, y al día siguiente a ver las carreras, como unas machotas. No recuerdo quién ganó. Rossi, supongo.)

martes, 6 de octubre de 2009

Qué tiempos...

Lo más curioso de volver a usar el móvil de hace cinco años para sustituir el que usaba hasta ahora, que se me ha estropeado, es encontrar mensajes en la bandeja de entrada del tipo "¿Hacemos una fiesta con champagne?".

Ese mensaje me lo mandó alguien a quien conocí en una fiesta en el Fórum de Barcelona que organizaban Marlboro y Ferrari con motivo de la carrera de Fórmula 1 en Montmeló (de hecho, el contacto lo tengo guardado como "AlguienDeFerrari", ¡jaj!). Recuerdo (vagamente) haber hablado con unos chicos e intercambiar los números de teléfono. Al rato, exactamente el 8 de mayo del 2005, a las 4:18 de la madrugada, recibía ese mensaje tan incitador. A esas horas de la noche (para ser sinceros, desde hacía un buen rato) llevaba un pedal descomunal e iba de la mano de Ratman, a quien acababa de conocer y a quien estaba por llevarme a casa en ese preciso momento.

lunes, 5 de octubre de 2009

Día supersuperproductivo

SUPERSUPERPRODUCTIVIDAD Nº1:

Después de seis meses muerto de asco en un rincón de la tienda, hemos vendido el armario lacado blanco que teníamos ofertado. Ha entrado la típica señora-que-viene-a-mirar-pero-nunca-compra, y resulta que ésta ha comprado.

PECOSA: - ¿Pero seguro que le cabe? ¿Quiere que vayamos a su casa a tomarle las medidas?
CLIENTA: - Sí, sí, me cabe de sobras. Tengo mucha pared y un techo muy alto -pijos de mierrrda- ¿cuánto es la paga y señal?
PECOSA: -600€
CLIENTA: -Me parece que no me llega -debería llevar 400€ solamente... pijos de mierrrrda- Ahora vuelvo.

Pues la pija de mierda ha vuelto, ha soltado la billetada, ha firmado y se ha ido. Hala, un muerto menos en la tienda. Si todos los pijos fueran así de decididos, con lo tocahuevos que son...

SUPERSUPERPRODUCTIVIDAD Nº2:

Ha venido el propietario del piso en el que vivo a ver su estado y a negociar el nuevo precio del alquiler (toca renovación de contrato). Su intención era subirlo, obviamente, y mi intención si me lo subía era irme a otro piso o, en su defecto, bajo algún puente.

El hombre, al que no conocía y con el que sólo había hablado por teléfono un par de veces (me pareció un poco seco) ha resultado ser de lo más amable en persona. Apenas se ha mirado el piso y, tras diez minutos de charla, finalmente no me sube el alquiler.

Es un alivio no tener que buscarse la vida con un margen de tres semanas...


SUPERSUPERPRODUCTIVIDAD Nº3:

Mi madre ha empezado las clases de informática, nivel 0 (sí, en plan "este es el botón de encendido") y ha pasado del "a mí esto de los ordenadores no me dice nada de nada " al "¡Me encanta! ¡Ois, que bien me lo he pasado! ¡Con la paga de Navidad me voy a comprar un portátil!".

Y eso que hoy era el primer día. Que se prepare el mundo.

SUPERSUPERPRODUCTIVIDAD Nº4:

Hoy (¡por fin!) han empezado las clases de flamenco. Creo que anoche soñé con eso y todo. Qué gustazo ponerse la falda de topos, qué gustazazazazo ponerse los zapatos de tacón con clavos... Y cuando ha puesto la música para calentar, que se me ha puesto la gallina de piel y todo, ya ha sido la bomba.

Y dejo aquí la canción, que no me da más buen rollo porque no se puede. Y brazo pa'rriba, y brazo pa'bajo... qué bonito, qué bonito... Como dice mi madre: "¡empápate del sur, hija!". Y yo me empapo, de arriba a abajo (además de verdad, que he llegado a casa chorreando de calor de tanto meneo).

Pues hala, quien se quiera empapar que le dé al play.


domingo, 4 de octubre de 2009

Fauna de la Renfe 3 BIS

(Nota de la que escribe: este episodio es "3 BIS" y no "4" porque trata del mismo personaje que protagonizó la tercera parte de esta colección de hechos sucedidos en relación al curioso mundo de los usuarios y demás espécimenes de los trenes de Cercanías).


*****

Estación Renfe de pueblo. 17:04 de la tarde.

Me dirijo a la taquilla y compro el billete. Al ir hacia la máquina a picarlo, veo al viejo que hace un par de meses se marcó el monólogo del tabaco a grito pelao (la tercera parte antes nombrada y linkeada). Ya lo había visto otras veces después de aquel día de agosto (ese hombre debe vivir en la estación, casi siempre que voy está). No puedo evitar, al verle, quedarme unos segundos mirándolo. Y él siempre se me queda mirando a mí, y me da la sensación de que se sonríe hacia sus adentros porque le gusta ser así de excéntrico, y porque sabe que sé quién es (el viejo-loco-escandaloso-de-la-estación).

El caso es que en en ninguna de las ocasiones que lo había vuelto a ver por la estación volvió a decir nada.

Como decía, hoy también estaba en la estación, a unos tres metros de la máquina en la que pico el billete. Nos miramos (nos reconocemos) como siempre y, no sé porqué, tengo una corazonada: hoy la lía. Cruzo de andén y me siento en un banco. Saco mi libro, vuelvo a mirarle (está en el andén de enfrente, parece tranquilo) y empiezo a leer.

Al cabo de dos minutos, una voz familiar empieza a gritar:

¡¡YA LO HABÉIS OÍDO!! -no puedo evitar sonreír triunfalmente antes de levantar la mirada y ver al viejo-loco-escandaloso-de-la-estación iniciar su discurso, agitando los brazos en el aire, cual político hablando en un mitin, cual Mel Gibson en Braveheart. Cierro mi libro de golpe y, rápidamente, busco en mi bolso la libretita y el boli.- ¡¡YA LO HABÉIS OÍDO!! ¡¡HA GANADO BRASIL!! -ya verás tú, pienso-. ¡¡HA GANADO BRASIL, Y CON ESO, HA GANADO ESPAÑA!! -O_o?- ¡¡PORQUE ESPAÑA CUENTA CON CUATROCIENTOS MILLONES DE ESPAÑOLES EN LATINOAMÉRICA!!- ojo al dato-. ¡¡EUROPA SE HA CARGADO A ESPAÑA!! ¡¡HAY QUE DENUNCIAR!! ¡¡¡DENUNCIAR!!! -aquí ya me parto de la risa. El tío sube aún más la voz y dice (grita)-: ¡¡¡¡Y LOS ESPAÑOLES, CUANDO DECIMOS LAS COSAS, LAS DECIMOS BIEN ALTAS!!!!- y entonces recita en plan cancioncilla-: ¡¡MIERDA POR AQUÍÍÍ, MIERDA POR ALLÁÁÁ, Y CON TANTA MIERDA NOS VAN A INTOXICAAAR!! -descojone descomunal de todo el andén-. ¡¡AHORA LE TOCA A EUROPA LIMPIAR LA MIERDA!! ¡¡A VER SI TIENEN HUEVOS DE IR AHORA A LATINOAMÉRICA!! ¡¡¡IR AHORA A BRASIL A TRABAJAR!!! ¡¡¡¡QUE LOS POLÍTICOS SON TODOS UNA PANDA DE SINVERGÜENZAS!!!!

Y se calla porque viene mi tren y se pone entre su andén y el nuestro, y claro, sin público ya no hay espectáculo que valga. Sino habría seguido. Estaba llegando al punto al que, por lo que veo, siempre le gusta llegar: meterse con los políticos.

Buenísimo. Me encanta este hombre. Desde hoy me declaro fan. Algún día le diré algo.

sábado, 3 de octubre de 2009

No se suele pedir sal al vecino a las dos de la mañana...

Contexto:
Apartamento de él. Noche de fin de semana. Dos de la madrugada. La pareja toma algo mientras charla y escucha música.


Suceso:
En ese momento, y a esa hora, la vecina de arriba llama a la puerta del apartamento de él borracha perdida.


Pregunta:
Qué puede necesitar la vecina de arriba a las dos de la mañana: ¿¿sal??



No es eso lo que yo pensé, precisamente.

Por eso ayer fui yo la que llamó a su puerta para dejarle claras un par de cosas.

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿¿Puede pasar algo más, hoy??

Desde el momento en que se me ha caído el eyeliner al wáter (sí, otra vez) he sabido que hoy iba a ser un día complicado.

(Ayer vi Malditos Bastardos, así que en honor a Tarantino, voy a capitular -¿se dice así?- el post).


Capítulo 1
El eyeliner

Hacía tiempo que no se me caía nada al wáter. Pensaba que lo estaba superando.
Hoy se me ha resbalado el eyeliner de las manos y, al ir a dejarlo sobre la cajonera, ha saltado (no tengo ni idea de cómo) dentro del wáter; cuya tapa (no aprenderemos nunca) estaba abierta.



Capítulo 2
El ultimátum

Cuando he llegado a la tienda ya había llegado mi encargada. Sabía que en cuanto llegara mi compañera iba a cambiar la cara de lunes por la cara de lunes de mierda.

Mi encargada se ha hecho la simpática y mi compañera le ha preguntado por las pagas. Cansada de estar esperando siempre respuestas, mi compañera ha dicho que o cobramos, por lo menos, parte de lo que nos deben o ella no piensa vender ni un cajón. Que si pretenden quemar a la gente para que se vaya, ella no se va a ir. Que la echen si quieren. Yo, después de salir de mi estupefacción, he añadido con voz tímida (se respiraba una tensión acojonante) que "es que ya son demasiadas cosas, entiéndelo...".

A las dos horas nos ha llamado la encargada para decirnos que hoy mismo nos pagaba lo que nos faltaba de la nómina del mes; y que del resto, hablaría con el jefe en una reunión que han acordado para este miércoles.



Capítulo 3
La inundación

Conversación telefónica:
PECOSA: - ¿Te quedas a comer o te vas a tu casa?
RATMAN: - No, ahora justo llego a mi casa. Me he venido porqué esta tarde tengo que hacer... ¡¿qué ha pasado?!
PECOSA: - ¿¿Qué pasa??
RATMAN: - ¿Qué es? ¿¿Tengo un escape de agua??
PECOSA: -¿¿Qué??
Pip pip pip. Me cuelga. Yo no le llamo.

Al rato llama él. Están haciendo obras en su calle, han aumentado la presión del agua, su caldera no ha aguantado y ha reventado. Tres dedos de agua le cubrían el suelo de la cocina y de medio salón.




En fin, me voy. Porqué aún me queda la tarde.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Que se vaya por ahí un rato, hooombre

A veces me dan ganas de mandar a mi hermana a paseo. No por discusiones ni nada por el estilo, sino para que me deje sola en casa un rato, coño, que la tía tiene menos vida social que la pelirroja rarita de mi curso de la EGB.


A ver si se echa novio de una puta vez.


¡Ah, mira! No me lo puedo creer, ¡que se va a tomar algo! Hala, adiós.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Agua

No me ha importado mojarme la ropa.

No me ha importado mojarme los zapatos. Ni las gafas (no llevaba puestas las lentillas). Ni el cigarrillo que llevaba en la mano.

No me ha importado que se me mojara el pelo.

No me ha importado no poder sentarme por ahí a leer el libro que llevaba en el bolso.

No me ha importado que simplemente haya estado caminando, porqué sí (ahora giro a la derecha, ahora a la izquierda...)


Al fin y al cabo, quizás lo que necesitaba era simplemente un poco de lluvia.

Divinas

Cuando quedan tres mujeres que, por algún motivo desconocido, esa noche están especialmente radiantes (las cosas como sean), y no tienen plan concreto; se agradece que el resultado de la cita sea cenar en un restaurante en el que normalmente no hay mesa, tomar una copa en la planta baja de un palacio, y acabar la noche tomando un cóctel tumbadas en una zona acolchada llena de cojines enormes.

Es así como las tres mujeres pasan de estar simple -pero especialmente- radiantes a ser simple -pero sublimemente- divinas.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Colorín, colorado...

Pues sí, se acabó lo que se daba. Después de un mes (¡un mes!) seguido de vacaciones (nunca mais), estoy de-se-an-do ir a trabajar (para que luego llegue y me despidan ^^).

Tras un viajecito más significativo de lo que me pensaba a la isla de Mallorca, una escapadita (la del fin de semana con la "perfección personificada") más sosa de lo que pensaba , algún momento bricomanía casero, muchos momentos de no hacer absolutamente nada y menos morena que otros años (el colmo de la crisis: voy escasa hasta de bronceado) pues vuelvo al curro con más ganas de lo esperado.

Por suerte empiezo un jueves, no me toca trabajar el sábado, y la semana de adaptación será bastante suave. El sábado toca cena y posterior meneo del esqueleto con las del curro para celebrar el fin de las vacaciones (¡vamos! ¡faltaba más!). Así que el inicio del "nuevo curso" aparenta (más o menos) apetecible.

Hale, pues. Ahora a esperar el puente de la Inmaculada. Y las Navidades, ya mismo también.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Un ratito, vale, pero un finde entero ya no más.

No fumar (tabaco).
No beber alcohol.
No fumar (maría).
Comer pizza vegetal.
Decir (otra vez) que se sacó los cursos y carrera con matrícula de honor.
No elevar el tono de voz NUNCA y no decir NINGÚN taco, porque "es de ordinarios".
Hablar (otra vez) de los terrenos que tiene tu familia.
Sacar de TODAS las conversaciones una lección moralista o educativa.
No pasar el día sentada en una mesa con quince amigos comiendo, bebiendo, hablando y riendo porque "es patético".



Estas cualidades, en distintas personas, pueden no tener más importancia. Ni siquiera me molestan.

Pero todas estas cualidades "metidas" en una sola persona, persona que apenas conozco, y pasar un fin de semana con ella me ha superado. Qué queréis que os diga, a veces sólo quiero cagarme de risa tomando unos vinos, hablar sin pensar demasiado y disfrutar del entorno.

Definitivamente, la perfección me aburre.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Inconsciente

Los días pasan tan rápido... ¡Pero tanto...!
Tanto que apenas me doy cuenta, como es obvio. Anoche era anoche, y ahora ya es de noche otra vez. Es una locura.

Creo que los primeros veinte años de mi vida han sido como una etapa en cuanto a esto de la velocidad del tiempo. Durante la primera veintena de mi vida el tiempo ha sido más pausado, he tenido más conciencia de las cosas. Las cosas duraban, o no duraban, pero a mí ya me estaba bien, no había más problema. Puedo recordar si tal cosa me pasó con tal edad, o tal año...

A partir de los veinte, mi conciencia del tiempo ha cambiado. Todos estos vigésimos se resumen en un sinfín de experiencias y cosas varias metidos en un saco, en el mismo, todos juntos y desordenados. Mi capacidad para ordenar las cosas en la línea cronológica ha disminuido.

Ufff... hoy es lunes...
...
¡Hostias! ¡Que ya es viernes!

¡Feliz Navidad!
...
¿Vamos a la playa?


Y así cada año.


Yo, por ejemplo, no hago cambio de armario. Es decir, no guardo en verano la ropa de invierno y viceversa. Procuro tenerlo todo más o menos a mano, porqué los meses me pasan tan rápido que si lo hiciera tendría la sensación de estar siempre sacando y metiendo ropa.


Hoy alguien me ha dicho algo que se usa mucho y que ya he oído otras veces, pero que hoy (por lo que sea) se me ha clavado en la mente: cada día es oro, y nosotros viendo llover.

Y una piensa que los días le pasan tan rápido... Y se pregunta si le estará sacando a la vida todo el jugo que le podría sacar. Y piensa en lo que no quiere, que a veces así es más fácil. Y en lo que sus posibilidades le permiten hacer. Y que, dentro de eso, no puede ser carpe diem todos los días... pero casi todos sí.

domingo, 6 de septiembre de 2009

¿Para qué ocultarlo? ¡Que sepa el mundo lo que he estado haciendo esta noche!

(AVISO PREVIA LECTURA: tras releer lo escrito antes de su publicación, pido disculpas por este post de mierda. Ratman se ha ido a ver Argentina-Brasil y ésta es la forma de pasar el rato que, aunque parezca mentira, me mantiene más despierta. Podéis dejar de leer, lo entenderé.

A continuación, el post en cuestión.)

Pongo a Blogger por testigo de que es la primera y la última vez que me veo un call show, en concreto el de Begoña Alonso (la ex del Busta), de principio a fin.

Rebosa inteligencia por los cuatro costados, esta niña, y a grito pelao (esta chica estaría mejor en un mercadillo):

"¡¡A ver, tenemos...!! ...cinco por cuatro.. ¡¡...veinte imágenes en el panel!!"
. Desde que le hicieron un test de inteligencia en un programa de neorrealismo social (es como ahora llama Jorge Javier Vázquez a la telebasura), la chica se ha aprendido las tablas de multiplicar y nos lo hace saber a todos.

"¡¡Yo estoy en sábado!! ... ¡¡Bueno, vosotros también, obviamente...!!". Sí, claro Begoña. Suele ser así, cuando uno está en sábado, el resto del mundo que comparte franja horaria también lo está.

"¡¡5ooo€!! ¡¡5000!! ¡¡Más de un millón de pesetas!!". Begoña, reina, ¿ves por qué te preguntaban las tablas de multiplicar?

...

En el rato en el que he estado escribiendo hasta ahora (unos quince minutos) ha estado el mismo panel de imágenes. Al principio he visto la imagen diferente (un dibujito que giraba en sentido contrario a los otros), he ido escribiendo, y acabo de mirar de nuevo y ahora no lo veo. Me pica la curiosidad.

...

Es que es cutre. La tía dice que le pongan una cuenta atrás, le ponen el cronómetro de cuarenta segundos y no rula. Le quitan ese crono y le ponen otro, esta vez de diez segundos, y no coordina lo que dice Begoña con el crono (esta chica no serviría para las campanadas). Es cutre de cojones, y yo lo estoy viendo. Además, sigo sin ver la imagen diferente. Al final seré yo la idiota.

...

Uffff, me va a dar algo como no entre una puta llamada ya.

...

Miro a Begoña y me parece que de mayor podría tener un aire a Aramís Fuster.

...
...

Bueno, tras más gritos, más cronómetros, más caras de lagarta y seguir sin ver la imagen diferente (después de más de una hora con el panel en la pantalla, sí: más de una hora), han dicho la casilla correcta y aún así he seguido sin verla. Y los 40.000€ no se los ha llevado el chaval porqué no bastaba con llamar y entrar en directo, sino que encima había que acertar las 4 letras del abecedario que ellos tenían escritas en una cartulina. De las veintinueve que hay. Sí, muy fácil. Así que de 40.000€ a pasado a llevarse 3.000€, tócate los cojones.

Voy a apagar y verme uno de Twin Peaks.