sábado, 6 de marzo de 2010

A ti, que eres un Playmobil

A continuación, algunas recomendaciones para hacer tu vida de Playmobil más sencilla:

-Algo tan sencillo como sentarse puede resultar complicado careciendo de rodillas. Tus pies pueden sufrir golpes en espacios reducidos, así que sitúa los muebles a una distancia adecuada de sofás, sillas, bordes de camas, WC... Si es necesario, tira tabiques y convierte tu piso en un loft, te simplificará las cosas.

-Ejercita tu flexibilidad. La necesitarás para atarte los zapatos.

-Beber intentando llevarse un vaso a la boca implica con total seguridad que el/la/lo que haya detrás del sujeto bebedor acabe empapado. Para evitar esa desagradable situación, bebe en porrón, la puntería es sólo cuestión de práctica. Para los menos hábiles, la solución más sencilla es beber con pajita (cosa que puede hacer que tomarse una caña pierda cierta gracia, pero no queda otra, oye. No haber nacido Playmobil).

El tema gastronómico ya es más jodido. Entraría en el subgrupo de COSAS QUE DEBES HACER ACOMPAÑADO, detallado a continuación:

-Para comer, colabora con un compañero o compañera. Con el tiempo, seréis capaces de hacerlo a la vez y con total coordinación. Es recomendable ser un número par de comensales para hacer el "tú me das, yo te doy" por parejas (en caso de tríos, ya se sabe que a veces no se puede estar por todo. Paciencia). Si no fuera posible comer siempre acompañado, cuelga la comida de una cuerda (como el juego de comer manzanas que penden de un hilo. Divertido de morirse). Para cremas y caldos, usar dispensadores de agua.

-Durante los actos sexuales, no te frustres: posturas como el misionero, el 69, el "apóyate en la mesa y pon el culo en pompa" o el "túmbate de espaldas y haz ver que no te das cuenta" las puedes practicar de igual manera. Aunque hay que reconocer que te estás perdiendo muchas otras que requieren doblar brazos y piernas, qué quieres que te diga.


En conclusión, mejor págate una cirujía y que te implanten articulaciones, oye. La vida de un Playmobil es una tocada de huevos.

10 comentarios:

H@n dijo...

AWESOME xD

Entrada mas inverosimil ever!

Me ha gustado mucho, tia, super original en serio, y me he echado mis risas!

vittt dijo...

lo peor de ser un playmobil es no poder hacerle butifarra (corte de mangas) a tantos que se lo merecen. uno incluido.

Loco dijo...

¡Qué te has tomado chica!

Esto te pasa por leer cosas como 'La hierba roja'.

No me quiero imaginar a un Playmobil dándose placer personal. Haciéndose una paja, vamos.

nexus. dijo...

Incluso con sus grandes limitaciones articulares, tienen una cualidad insuperable:
Duran la ostia, yo todavía conservo los míos de cuando era un crío, pronto mi hija comprobará lo genial que es jugar con los playmobil.
Un saludo.

Por cierto, habrá algún playmobil pecoso? ja, ja, ja...

Salud y República!!
Nexus.

juanjo dijo...

Vale,de acuerdo......ser un playmobil tiene sus limitaciones.....pero tienen un barco pirata muy chulo.Ademas si se te rompe un brazo te lo vuelven a poner.....y sin escayola ni nada

El Zorrocloco dijo...

Oh, Dios, esto es buenísimo! XDDDD Creo que es uno de los mejores posts que te he leído, y podría fácilmente convertirse en uno de esos emails en cadena que rulan por la red: "Vida de un Playmobil" XDDDD

Más, más!

Pecosa dijo...

H@n, ¿a que nunca te planteaste que un Playmobil diera para tanto? Yo tampoco hasta que empecé a escribir. Son todo un mundo, quién lo iba a decir.

Vittt, una auténtica putada. Qué sinvivir. Si más de un futbolista hubiera nacido Playmobil lo habría pasado realmente mal.

Loco, lo bueno (o no) es que no me he tomado nada, hijo. Todo viene a raíz de un chiste que me contaron en una cena. (Aunque probablemente el libro haya influído algo). Lo de la masturbación también me vino a la cabeza. Realmente no pueden, así que también sería de esas cosas que se englobarían en el grupo de "ACTIVIDADES EN GRUPO". Que la paja se la tendría que hacer otro, en definitiva.

Nexus, mi madre es de las que lo tiran todo, así que quedó ni uno de recuerdo. Que guay que los guardes para tu hija, son geniales (y sí, a prueba de bombas). No he visto ninguno con pecas, la verdad. Qué discriminación...

Juanjo, ser un playmobil tiene cosas geniales, sí. Siempre quise ese barco, pero tuve que conformarme con una casa (la normalita, no la super grande) y unos Playmobil buscadores de oro que me encantaban.

Zorrocloco, pues ya sabes: tú que tienes más imaginación y creatividad que yo eres la persona adecuada para continuar la entrada (mis inspiraciones son puntuales y esporádicas). O sino, hazte una viñeta de las tuyas, enga.

chuikov dijo...

si un playmobil se estira un poco hacia atrás creo que puede sacarle un interesante rendimiento a las pajillas.

Pecosa dijo...

Mmm... Me lo estoy intentando imaginar pero no lo pillo. Tendría que verlo representado. Apúntalo en la lista de cosas para hacer.

peibol dijo...

¡Jajajajajajajaja! ¡Qué bueno! Estoy con el Zorro; el día menos pensado te lo copian y se convierte en un mail en cadena :D