lunes, 28 de junio de 2010

Segunda adolescencia (o gente que no madurará jamás)

La inmadurez de las clases acomodadas:

No sé si es suerte o desgracia, pero no me he cruzado en la vida con muchas personas que tengan la el beneficio de poder decidir si quieren trabajar o no, o cuántos días a la semana le quieren dedicar a algo que para la mayoría es obligado.

Es el caso de una pareja de treintañeros que he conocido recientemente. Años después de conocerse y formar pareja, la madre de ella murió, dejándole una herencia a ella (ellos) que, si bien no es equiparable a las herencias de los multimillonarios, ha hecho que las vidas de esta pareja sean bastante más plácidas.

No corresponden al perfil de tengo-la-vida-resuelta-y-hago-lo-que-me-da-la-gana, por suerte. Viven en un piso corriente, tienen un coche corriente y usan ropa corriente. Estudian, y trabajan (algún día a la semana).

Pero uno ve que la percepción de su realidad es otra cuando te cuentan que en alguna ocasión en la que han hecho cena en casa con amigos y han bebido un par de copas de vino de más, han acabado comprando billetes para irse a Londres o Amsterdam. Así, pim-pam, sin tener que pensar.

La percepción de la realidad no es la misma cuando se toman la libertad de hablar de temas escatológicos hasta el hastío, estemos tomando copas, de paseo o cenando.

No es la misma realidad la mía y la de ellos, en los que se observan (o quizás soy yo la única que los ve) detalles infantiles en su comportamiento, tratándose de personas cuyo grado de cultura e inteligencia considero que no es poco, aunque por otro lado parece que le tienen que dar cierta salsa a la vida con tonterías que yo hace tiempo que dejé de hacer.

Que no se confunda el personal. No es envidia. No es envidia para nada.



La escena de película que una siempre quiso protagonizar en la vida real, y que se da en el momento y lugar inesperados (y con la persona más inesperada de todas)

Desde hace un par de meses voy casi cada tarde a por un cortado (descafeinado para llevar) a la cafetería de la esquina que tengo delante. Hacen los cortados con mucha espuma, y tienen azúcar moreno.

Mi compañera solía ir a otra cafetería, ya que decía (no sin razón) que el camarero de ésta era un borde de cuidado, y que tenía cara de pocos amigos.

Precisamente fueron esas las razones por las cuales empecé a ir a esa cafetería a por mis cortados para llevar. Sabía que iba, pedía, pagaba y me iba. No había momentos de soy-camarero-y-tengo-que-darte-conversación-aunque-no-quiera, cosa que me incomoda y aburre soberanamente. Además, aún y ser borde y tener cara de estúpido, a mí el tipo me caía bien. Simplemente es su forma de ser, no es nada personal contra sus clientes.

Hoy he ido a buscar un cortado antes de entrar por la mañana (normalmente suelo ir por las tardes).

CAMARERO BORDE: -¿Te han cambiado de turno?
PECOSA: -No, yo siempre trabajo todo el día, pero sólo vengo a por cafés por las tardes. Lo que pasa es que esta mañana no he tomado, y aquí estoy.
CAMARERO BORDE: -Ah.
Busco el monedero en mi bolso
CAMARERO BORDE: -El uno de julio me voy de vacaciones, así que estaremos una temporada sin vernos.
PECOSA: -Ah, ¿sí? Jo, qué bien, para las mías aún falta...
En ese momento acaba de procesar mi cerebro lo dicho por el camarero y percibo cierto aire de ligoteo, aunque no sé si deliro al no tener ni un gramo de cafeína en la sangre.
Me deja el cortado en la barra, le pago. Mientras me va a por el cambio me hecho dos cucharadas de azúcar moreno. Vuelve con el cambio, me lo da, me lo guardo en el bolso. Veo por el rabillo del ojo que deja algo junto a mi cortado.
CAMARERO BORDE: -Si alguna vez te atienden mal me llamas.
Veo esto:

Es lunes, y voy sobada. Tras unos segundos de no-coordinación de mi cerebro con mi aparato fonador digo:
PECOSA: -Bueno... Aquí siempre me atendéis muy bien, la verdad.
Me quería morir.
CAMARERO BORDE: -Bueno, sino para tomar un café.
PECOSA: -Jajaj... Bueno, venga gracias, ¿eeeh? Adéééu...

Cojo el café y me piro.




La inmadurez de la que un día fue tu amiga

Tal y como salgo de la cafetería y cruzo la calle, rebusco en mi bolso la llave de la tienda. Mientras abro, veo por el reflejo del cristal que una chica me mira y aparece en su cara una sonrisa con aire burlesco. Reconozco la cara de la chica, es la hermana de la que fue mi amiga y compañera de piso hace unos cuatro años. Va con ella la susodicha.

En pocos segundos en los que no tengo tiempo de reaccionar (recuerdo que aún no me he tomado el café) veo cómo me miran de arriba a abajo (esas cosas que hacemos las mujeres), y comentan algo entre ellas, sonriendo pícaramente, mientras cruzan la calle.

En ese momento he pensado en cómo mi cerebro, aún y estar dormido, estaba pensando en decir un "hola" que sin duda esas envidiosas (así lo digo, Rodrigo) ni siquiera se merecían (aunque quizá la envidiosa sea yo, por verlas paserarse un soleado lunes a las diez de la mañana, mientras yo me dispongo a entrar a mis dominios laborales).

En cualquier caso, no me asombra ver que tanto la hermana, de estética moderna y cerebro limitado, como ella, de gran corazón pero celosa de la felicidad ajena, siguen como las dejé.

27 comentarios:

vittt dijo...

al camarero borde le gusta pecosa, al camarero borde le gusta pecosa...

Misaoshi dijo...

Vaya, es cierto, pensé que eso sólo sucedía en las películas.
Además viene dado por el camarero borde, como en las películas también xD (persona borde - supuestamente cae mal - luego es encantador e hiper romantico - es millonario y trabaja porque se aburre en casa).

En cuanto al primer caso: a mí me molaría hacer eso (y podría, si no fuera porque es muy caro y sólo puedo hacerlo un par de veces por año limitadamente XD). Bien por ellos, que pueden (mientras no vayan pregonándolo dando a entender: nosotros molamos porque podemos y tú no eres nada jOjOjO).

El tercer caso: sin comentarios.

H@n dijo...

Pecas desde la parra: post tres en uno xD
Mejor que el detergente, oigan!

A ver, los primeros, si siguen con sus vidas mas o menos de manera normal y no se pavonean, si no que a veces cuentan cosas que a uno se le escapan sin mas... aun no merecen morir xD
No, en serio, soy de las que piensan que casi cualquier persona puede viajar si se lo propone, casi siempre se puede ahorrar y si viajas sin comodidades ni lujos, se puede... o eso espero xD

Para lo del camarero... me uno a vitt: al camarero borde le gustaa peeeecas, al camarero borde le gusta peeeeecas ^^

Y en lo último, lo que no entiendo es porque no les tiraste el café por encima o algo, en plan "descuido" =)
Creo que acercarte y saludarlas con la mejor sonrisa les hubiera jodido más que un buen chaparrón en ese paseo.

ulises dijo...

H@n lo del café encima, mal para Pecosa porque sse queda sin él.
La pareja del principio son inmaduros sin mala fe.
El camarero sabe con quien ser amable en el momento adecuado. Si que se ve un poco de flirteo pero de un modo light.
Lo de las pedorras del final para mear y no echar gota. Hay que hacer como lo que se les dice a los niños con los monstruos, si se les ignora desaparecen.

Pecosa dijo...

Vittt, ¿¿porqué no me pasarían estas cosas cuando tenía 20 años y estaba soltera y loca??

Misa, sí, todo muy de comedia romántica yanki ("es millonario y trabaja porque se aburre en casa", ¡jajaja!).

Esta pareja no vacila de tener pasta y una situación acomodada. De hecho, no quería centrarme en la anécdota de los viajes (coño, yo también lo haría), sinó en las pequeñas cosas que la gente acomodada hace, o ciertas actitudes que toman, por su distinta percepción de la realidad.

Y sí, del tercer caso mejor no comentar.


H@n, la Biblia en verso, desde luego o_o'

Como le decía a Misa, me parece que he focalizado mal el tema de esta pareja. Quizás no he profundizado en las cosas que hacen que les vea cierta inmadurez.
Y sí, viajar gastando poco es posible (estoy en ello, no me resigno a un agosto sin salir de aquí).

En cuanto al camarero, me parece que se va a quedar a dos velas.

Respecto a las chicas, no me ha dado tiempo a reaccionar. Cuando me he querido dar cuenta, ya estaban cruzando la calle y yo dentro de la tienda, mirándolas a través de la puerta de cristal con cara de ¿ein?


Ulises, cierto, no estaba yo hoy para quedarme sin café.

Estoy de acuerdo contigo, la pareja no tiene soberbia, pero es inevitable esa despreocupación ante algunas cosas.

La cosa con el camarero va a ser que como quede la cosa ahí no va a pasar nada, yo seguiré yendo a por mis cafés como siempre. Pero como vuelva a salir el tema tendré que ver...

A las pedorras las llevo ignorando casi cinco años. Mira como son las vueltas de la vida que la hermana moderna sin cerebro se anotó a las mismas clases de flamenco que yo. A las dos semanas no vino más, supongo que para no verme la cara,y eso que a día de hoy aún no me he comido a nadie (todo llega). Una boba total.

JuanRa Diablo dijo...

Aqui ha faltado un "Vote la mejor historia" :)

A ver, una cosa de cada una.

1) ¿El dinero atontará tanto? Me gustaría comprobarlo. Por probar sólo, digo...

2) Pero qué boli tan ecológico tiene el Paco-Borde XD

3) "...veo cómo me miran de arriba a abajo (esas cosas que hacemos las mujeres)"
Esto os lo tendréis que mirar, ¿eh? :P

Un saludo

vittt dijo...

a cualquier edad le gusta uno saber que todavía la caretea ;-)

Música dijo...

bendita inmadurez de los primeros, cuarto y mitad, please.

El camarero...ya tiene valor de coquetear con alguien que sabe que verá a menudo, valiente o gilipollas?, me temo que te pensarás en disfrutar del azúcar moreno en el próximo, me equivoco?

Que bueno el comentario de Ulises con lo de los monstruos, me loooo quedo!
Bonito diseño parreño, muy instrospectiva últimamente...catalana otoñal entrando en verano

D dijo...

Los casos 1 y 3 son, evidentemente, una cortina de humo para ocultar el caso 2.

Caso 2.

EXPOSICIÓN

Estrategia conocida como la de los-dos-días, kamikaze o Condosco (en honor al inefable estratega del mismo nombre), en las que el sujeto A evaluará de manera minuciosa el comportamiento del sujeto B, para comprobar los efectos de un ataque frontal. Al ser un ataque ligero, sin protección y sin plan de retirada, las consecuencias pueden resultar devastadoras en uno u otro sentido, dado que no hay lugar para una tregua y/o cese de las hostilidades.

CONTROL DE DAÑOS

En caso de derrota o rechazo, el resultado puede ser imprevisible, dándose como posibles los siguientes correctivos, por parte del sujeto atacante:

-Saliva en el café (puede que ahí resida el secreto de la "espumita").
-Mucosidades secas en el azúcar moreno (tan fácilmente camuflables, vive Dios...)
-Sordez temporal a la hora de entender el pedido (efecto "sueco")
-Café con extraños sabores (en estos casos nada hay peor que la imaginación).

En caso positivo, entre las consecuencias más probables se encuentran las siguientes:
-Cafés gratis (hasta final de relación, si ésta se produciere)
-Servicio impecable (con servicio suplementario incluído y gratuito)
-Desmantelamiento del músculo cardíaco de un ferviente devoto de Evita Perón.

CONTRAMEDIDAS

En este apartado se sugieren una serie de contramedidas que palíen la ferocidad del ataque, a saber:
-Tomar café en otro sitio (muerto el perro, se acabó la rabia)
-Acudir con elemento disuasorio al campo de batalla, pudiéndose ser éste real o una estratagema (con que le saque dos palmos y se coma de un mordisco la taza de café es suficiente)
-Recibir una llamada telefónica de alguien (también aquí cabe la estratagema) que responda al nombre de: Cariño, Miamor o Mivida (puede hacerse en género femenino dando a entender una marcada condición lesbiana y multiplicándose su efectividad).

Pecosa dijo...

JuanRa, estoy casi segura de que habría ganado la segunda historia, viendo el cachondeo que se ha montado con el camarero.

1) El dinero debe atontar, yo creo que sí. Y yo es que no sé si sería de las de "el dinero no me cambia" o me volvería gilipollas, así que casi que paso de probarlo (hablo como si tuviera alguna posibilidad de probarlo ¬¬', pobre desgraciada.)

2) ¿Has visto qué estilo? Boli de parra, casi ná (made in Gimp, otra de las tres cosas que sé hacer con este programa).

3) Sí, las mujeres hacemos eso de repasarnos con la mirada en plan altivo (aunque en mi caso sólo lo hago por dos motivos: a-la tía está buena, b-la tía lleva unas pintas de cagarse).


Vittt, ¡mira qué bien te has aprendido la palabra! ¡Sobresaliente! :)
Y sí, gusta que el careteo vaya teniendo efecto, no diremos lo contrario.


Música, bendita bendita. A ver si les da por ingresarme quinientos eurillos en la cuenta cada vez que beban de más en lugar de tanto viaje.

Lo mismo he pensado yo del camarero, vaya ganas de liarla, siendo clienta habitual y habiendo cruzado dos palabras por día.

El diseño del blog ha sufrido cambios dada la recepción de notificaciones de incidencias en su visualización. Cambio a más simple, pero con la misma esencia.
Y sí, catalana otoñal que necesita un buen remojo en el Mediterráneo urgentemente. A ver si se me alinean los astros.

Pecosa dijo...

D, (lo que me he reído con tu comentario no ha sido poco).

Ya veo que has pasado olímpicamente de los casos 1 y 3 y sólo te has leído el caso 2, que es el que tiene carnaza.

Me parece correcta tu categorización del caso. Sin duda el sujeto ha tirado la caña a dos días de irse de vacaciones en plan "se la tiro y me piro, por si acaso" porque le faltan un par. Meeec, primer punto negativo: en el amor hay que echarle huevos. Mal vamos.

Agradezco tu lista de control de daños, la cual sin duda me ha abierto los ojos. Teniendo en cuenta que se tratará de un rechazo (el ferviente devoto de Evita puede estar tranquilo), no había previsto los posibles escupitajos, mocos, u secreciones de otra índole que pueden acabar en mi café.

Así que tengo que estudiar detenidamente qué hacer. Puedo aparecer con mi padre, que mide lo que yo de alto pero hace cinco veces lo que yo de ancho, es un cachondo pero tiene mala hostia. Aunque mi padre tiene mejores cosas que hacer que acompañarme cada día a por el café...
Queda totalmente desestimado el recibir una llamada telefónica de un Miamor femenino, ejercería el efecto contrario al deseado: en lugar de darme una tarjeta con su teléfono me daría otra con su dirección junto a la frase "os espero a las dos esta noche".

Sin duda, es un tema que meditaré con la almohada.
Gracias por la inversión de tu tiempo en el estudio de tan delicado asunto.

El Zorrocloco dijo...

Juas, pues yo te iba a decir lo del poyo en el café, pero se me adelantó D (con el mejor comentario que he visto nunca aquí emparrado XD). ¡Cuidadín!

Y Música tiene razón, hay que tener valor. Por eso yo nunca tiro millo en clase XD

La mejor historia la tercera, sin duda. Porque no ibas a escuchando a Prodigy, que si no... (Por cierto, que seguro que te despierta más que el café XD)

El Zorrocloco dijo...

Por cierto, me gusta la nueva plantilla =)

Y ahora yo pensando: ¿Todavía hay gente llamada Paco? ¿Qué edad tiene ese hombre?

peibol dijo...

Eso no es una entrada; es un tres en uno. :D ¡Me encanta!

Tus amigos me recuerdan que algún día debería escribir sobre mi amigo el millonario. Tiene pasta para varias vidas, porque no hacen más que caerle herencias descomunales. Sabe que el resto del mundo tiene menos dinero, pero no sabe lo que es no tenerlo. Hace poco me propuso, sin pestañear lo más mínimo, que debería acompañarle a San Francisco este verano, que se va 15 días.

Cuando le dije que de dónde creía que iba a sacar el dinero para el billete, me dijo sorprendido que los había por 800 euros, y que total, vivir allí tampoco tiene que ser muy caro. Me fascina. XD

Una vez se le cruzó el cable, y ese fin de semana se fue de comprar a París con una amiga. No hay nada como tener dinero.

Como en el caso de tus amigos, además, y a pesar de ser muy culto, tiene conductas muy infantiles y egoístas, supongo que las propias de alguien acostumbrado a que le bailen el agua, y a quien nunca le ha faltado de nada (escatología y risitas hacia los currantes incluídas). Parece que están todos cortados por la misma tijera...

Un beso

PD. ¿Volverás al sitio del camarero ligón?

Juanjo dijo...

Me ha gustado la estructura de tu entrada,tratando de temas diferentes pero vinculandolos todos.
En cuanto a tus amigos....no me extraña que no conozcas a mucha gente que viva asi porque la mayoria de las personas no vivimos asi
Y que quieres que te diga del camarero?....pues que se moria de ganas de ligar contigo....seria borde pero tenia buen gusto...je,je
Besos

nexus. dijo...

Hey Pecosa, muy interesante tu propuesta, coincido contigo en que la percepción de la realidad de los mas acomodados es como poco, diferente, yo tengo un par de amigos así, una pena en que segun que conversaciones...nada que añadir a eso.

Lo del camarero...seguro que en ese anro no hay siquiera unas bravas buenas.
Y si, hasta tu, Pecosa, que sueles esar en la parra, te has dado cuenta de que el susodicho quería rollo, al menos no te escribió la nota en una hoja de pedido de camararero, ja, ja, ja...hubiera sido el colmo de la cutrez, ja, ja...pero eso me reafirma en mi opinión que pese a la entrada en que demosrabas tus innumerables imperfecciones (ya sabes lo que opino yo sobre las imperfecciones de las chicas...) ERES UN CRACK!!!, te llevas de calle a los mismísmos camareros de Bercelona, todo un colectivo insigne...aunque debe dar un poco de mal rollo volver a por café después de dehacerte del camarero...

SI, una radiante sonrisa y la apariencia de felicidad mas absoluta es lo que seguramene merecían esas dos (y lo que mas les hubiera jodido, seguramente).
Me alegra comprobar que estás en foema, amiga Pecosa, dos de bravas para ti, que estás creciendo todavía.
Un beso (sin animo de ligue).
Salud y República!!
Nexus.

nexus. dijo...

Seguramente habrás notado que me falla la tecla de la letra T, mi Teclado esTá para cambiar, ponedla vosotros mismos cuando falte, vale?.
Un saludo
SyR
Nexus.

Pecosa dijo...

Zorrocloco, sí, sí, el comentario de D pasará a la historia. Me resulta gratificante que a la mayoría de los que pasáis por aquí os falte un tornillo de una forma tan genial :)

No había escuchado nunca la expresión "tirar millo". Ahí es donde una se da cuenta de que no tiene veinte años... yo me quedé en el "tirar los tejos" de toda la vida :/

¡Joder, Prodigy! ¿¿Porqué nunca tendré a mano a Prodigy cuando lo necesito?? (Y me habría despertado más fijo, porque para colmo, creo que el camarero con tanta tontería me puso el café descafeinado, el muy paleto. Si te digo que no he tomado café esta mañana, ¿¿no es de entender que lo quiero con cafeína, aunque por las tardes te lo pida sin??)

¡Sí, plantilla nueva! ¡Misma temática y mejor visualización! Parra, connecting people ^^

Respecto a lo de Paco, ¡¡gracias!! No dije nada esperando a ver si alguien comentaba este tema. ¿Cuando se extinguirá ese nombre? No es que no me guste, pero ¿no ha cumplido ya una era? ¿Hasta cuando habrán Pacos, Pepes y Manolos? (El camarero debe tener unos treintaytantos).


Peibol, la entrada es descomunal para lo que suelo escribir. De hecho, cuando la vi finalizada pensé Joder, parece una entrada de Peibol... (desde el cariño, ¿eh? Tus entradas molan ^^).
(Además de la entrada descomunal, los comentarios están quedando de todo menos breves, también...)

Mi amigo el millonario, realmente da para un post.
Desde luego, ya podría invitarte a San Francisco con los gastos pagados, oye. Me da que no le va de ahí, ya que no hacen más que caerle herencias descomunales (tócate los huevos, qué mal repartido está el mundo).

Veo que esto de la escatología en gente pudiente es más común de lo que pensaba... ¿Porqué será? Tendremos que hacer un estudio al respecto.
Lo de las risitas hacia los currantes perdóname pero ya me tocaría más la moral, sinceramente. Y más en los tiempos que corren.

P.D: yo creo que mañana volveré a por un cortadito en plan aquí-no-ha-pasado-nada. A ver qué. (En el fondo, me va el peligro).

Pecosa dijo...

Juanjo, por eso quise hacerlo todo en una misma entrada (aunque haya quedado más larga de lo habitual), porque me parecía que todos tenían un denomindor común. Gracias por la apreciación.

En cierto modo, agradezco no tener mucho contacto con gente acomodada. Estoy un poco susceptible con el tema de la economía. No ya por mí (en el fondo me puedo dar con un canto en los dientes), sinó por como está todo en general.
Lo del buen gusto del camarero será porque no ha leído la entrada de las taras, ¡MUAHAHAHAHA! ;)


Nexus, sí, hay conversaciones que no se pueden tener, porque la perspectiva no es la misma. A uno le emocionan cosas que quizás para ellos son el pan nuestro de cada día...

¡Jajaj! No he probado las bravas de la cafetería. Pero, si te soy sincera, las tapas que hay por allí tienen bastante buena pinta... Aunque seguro que las bravas de tu bar republicano son infinitamente mejores, de eso no tengo dudas.
Chico, estoy en la parra, pero no darse cuenta de las intenciones del camarero después de entregarme una tarjeta con su teléfono sería estar muuuy en la parra ;) (Humildemente tengo que decir que no es el primer camarero con el que ligo. Yo creo que más que méritos propios es el colectivo en sí, que es muy lanzao).

La sonrisa no me dio tiempo a dedicársela a las hermanas, más bien se me debió quedar cara de boba.

¡Venga esas dos de bravas! (Dos de bravas = dos cañas, que sino me seco).

(Tranquilo, lo de las T ha quedado basTanTe camuflado. A mí me fallan las G en el teclado de casa, si te sirve de consuelo.)

Kenyon dijo...

Me encantaaaaaaaaaaaaaaaa la historia del camarero, que al final hablaba y tenia sentimientos.
¿ Estaba bueno?
Porque si esta bueno le puedes dar un repaso jajajaja

Besos guapa...

Kenyon dijo...

Pecosa, y en cuanto a gente infaltil y tonta conozco unos cuantos, y los veo como tontos con buena suerte en la vida.

Gente que su mayor problema es ver de que color se pone el colgante o el lazo en la cabeza.
Se lo dan todo hecho y no valoran nada...

O gente que no quiere crecer... no se, conozco unos cuantos asi y me sacan de quicio.... y como dices no es envidia es incredulidad...

Beoss.

Mica dijo...

Lo de la pareja, probablemente no tenga arreglo. Yo tengo amigos de 40 tacos que todavía no han madurado y dudo mucho que lo hagan. Salvo que la vida les de un buen palo, en cuyo caso, es probable que lo hagan de sopetón.
Lo del camarero, es muy probable que seas la única clienta que le aguante, por lo que, al no ver ninguna tía más por el bar en su horario, se le ha ido la pinza y piense que buscas algo más que un café y él está dispuesto a dártelo.
Lo de las tías... No hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Al final, son tan insoportables, que sólo los lazos de sangre hacen que se aguanten mutuamente.
Te has currado el post.

peibol dijo...

Jajajajaja ¡Las entradas largas molan! :D

Te tomo la palabra, escribiré sobre mi amigo. Por cierto, deberías darme las gracias; gracias a mí, todo el mundo ama tu nueva plantilla :D jejeje

Besos

Anónimo dijo...

Tomi:
Una vez mas tu forma de contar tu vida cotidiana me deja semiparra, pero es que puedo imaginar tu cara de poker con esa nota en el cambio, o rebuscar en tu bolso mientras procesas información.
La verdad ese chico debe llevar años pensando como abordarte, porque has tenido que ir una mañana después de mil tardes y sólo ha encontrado en ese pequeño detalle la escusa para iniciar una conversación. Ese chico tiene una timidez atroz! Esa nota y ese descaro denotan que no preparó nada. LLegaste por la mañana, no te esperaba, lo imagino cogiendo el cambio diciendo: Ahora o nunca Paco, ahora o nunca, que te vas de vacaciones, un mes sin verla... !! Por cierto queda cutre hacer eso? No me llega a quedar claro, yo jamas lo haría, pero quizá porque me falta ese morro,creo que a veces el camino directo tiene su encanto, No sé, te sentiste... alagada, incomoda, excitada, deprimida, decepcionada... cual es la sensación ademas de Tierra tragame? ?? como es eso??
En cuanto a los happyflowers que viajan, no los conozco pero me caen gordos.
De las pavas de última hora ni comentario.
Placer de saludarte.

Loco dijo...

No sé si comentar tu entrada o el comentario de D (best comment ever).

Yo también me planteé como sería mi vida si mañana me tocara la lotería (o el lotero que está muy bueno). Puede que mi perspectiva de vivir no iba a cambiar, teniendo en cuenta que me ha venido primero la madurez antes que el dinero; pero sí me tomaría la vida más pausada y haría todas esas cosas que no he hecho y que difícilmente podré hacer.

La historia 2 la de veces que la he soñado. No creo que tampoco estaría de más que le dijeras que tú ya estás comprometida, aunque viendo las consecuancias citadas por D, no sé que pensar. Es más, mañana te veo cambiando de bar (¿o sigues yendo al mismo?)

En cuanto a la 3, es mejor no comentar.

P.D.: ¡que entrada te has marcado, cabrona!

La exorsister dijo...

Estoy algo espesa para aportar algo nuevo a los comentarios, asi que dejo una pintada

¡La exorsister was here!

Pecosa dijo...

Kenyon, no está bueno para nada. Y eso que no soy extremadamente exigente (siempre se es un poco), pero es que no le veo ni una gracia, al pobre.

Yo estoy en un momento en que me jode que la gente no valore lo que tiene. Nunca lo hacemos con cosas que ya consideramos como normales (yo no valoro lo suficiente no dormir en la puta calle), pero no puedo evitar que me dé cierta rabia escuchar como se habla de algo que me queda lejanísimo con tanta naturalidad.


Mica, realmente, si con 40 no han madurado, difícil es que lo hagan ya...

Respecto al camarero, yo creo que es un poco lo que tú dices. Como comentaba, mi compañera dejó de ir porque era un rancio. Imagino que el tío debía pensar: "a ésta no la ahuyento. ¡Al ataque!".

Y a las majas, aprecio ninguno, como tú dices, que se aguanten las neuras ellas.


Peibol, ¡graciasgraciasgracias! ¿Ves como valía la pena cambiar la plantilla? ;)


Tomi, semiparra, bonito palabro :)

Me ha gustado el Ahora o nunca Paco, ahora o nunca, ¡jajaja! No me extrañaría que hubiera sido algo así...
Para mi parecer no queda cutre, como tú dices, sólo por el hecho de ser directo y atrevido ya tiene su valor. Hace sentir halagada, claro, aunque se pasa un poco de vergüenza (que aunque no lo parezca, para algunas cosas tengo mucha), pero tiene su gracia.

Y sí, es que los happyflowers tienen un punto que es difícil de pillar. Yo estoy intentando pillárselo, pero me cuesta, me cuesta.


Loco, a D le vamos a hacer un merecidísimo club de fans.

Está bien eso de que pudieran tocar loteros macizorros como alternativa a la lotería...
Yo quiero pensar que también sería así si tuviera pasta: hacer esos viajes soñados, comprarme una buena cámara de fotos de esas gigantes, sacarme el carnet de conducir... ¬¬'

Las respuesta a tu pregunta sobre la historia 2 la tienes en la siguiente entrada.

P.D: ya... he batido el récord de líneas en una entrada, me parece... (Siempre me ha gustado la palabra cabrona)


Exorsister, yo llevo espesa años, así que no te preocupes: Te entiendo :)