domingo, 6 de marzo de 2011

Musa

Él quería crear esa sensación en el espectador de sentir la necesidad de tocar sus obras, de querer entrar en ellas, y yo siempre he caído como una mosca. Y quiero meterme en todos, flotar dentro como flotan sus cuadros.
Siempre ha sido un imán para mí. El único.

Llevo media vida deseando tener un sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar. Y antes de despertar quiero verlo a él, el único que ha despertado en mí el anhelo de que me dibujara, igual que dibujó a su Gala.




Siempre he tenido la fantasía de imaginarme en los años treinta, en algún café amplio y elegante lleno de humo. De repente, verlo a él sentado en una pequeña mesa redonda, luciendo su entonces discreto bigote y una percha inmejorable. Que me viera, se levantara y caminara hacia mí mientras yo sigo sentada observándole acercarse, tan elegante, siempre caballero, con un porte y una presencia que no he vuelto a ver en nadie más. Y que una vez sentado a mi lado inyectara en mis ojos esa mirada ambigua, que transmite poseer una mente privilegiada, poderosa y única, pero que esconde algo extravagante e impulsivo. Y en ese instante, justo en esas décimas de segundo de cruce de miradas, tener la certeza de que no podría separarme de él jamás.



Cómo te he envidiado siempre, dulce Gala. A mí también me habría cegado hasta el punto de ser lo que da sentido a mi vida, y yo ser quién le diera sentido a la suya.






Él decía que Dalí nunca moriría porque era mal pintor, que moriría cuando llegara a ser un pintor excelente, porque no podía morir hasta que no aportara lo máximo al mundo del arte. Pero no tuvo en cuenta que su vida era su musa, por encima de su arte; y la muerte de su inspiración fue lo que le hizo morir a él, que sí sabía que era el mejor pintor del mundo.

"La gente se ríe al ver por primera vez mis cuadros. Pero tras 12 años, los científicos reconocen que cada pintura mía es una auténtica profecía"
Salvador Dalí.


14 comentarios:

Arald dijo...

Increíble Dalí, sin duda.

peibol dijo...

Creo que va a ser verdad lo que dice JuanRa de que siempre tengo el vídeo adecuado para cada entrada, porque ha sido leerte, y enseguida se me han ocurrido dos.

Uno sería el tema homónimo de Mecano, con imágenes de sus obras, pero si de verdad quieres quedarte con la boca abierta, creo que te van a gustar mucho las imágenes que iba viendo mientras te leía. ¿Conoces este corto? Es una colaboración entre Dalí y Disney, y a mí el resultado me parece espectacular; es como darse un paseo por sus cuadros.

Bonito, ¿verdad?

A mí Dalí siempre me ha fascinado, y es uno de los primeros autores que busco cuando voy a grandes museos. Cuando fui a Nueva York me relamí pensando que me iba a encontrar una de las joyas del MOMA (la persistencia de la memoria), y resulta que lo tenían de gira. Fuck off!

¡Saludos!

Ah, por cierto, creo que te gustará mi última entrada. ;)

H@n dijo...

Que entrada más bonita Pecosa. Me ha encantado.

Me encanta tu fantasía... me fascina Dalí y su relación con Gala... cómo la idolatraba, cómo la respetaba más allá de la fidelidad ... ains...

Tu entrada me ha hecho volar por mi mundo de nubes un buen rato ^^

Me ha encantado! ^^

vittt dijo...

apuesto a que ya eres musa un puñado de genios menores. es más, lo sé ;-)

guardaré este post entre mis favoritos. muy arriba.

Pecosa dijo...

Arald, el MÁS increíble, la verdad es que sí.


Peibol, conocía el corto, de hecho había visto fragmentos, pero nunca lo había visto entero. Muchas gracias, ¿no es hermoso? Es una maravilla. De dos genios el resultado sólo podía ser espectacular.
(Ya he ido a tu entrada, gracias de nuevo, ya está en la vitrinita)


H@n, es que Dalí transmite esas cosas, ¿no? Qué bonito que a ti también te haya llegado.
Me alegro de que hayas volado un rato, ése era uno de los propósitos de esta entrada.


Vittt, y espero serlo también de los genios mayores, que haberlos haylos ;)
Muy arriba, donde estás tú.

Sar@! dijo...

Oish, me he puesto, tierna! :D

Juanjo dijo...

Me entusiasma Dali.Hace poco estuve en su teatromuseo de Figueres y es simplemente espectacular
No era un loco para nada,era simplemente un genio
Besos

Loco dijo...

Una de las cosas pendientes que tengo es visitar el museo Dalí cuando vaya a Barna. Más incluso que perderme en la noche barcelonesa.

Pecosa dijo...

Sara, :)


Juanjo, qué bien que también te guste Dalí. Yo fui al museo cuando era muy pequeña, no recuerdo nada... Es de esas cosas que siempre digo de hacer y nunca hago, un desastre.
Sí, es un genio.


Loco, yo también creo que compensa mucho más el museo que una noche de farra. Debe ser impresionante. Yo soy lo peor y hace la tira que no voy (teniéndolo tan cerca no tengo excusa, pero mira...), así que también es una de mis grandes visitas pendientes.

nexus. dijo...

Como diría una pija en un anuncio de bombones: Pecosica, realmente me has impresionado.
Pero, bromas a parte, es una entráda magnífica, me han dado enormes ganas de desemplovar mis libros de arte que no tocaba desde que acabé de estudiar, para acercarme a Dalí desde la perspectiva nueva que sugieres.
Un besote.
salud y República!!
Nexus.

Pecosa dijo...

Nexus, un libro de Dalí... es una de las cosas que algún día tendré. De esos tesoros que siempre he deseado comprarme, pero que por una cosa o por otra nunca he hecho. Además, hay muchos libros sobre él, pero yo quiero alguno que sea diferente, no sé como decirte. Tendré que indagar a ver qué hay por ahí.
Un beso, Nexus, y métete en ese libro de arte tuyo, verás qué maravilla.

Música dijo...

tengo muchas ganas del museo Dalí, habrá que ir. Grande Dalí y grande tú!

Pecosa dijo...

Grandes todos los que admiramos a Dalí, Música, porque llevamos algo de él dentro.

(Joder, parece un versículo de la biblia daliniana... Porque si existe una religión maradoniana, ¿por qué no iba a existir una daliniana?)

Música dijo...

todos somos Dalí! jajaja, bueno, todos no, demasiado borrego-cuerdo suelto