martes, 26 de abril de 2011

Aeropuerto

No sé si será la fiebre, pero recuerdo haber pisado el aeropuerto dos veces este fin de semana.

En ambos casos despedidas.

Una de ellas es hasta dentro de tres semanas.
La otra no sé hasta cuando será, pero espero que no pase mucho tiempo.




Tres semanas no es mucho, pero duele igual (nunca he llevado bien lo de las distancias). Los aeropuertos además fomentan el llanto, tienen esa cosa. Como una tenga el día tonto lo lleva claro.

Nunca se tiran los suficientes besos cuando el otro ha cruzado el control de seguridad y se gira para saludar por última vez.
Es la primera y la última vez que me despido de él en el aeropuerto. La próxima vez que se deje algo en casa se lo va a llevar Rita la Cantaora.

Para no sentirme culpable por no hacer ni puto caso del Día de Sant Jordi, le compré una rosa a mi hermana. Dos euros, no está mal (aunque no olía a nada).




La otra despedida fue primero un hola a alguien que no había visto en mi vida, pero a la que había leído muchas veces. La Exorsister volvía de Gerona y me proponía una cerveza express en la terminal 1 (la misma que pisé el día anterior) antes de volver a su tierra, así que allí me fui.


- ¿Dónde estás?
- Estoy con M en los baños, ¿tú?
- Delante de la tienda Custo. Llevo una camiseta lila.
- Yo una a rayas. Enseguida vamos.

Mientras llegaban, me entretenía mirando la pantalla de salidas y mordiéndome las uñas. No quería mirar a lado y lado (como si fuera un partido de tenis) para no parecer una histérica, pero en uno de los momentos no pude evitar mirar a mi derecha, y vi que alguien se dirigía hacia mí con una sonrisa en la cara. Ni me fijé en su camiseta, sin duda era ella.

Tras los abrazos y presentaciones pertinentes, sólo recuerdo sentarnos con una cerveza cada una y no parar de hablar (creo que entre los nervios y la cerveza hablé demasiado, y demasiado rápido).

La hora de tertulia pasó volando, pero hablamos de mil cosas, incluso pude hablar por teléfono con el hermano de la susodicha, así que más no se podía pedir.

Fue una pincelada de color que me vino de perlas, por muy breve que fuera el encuentro.



Recuerdo haber despertado el lunes (aquí era festivo) algo mareada, sentía la fiebre, y no entendía nada (¿fiebre? ¿ahora? ¿por qué?). Recuerdo pensar en los dos días anteriores. Me vino a la cabeza un mismo aeropuerto y dos despedidas. ¿Eran reales? Me di la vuelta en la cama, él no estaba. Sí, se había ido. Mierda, no era cosa de la fiebre.
Busqué en mi bolso. El panfleto de Gerona que me había dado ella estaba ahí. Sí, la había conocido. Menos mal que no era cosa de la fiebre.

21 comentarios:

Juanjo dijo...

Los aeropuertos son lugares magicos donde la alegria y la tristeza se reparten por partes iguales.A mi tambien me emocionan mucho
Espero que tambien algun dia podamos conocernos en persona
Besos

Sar@! dijo...

Oh...Las despedidas con una mierda, sobre todo si no se hacen en condiciones, pero bueno, piensa que es sólo por tres semanas. Se te pasará rápido, intenta mantenerte ocupada y esas cosas ;) Con respecto a EXOR....es una perra, ¿a que sí? xDDDD Nah, ella es puro amor sarcástico. Me alegro de que se hayan conocido. Ahora sólo queda que vengas tú, yo lo dejo caer.... xDD
Un beso!

ulises dijo...

Ya vas teniendo unas cuantas quedadas con bloggers. Lo de Ratman me imagino que es lo peor. Tú tranquila que ya volverá.

Loco dijo...

Lo de los aeropuertos es como un submundo. Hay de todo. Alegrías por los reencuentros, tristeza por las despedidas, nervios por ambas cosas, expectación por volver a ver a esa persona que hace mucho que no se tiene delante, etc...

Dice Punset, que en los aeropuertos es donde más historias personales ha conocido a lo largo de su vida y que prefiere mil veces un encuentro en un aeropuerto a en cualquier otro sitio.

Y como dice Ulises, a lo tonto a lo tonto ya vas conociendo tú a la familia virtual.

P.D.1: por eso yo nunca viajo en avión. No es porque me cague de miedo (que también), es por el miedo a las despedidas (uno que es de lágrima fácil sometimes).

P.D.2: ¿y lo bonito que será en tres semanas volver al aeropuerto a volver a sentir mariposas en el estómago?

JuanRa Diablo dijo...

Vaya, parece que los dos tuvimos nuestro ratillo telefónico con bloggers moníacos. Yo a sister, tú a brother :D

Te envio achuchón infernal pero de los que bajan la fiebre y disipan las morriñas. Si veinte años no es nada, tres semanas... dan risa.

Venga, ya lo he enviado, cógelo.;)

vittt dijo...

mejórate, pecs. aunque seguro que mejor no puedes estar.
tómate un nogensmenys cada ocho horas.

La exorsister dijo...

¿Tienes fiebre?? Pobrecilla. Tantas emociones pasan factura.

Jo, que bonito lo has pintado, me has puesto una sonrisa en la cara (otra vez).

Antes de que te des cuenta, Ratman estará al otro lado de la cama de nuevo.

Y nosotras nos veremos antes y después, pero siempre podremos leernos.

Un abrazo.

PD: S@ra no seas perra, que yo soy muy buena (pieza). Además no sé si fueron los nervios, pero creo que no me salieron demasiados sarcasmos, o al menos eso me dijo M después.

jotake dijo...

Siempre alegra conocer personalmente a los que nos leemos por aqui,yo ya he conocido a 2 personalmente y espero conocer mas,no te preocupes el tiemp pasa rapido y volvera pronto un abrazo

La exorsister dijo...

Pecas, ¿te has dado cuenta que no nos sacamos ninguna foto???

¡Qué fallo! Yo me dí cuenta más tarde cuando ibamos a coger el avión.

Pecosa dijo...

Juanjo, los aeropuertos dan para escribir miles y miles de libros. Tienen algo mágico, es cierto.
¡No dudes en avisarme si te pasas por aquí! Yo haré lo mismo. Besos!


Sara, las despedidas son un mundo, sí...
Respecto a la Exor, ¡pobrecita! ¡Si me pareció hasta tímida! Yo creo que la asusté un poco. ¿En serio es tan sarcástica? :O
¡Ir de visita a Canarias sería un sueño! Besos!


Ulises, sí que conozco ya a unos cuantos, es cierto. Muchos vienen por aquí de vacaciones y de paso nos tomamos algo. Para mí es un lujo, no tengo ni que decirlo. ¡A ver cuando te dejas caer tú! ;)
Lo de Ratman supongo que serán los primeros días, tampoco es para hacer un drama, pero es que soy de un tontón a veces...


Loco, a mí en los aeropuertos siempre me dan ganas de ir preguntando a la gente a dónde van, o de dónde vienen y por qué; quién les va a recibir... Sería genial poder hacerlo sin que crean que estás loco (aunque como tú ya lo estás, podrías hacerlo algún día).

Es cierto lo de los bloggers, y vivir en Barcelona ayuda mucho, por supuesto. Muchos se dejan caer por aquí.

P.D.1: en la Renfe pasa igual. El sábado yo lloré dos veces: una en Sants, la otra en El Prat.

P.D.2: creo que trabajo a la hora que él vuelve, pero seguro que estoy nerviosa todo el día. Los reencuentros son geniales.


JuanRa, ¡sí! ¡Hubo momento Peibolofónico! La verdad es que fue muy divertido :)

Gracias por tu achuchón, llega, llega. Y tienes razón, tres semanas no es nada (¿qué es lo de los veinte años?)


Vittt, así da gusto ponerse mala. Entre eso y los comprimidos de nogensmenys (¡mano de santo, oiga!) yo creo que mañana ya estoy fresca como una rosa ;)


Exor, sí, chica. Me levanté ayer con 38, ya ves.
¿En serio te ha parecido bonito? Yo que pensaba que hasta me había quedado sosín.
¡Me encantó conoceros! Y ya veo que lo mismo que entre tú y yo nos llamamos fans, entre Sara y tú os va más el rollo perras, ¿eh? ;)

¿En serio eres sarcástica y perra? ¡A mí me pareciste solete 100%!


Jotake, sí, es genial conocer gente nueva. No me arrepiento de haber conocido a nadie de los que conozco, la verdad.
Y el tiempo vuela, así que no sé de qué me quejo. Un abrazo!


Exor again, ¡yo pensé lo mismo estando en el tren de vuelta! ¡Tía, se supone que tú eres la centrada de la familia, tenías que acordarte! ;)
Nos debemos una foto ^^

peibol dijo...

¿No se sacaron ninguna foto? ¡Son la mierda! :o

Un placer haber hablado contigo Pecas; algún día nos tomaremos esa cerveza (Neste para mí) tú y yo, en un lugar que fomente menos el llanto, espero. XD

¡Riqui-raca! :D

ulises dijo...

Fijo que cuando caiga en Barcelona tomamos algo y nos vemos en persona.

Misaoshi dijo...

Ánimo Pecosilla. Tres semanas se pasan tan rápido... piensa que tras una despedida hay un reencuentro magnífico y desgarrador (uuuh)

Un besote :D

Manzanero dijo...

Bah, el tiempo pasa volando, y en menos que te des cuenta ya está de nuevo Ratman por ahí :)

Y jo! Qué bonito el encuentro Pecosa-Exorsister!

Un beso, Pecosa :)

Pecosa dijo...

Peibol, somos lo peor, es cierto.

¡Un placer haber compartido unos minutos telefónicos contigo, solete!

¿Riqui-raca?


Ulises, ¡te tomo la palabra!


Misa, seh, ya estoy mejor.
El reencuentro será más que bienvenido, pero no hace falta desgarrarse, tampoco ;) Besote!


Manzanero, sí, de aquí a nada lo tenho otra vez por aquí, viendo los partidos de la B de la liga argentina ¬¬

Y el encuentro fue total! Un beso

nexus. dijo...

Ahh, vayamos por partes, NO TODOS LOS AEROPUERTOS SON TRISTES, NO, PARA NADA.el de aqui, el de la terreta, el de Castelló, el mío (ja, ja, ja) no es triste, da mucha risa, no hay aviones, pero hay fiestuquis rave, "es pot menjar la mona i fer volar el catxirulo...", un aerpuerto para la gente vaya, especila y muy divertido, os invito a conocerlo...
Lo de conocer a un lector/amigo/leído...no tiene precio.
Yo el 14 de abril en una cena a la que me invitaron mis amigos de Unión republicana, tuve el inmenso placer de conocer a un par de ellos con los que había quedado previamente y es fantastico de veras.
Una de las grandes satisfacciones que da esto de la blogocosa.
Y si, las despedidas son lo peor, yo lamentablemente he tenido que padecer algunas de las de "para siempre" y joder...
Lo dejo, que ya me estoy ahciendo muy pesado en este comentario.
Un abrazo.
salud y República!!
Nexus.

JuanRa Diablo dijo...

Me refería a los veinte años del tango (un tango, cómo no ;)) de Gardel: Volver

Música:

http://www.goear.com/listen/b7a1652/volver-carlos-gardel

Letra:

http://www.musica.com/letras.asp?letra=809903

Ehh, no me mires así, que no soy tan viejo. Es que mi padre la cantaba mucho. :)

Pecosa dijo...

Nexus, ¿pesado por qué?
El aeropuerto vuestro de Castelló sí que es la monda lironda. Vaya tela.

Qué bien que tú también hayas conodido a blogueros, ¿a que es curiosa la cosa?

Yo no me he despedido nunca de nadie "para siempre", tiene que ser de un feo, eso...
Un abrazo.


JuanRa, aaaah, vale. Yo es que lo de los tangos, aunque te parezca mentira, no lo tengo muy dominado.

Anónimo dijo...

Tomi:
Tres semanas no son nada...
Si me lanzas besitos y si sueltas una lagrimita al irme..... Yo no se lo que haría.... Bueno sí, no irme.
Piensa mas bien en el reencuentro.
Que chulo lo de ver a alguien que no conoces pero como que sí...
Vas conociendo a alguien por cosas que le pasan, cosas que piensan, anecdotas, musica, pasiones miedos, etc etc, y al final es como si hubieras estado ya con esa persona.
Por cierto, hay una canción de Los Planetas, "Aeropuerto" es corta y sin gran misterio, pero me encanta.

nexus. dijo...

Si, sabes con quién me trsegué una birra en el Némesis, el bar republicano de Segorbe?.
Con el mismísimo Jotake, si.
Un tío cojonudo, y por cierto, Jotake no llevaba un acmiseta lila sino una con una imagen de la alegoría de la República, ja, ja, ja...muy apropiado no?...
un abrazo.
salud y República!!
Nexus.

Pecosa dijo...

Tomi, tres semanas no son nada cuando no se ven bajo el efecto de las hormonas. Cuando las hormonas están dando por culo, tres semanas son un abismo ;)

...Bueno sí, no irme, qué majo, ¡pues él se fue, el muy cabrón! Jajajajj

Lo de los encuentros es realmente emocionante y raro, no conoces a la persona pero la conoces, sabes de dus gustos y disgustos... Es genial :)


Nexus, ¡así que te tomaste unas cervezas con Jotake! ¡Qué caña! Habría pagado por veros. Me alegro de que lo pasarais bien. Un abrazo!