lunes, 2 de noviembre de 2009

No hay suficientes manicomios en el mundo...

Cosas que vemos o nos pasan cuando salimos a la puerta de la tienda a echar el cigarrito:

- La señora del arroz. Ésta es habitual del barrio. Es una mujer de unos cincuenta y tantos que se pasea con una bolsa de plástico llena de arroz. Cuando pasa por al lado de un container de basura o una papelera, coge un puñado y, rápida y disimuladamente, lo lanza bajo de la papelera en cuestión. Además habla sola.

- El señor que mea en la calle. Tuvimos el privilegio de observar como un señor de unos setenta años aparcaba el coche en el chaflán, bajaba de él, se bajaba los pantalones y meaba. Tan tranquilo. Ahí. Delante de nosotras. Se subió los pantalones, se montó de nuevo al coche y se fue. Todo esto en plena esquina de dos calles con más tráfico que el que hay en la Zona Franca.

- El pintor educado. Un chico de unos treinta años, vestido de pintor, cruza el semáforo y se dirige hacia mí con la mano extendida y la mirada perdida. Cuando lo tengo delante me dice: "¿Me das la mano?", a lo que respondo desconcertada "No..." mientras me meto en la tienda.


¿¿Es que no hay gente normal??

10 comentarios:

Manzanero dijo...

Jajajaja! En mi barrio hay una señora con una muleta, que cada vez que pasa alguien por su lado, la levanta rápido y le da en la pierna. Mucha gente la conoce y pasa por el lado que no tiene la muleta, los que no, sufren las consecuencias x)

Ya sabes, hay gente pa' tó.

chuikov dijo...

ellos dirán, "hay una vendedora de muebles por aquí superfriky... que ni da la mano, ni tira arroz..."

Pecosa dijo...

Manzanero: qué maja la señora de tu barrio.

Chuikov: fijo.

Loco dijo...

¿La última frase es retórica?

¿Hace falta que se conteste?

Sand dijo...

Madre mía... y no te entran ganas de salir corriendo? :s

Pecosa dijo...

Loco, no hace falta contestarla, no. Y menos si tu pseudónimo es Loco.

Sand, con el de la mano ya te digo que tarde poco y nada en pirarme. Dan un pelín de miedo, sí...

El Zorrocloco dijo...

Mira que no darle la mano... así va el mundo, cada vez más impersonal... ¿Cuándo vas a invitar a un cafelito al de la renfe, eh? XD

H@n dijo...

Seguro que todo tiene una explicación lógica, igualito que el humo negro de Lost
=/

Música dijo...

En Málaga es el sitio que más colgao hay por metro cuadrado, hoy sin ir más lejos uno un poco más y se inmola contra mí, lo veía venir pero pensaba que se apartaría...no pensé, usé ese verbo tan hediondo que es "suponer"
Mucho colgado, medio se tolera, lo que no soporto es lo desconsiderada que es la gente, como se cuela, como no te deja paso, esos que son normales...lo habitual en normal...q dolor
y tú! q sales con la geringa puesta!!!

Pecosa dijo...

Zorrocloco, ya soy escrupulosa para dar la mano a los clientes (a saber qué habrán tocado antes...), menos se la voy a dar al rarito este... Al de la Renfe hace unas semanas que no lo veo... ¿¿Le habrá pasado algo?? ¡¡Por Dios, no!!

H@n, cuando haya explicación al humo negro (¿¿qué carajo será eso??) empezaré a creer en las explicaciones lógicas a cosas surrealistas. Hasta que llegue ese día, sálvese quien pueda.

Música, ¿y lo divertido que es estar un poco zumbao, qué? Pero un poco, que tampoco hay que llegar a dar miedo. Yo a los colgados los esquivo, hija, que una nunca sabe las reacciones que pueden tener...