martes, 17 de mayo de 2011

¡Regalitos!

La tercera cosa más chachi de que tu pareja vuelva de viaje es que siempre cae algún regalito. ¡No compres nada! ¡No gastes!, le decía por teléfono a Ratman, al cual no informé entonces de mi nueva y recurrente situación laboral. Pero le voy a perdonar los dos regalitos que me ha traído, porque son la caña.


No soy una persona de dulces, me suele gustar más lo salado; pero ayer cuando abrí la caja de Havanets que me trajo Ratman y me vino el olor casi me desmayo. No tienen ningún misterio: son conitos de chocolate rellenos de dulce de leche. Pero son brutales. Los probé por primera y única vez hace unos cuatro años, cuando un amigo los trajo de Argentina, y me quedé loca.
A los que os guste el dulce de leche y no los hayáis probado os animo a que lo hagáis, son el orgasmo hecho bombón (aquí no se encuentran en todas partes, pero imagino que en tiendas de productos latinos mínimamente grandes se podrán encontrar).

¡Mmmmm!



Hubo un día que Ratman me llamó y me preguntó qué numero de pie calzaba. No tenía ni idea de qué iba a comprarme, no me quiso decir ni mu.
Cuando sacó ayer la bolsa de la maleta me dijo:

-Leíste hace un tiempo un comic argentino.
-Sí, El Eternauta...



El Eternauta es un comic muy conocido en Argentina que fue publicado en una revista llamada Hora Cero entre los años 1957 y 1959. La historia de ciencia-ficción se inicia en casa de uno de los autores, que se usa a sí mismo como personaje: Héctor G. Oestherheld. Mientras éste se encuentra en su despacho, aparece repentinamente frente a él un hombre que se hace llamar el eternauta, puesto que viaja eternamente por el tiempo. El eternauta, ante la lógica sorpresa del escritor, inicia el relato de su aventura para explicarle cómo ha llegado hasta allí y por qué. Una historia que comienza con una nevada cuyos extraños copos matan a cualquiera que entre en contacto con ellos, y en la que no faltan seres invasores extraños y terroríficos.
Una cómic que no se limita al entretenimiento, sino que lleva en sí mismo una gran carga política que hace referencia, entre otras cosas, a la cantidad de golpes de estado que sufria el país, o al miedo como gran controlador de masas. 100% recomendable.

Uno de esos seres fantásticos que aparece en el cómic es El "Mano", que es precisamente quien adorna mi regalo:



¿No es fascinante, el tío?
(Es un poco feo, pero con esa mano debe hacer maravillas, oye)



¡Cómo me gustan los regresos!

17 comentarios:

jotake dijo...

Hola amiga me alegro que ya haya regresado,son mas bonitos los encuentros que las separaciones y si que deben de estar ricos esos bombones mmmmmmm que buena pinta tienen un abrazo

Pecosa dijo...

No sabes lo que son, Jotake, me he trincado dos en cuestión de segundos, jajajaj! Un abrazo!

Misaoshi dijo...

Vaya zapatillas!

Ya ves, esa foto por pasos... ¡¡viva el recochineo!! TE ODIO

ODIO LA DIETA


ODIO NO PODER COMER CHOCOLATE


ODIO VER ESA TIRA DE FOTOS

nexus. dijo...

Pecosica amiga, losd bombones deben ser la caña, pero las zapatillaaaas...si que son la ostia, has despertado con esas fotos mi vena friki, son alucinantes...
Y si, los regresos, los reencuetros y las sorpresas son lo mas, sin duda.
Un besote.
Salud y República!!
Nexus.

Manzanero dijo...

Oh Dios, mi novio es argentino y cuando su padre se va a Argentina, siempre trae una maleta de 20 kilos SÓLO de dulces de Argentina! 20 kilos! Sí, claramente, he probado las Havannets, deliciosas! Alfajores, Picodulces, Palitos de la selva, y cientos de nombres raros xD

Espero que los disfrutes, que por lo que veo, ya has empezado a hacerlo (y mucho!).

Un beso, Pecosa!

Sand dijo...

Madre mía!! Cómo te mima eh? Me ha encantado lo del comic, creo que voy a buscarlo... Los argentinos son únicos haciendo comics de esos que enganchan y además tienen un fondo político y social...

Buah!! esos chocolates con dulce de leche, lo que daría yo por uno de esos ahora con el desayuno :D

Juanjo dijo...

Los bombones deben ser la leche pero lo del eternauta es la releche.es uno de mis comics favoritos y por supuesto lo tengo....asi que mataria por unas botas asi....a ti no,eh?
besos

vittt dijo...

"Hubo un día que Ratman me llamó y me preguntó qué numero de pie calzaba. No tenía ni idea de qué iba a comprarme"
un sombrero no te j ;-)

no sé si me encantan o me horrorizan o las dos cosas, las bambas.

recuedo que cuando leí ese cómic pensé: ese tipo debe cascarse unas pajas de caerse de culo. era joven, y mi imaginación era tan prolífica como manotemática. esto... monotemática.

ulises dijo...

A mí me gustan las cucharadas de dulce de leche y esos havanitos tengo que probarlos. Las zapatillas son chulas, con vaquero azul genial.
Te has olvidado del regalo de tener a Ratman de nuevo.

Pecosa dijo...

Misa, jajajaja, hostia, no recordaba que estabas con la dieta. Aunque si lo hubiera recordado, habría colgado la secuencia igualmente, fue un momento de máximo placer. ¡Ódiame! ;)


Nexus, las zapatillas, ahora que las tengo asimiladas, me molan cantidad. Son una frikada, en eso te doy la razón. Besote!


Manzanero, ¿¿20 quilos de dulceeees?? ¡Marededéu, eso sí que es un regalazo!
Las golosinas argentinas tienen unos nombres curiosísimos, es verdad.
Disfrutándolo todo estoy :) Beso!


Sand, te recomiendo el cómic, todo y ser antiguo es alucinante el modo en que está dibujado y escrito, podría pasar perfectamente po un cómic contemporáneo.

Si te gusta el dulce de leche, fliparías con los bomboncitos.


Juanjo, así que conoces El Eternauta, me alegro, es un comic genial. Yo lo pillé en la biblioteca y algún día me daré el capricho de comprarlo para tenerlo en casa.
Si tanto te chiflan las botas, fíjate por internet. He visto que hay varios modelos, y a lo mejor hasta las puedes conprar online, quien sabe. Besos!


Vittt, ¡tú también has leído el cómic! Jajajaja, lo de las pajas no lo había pensado, ¿ves? Aquí cada loco con su tema, el caso es pensar marranadas tengamos la edad que tengamos (yo creo que con la edad vamos a peor).

Las bambas tienen ese punto: cuando las vi pensé "ostitu...", pero cuando se supera el shock inicial molan y todo.

"un sombrero no te j", hoy el tete está guasón, míralo :)


Ulises, hace tiempo que no me como una (tras otra) cucharada de dulce de leche así a saco, son geniales. Respecto a los havanets, si algún día los pruebas me cuentas.

Al inicio del post decía que los regalos eran la tercera mejor cosa de su regreso. La primera era su regreso en sí.

La exorsister dijo...

¿Y la segunda se puede contar?

¿O es demasiado obvio?

Pecosa dijo...

La segunda es el polvo, Exor, efectivamente.

JuanRa Diablo dijo...

UFF, Me has dao en tol centro de mi gula, Pecosa!! :p El postre que más me gusta del mundo (y mira que he probado postres) es el panqueque argentino, con lo que me imagino que esos conos serán para matar si hace falta.

Es que el dulce de leche me pone los ojos en blanco, me hace levitar, ir a Nueva Zelanda y volver. Son lo más parecido a... bueno, ¿y cómo será comer dulce de leche y echar un kiki a la vez? ¿Puede haber vida después de eso? :p:p:p

(Me alegro de tu reencuentro :))

rafarrojas dijo...

Horacio Altuna, Carlos Trillo, Carlos Gimenez, Jodorowsky (creo q æel no es argentino, pero se caso con una)... El comic argentino es la canya.
No sabia q eras comiquera... lo debia haber supuesto (no te falta un detalle).
Muchos besos de tu admirador,
rafarrojas

Pecosa dijo...

JuanRa, pufff, los panqueques son lo más. ¿Los has probado flambeados? (Creo que ya te lo había dicho alguna otra vez) Les echan azúcar que al pasarlo por la parrilla queda caramelizada, y luego los rocían con ron, se prende una llama gigante y te los dan bien calentitos y crujientitos. Madre mía, ¡no sabes lo que es eso!

Respecto a la pregunta del dulce de leche y el kiki solo necesitas tres cosas: una mujer (creo que tienes de eso, ¿no?), un bote de dulce de leche (ojo no te quedes corto) e imaginación (tienes a raudales). Ya me contarás (si sobrevives, ¡muahahaha!)


Rafarrojas, pues realmente no soy muy comiquera, pero no porque no me gusten, sino porque no me he puesto nunca a ello. Y además no entiendo ni zorra (me sacas de Astérix y me pierdo). Pero ya miraré algunos de los autores que nombras.

Me has dejado intrigada: ¿porque te parece que tengo perfil de comiquera?
Besos!

Loco dijo...

Me encanta la foto secuencia.

¡Y las zapatillas!

Ay los reencuentros...

Pecosa dijo...

Loco, las zapatillas son la caña. Y los bombones, milagrosamente, aún duran (aunque quedan pocos).