martes, 3 de mayo de 2011

Renovarse o morir

El agua es la vida, todo el mundo lo sabe.



Condujo hacia aquella playa que casi nadie conocía. Aparcó el coche dejando las llaves puestas, ya no las iba a necesitar más. Caminó durante media hora entre los árboles y matorrales, bordeando la rocosa costa, hasta llegar a ese punto en que se abría el campo de visión y todo parecía iluminarse. En cuanto sus pies pisaron la blanca arena, se descalzó y abandonó los zapatos allí mismo. Mientras andaba con la vista fija en el mar, hipnotizada, se despojaba de la ropa lentamente, hasta que quedó totalmente desnuda. Únicamente llevaba una bolsita colgada del cuello que contenía una aguja de coser y una bobina de hilo.

La orilla estaba llena de conchas y caracolas, justo lo que ella necesitaba. Se sentó en la orilla y se soltó el pelo, que le cayó suavemente sobre los hombros y el pecho. Cogió las conchas y caracolas más bonitas que encontró a su alrededor, se adornó con ellas su larga melena ondulada (llevaba meses dejándosela crecer) y se confeccionó collares y pulseras.

Sin cavilar ni un segundo, enhebró la aguja con el hilo de sedal (el mismo que había usado para los abalorios), juntó sus piernas y empezó a coserlas, uniéndolas desde los tobillos hasta las ingles. No le dolió, ni siquiera sangró. Ella ya sabía que sería así, la tierra y lo que en ella había (personas/animales/cosas) le habían arrebatado la vida.

Una vez hubo terminado, se arrastró hacia el mar mientras pensaba en que éste y la naturaleza harían el resto.



El agua es la vida, todo el mundo lo sabe. Renovarse o morir, el mar decidía por ella.

15 comentarios:

Juanjo dijo...

No conocia esta faceta tuya de narradora de relatos y tengo que decirte que me ha encantado tu transformacion en sirena
Como todo relato tendra algo tuyo me imagino,quizas refleje una epoca de cambios por la que estas pasando o algo asi o quizas simplemente te apetecio escribirlo
Besos

La exorsister dijo...

¿con ganas de huir?

Anónimo dijo...

Tomi:

Como dice Juanjo, tu faceta de escribir relatos me tiene sorprendido a mi también. Creo que lo haces muy bien, y que todo lo que leo me envuelve de principio a fin. Bonita historia, supongo que tiene mucho de ti... Un aliciente añadido... Espero más...

Loco dijo...

Toda renovación es buena. Ya sea en tierra o en el mar. Y si hay que buscarla hasta en el fondo del mar, pues uno se hace sirena y baja a las profundidades a buscarla.

Suerte en la búsqueda. Verás como tardas poco.

vittt dijo...

pequeña sirena, cuándo te volveré a ver?
un vez te pica el gusanillo de la ficción, le herida se infecta ;-)

Pecosa dijo...

Juanjo, sí y no. Al final creo que todos nos podemos identificar con la mayoría de historias en un momento dado de la vida. Pero sí, algo de uno siempre tienen estos relatos.
Besos


Exor, a veces sí, indudablemente.


Tomi, gracias. Esto me vino a la cabeza yendo en tren por la costa, no sé exactamente por qué.
Qué bien que te haya resultado envolvente.


Loco, yo también lo creo. Hay que renovarse, sea como sea.
Muchas gracias, Loco.


Vittt, pasé de pensar en verde a pensar en blog, y ahora pienso en ficción.
El veneno ya se ha esparcido y es tarde para el antídoto. Haber elegido muerte.

nexus. dijo...

Mi aplauso mas sincero Pecosica amiga. Un maravilloso relato, breve pero intenso.
Creo que deberías cultivar mas esa faceta de narradora, se te da muy bien y seguro que hace que disfrutes tanto escribiendo como nosotros leyendote.
Espero seguir leyendo estos relatos tan emotivos.
Un beso.
salud y República!!
Nexus.

Misaoshi dijo...

Jo, hasta que he leido lo del pelo ondulado no sabía que estabas relatando una historia XDDDDDDD

Es que lo de ir desnuda te pegaba, así, en plan hippie.

En la parte que se cose me ha dado asquillo pero leído hasta el final es muy bonito ^^

>_< tengo que ir a Bcnnnnnn (aunque se a abuscar sirenas!)

Manzanero dijo...

Oh Dios, me encanta. Esperaré con ansia más relatos tuyos!
Y sabes lo mejor de este relato? Que me lo he imaginado todo en plan película, y era genial! :)

Un beso, Pecosa!

vittt dijo...

paaaaa!

Pecosa dijo...

Nexus, dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno (aunque no sé si es aplicable a todo). Gracias, un beso.


Misa, ¿al principio pensabas que era yo? ¡Pero si ni siquiera tengo carné de conducir, jajajaj!
Así que crees que me pega ir en bolas... Pues ahora que quieren multar en Barcelona a los nudistas lo tengo un poco jodido ;)
¡Vente cuando quieras!


Manzanero, mola imaginarse los relatos en plan peli, yo también lo hacía mientras lo escribía :) Un beso!


Vittt, qué rápido aprendes.

JuanRa Diablo dijo...

Esos viajes en tren por la costa te alimentan la inspiración, ¿eh? Tendrás que llevar contigo una libreta para tomar notas porque se te dan muy bien estas pinceladas.

Por cierto, ¿sabes que no terminé de entender lo que me decías en la entrada anterior? Uff, estoy espeso y ahora descubro que no hubo renovación de TU contrato.
Bah, ánimo Pecosa, los típicos tropezones en el camino, pero tu p'alante. ;)
Un beso

Sand dijo...

Precioso relato... Me ha encantado... Deberías seguir con estos pequeños cuentos, son super chulos!! :D

Saluditos

Pecosa dijo...

JuanRa, es que los trenes son tan inspiradores... La libreta ya la llevo, ¡sino con mi memoria cualquiera se acuerda luego de las inspiraciones!

Gracias por los ánimos, seguimos adeante, claro que sí ;)


Sand, me alegro de que te haya gustado. Es una forma de ir llenando algunos vacíos. Un saludo!

Música dijo...

baja al fondo pero si te encuentras a la bruja chunga que te de las piernas a cambio de tu maravillosa voz me llamas y le partimos la boca.
ay el agua....con su ruido en la cañada..es maravillosa. Un besazo reina