miércoles, 16 de septiembre de 2009

Colorín, colorado...

Pues sí, se acabó lo que se daba. Después de un mes (¡un mes!) seguido de vacaciones (nunca mais), estoy de-se-an-do ir a trabajar (para que luego llegue y me despidan ^^).

Tras un viajecito más significativo de lo que me pensaba a la isla de Mallorca, una escapadita (la del fin de semana con la "perfección personificada") más sosa de lo que pensaba , algún momento bricomanía casero, muchos momentos de no hacer absolutamente nada y menos morena que otros años (el colmo de la crisis: voy escasa hasta de bronceado) pues vuelvo al curro con más ganas de lo esperado.

Por suerte empiezo un jueves, no me toca trabajar el sábado, y la semana de adaptación será bastante suave. El sábado toca cena y posterior meneo del esqueleto con las del curro para celebrar el fin de las vacaciones (¡vamos! ¡faltaba más!). Así que el inicio del "nuevo curso" aparenta (más o menos) apetecible.

Hale, pues. Ahora a esperar el puente de la Inmaculada. Y las Navidades, ya mismo también.

5 comentarios:

Música dijo...

pilas cargadas pero cuando lleves una semana trabajando te parecerán lejanas las vacaciones, pero luego vas tomando conciencia que tienes más aguante.
Besazo y q sea leve la vuelta

Loco dijo...

Pues espero que el "síndrome" postvacacional no te de de golpe.

Buena vuelta a la vida diaria.

Pecosa dijo...

He sobrevivido. Y mañana es viernes. Don't panic.

chuikov dijo...

nena, hay un puente antes, el del pilar

Pecosa dijo...

Cielo, yo no tengo puente. El sábado 10 de octubre curro.