sábado, 3 de octubre de 2009

No se suele pedir sal al vecino a las dos de la mañana...

Contexto:
Apartamento de él. Noche de fin de semana. Dos de la madrugada. La pareja toma algo mientras charla y escucha música.


Suceso:
En ese momento, y a esa hora, la vecina de arriba llama a la puerta del apartamento de él borracha perdida.


Pregunta:
Qué puede necesitar la vecina de arriba a las dos de la mañana: ¿¿sal??



No es eso lo que yo pensé, precisamente.

Por eso ayer fui yo la que llamó a su puerta para dejarle claras un par de cosas.

15 comentarios:

ulises dijo...

Igual estaba tomando tequila y para eso sí que es necesario la sal.

chuikov dijo...

yo creo que ella ya tenía sal y lo quería era que su vecino la invitara a un tequila.

Pecosa dijo...

Si la vecinita hubiera soltado cualquiera de los dos supuestos que comentáis, habría quedado mejor de lo que quedó.
Su justificación fue que su hermano había tenido un accidente aquél dia y que su intención era picar a la del vecino de al lado. Según ella se equivocó (las cinco veces que llamó).

Pío Valera dijo...

UUUUU QUE PELIGROS tienes que tener cuidado con esas vecinas¡¡¡

Espero que cuando fueras a su casa lo hagas con un cuchillo o algo así, diciendole, ´como te acerques a mi macho te rajo el cuello ´. Se que no es muy diplomatico pero seguro que efectista....

Besos, gracias por lo que me has dicho.. besos¡¡

Loco dijo...

Jajajajajajaj. Muy bueno lo del tequila.

Y cuando alguien se equivoca 5 veces, algo quiere.

Investiga por si acaso.

Música dijo...

q par de cosas?

Pecosa dijo...

Pío, prefiero tomarme este tipo de cosas con más filosofííía, con más caaalma, ya sabes, más zeeen... (Aunque como la vuelva a ver con la más mínima intención, le corto los pezones a esa zorra).

Loco, no investigo mucho porqué el lunes se muda (o eso dice) así que para lo que le queda en el convento... Lo que si sé es que se folla a todo lo que se mueve (la borracha asquerosa).

Música, pues primeramente presentarme, y segundamente hacerle entender que no soy ninguna idiota (mentirosa de mierda, la tía).

Pecosa dijo...

Es genial esto de canalizar la rabia. Ya me siento mucho mejor.

Mica dijo...

Dí que sí nena, lo tuyo es tuyo y de nadie más. Con la de peces que hay en el mar, se tiene que acercar al tuyo...

Pecosa dijo...

No me considero posesiva ni celosa, pero hasta cierto punto, oiga... La cosa ha quedado en anécdota (pero que no me vuelva a cruzar yo a la arpía esa, ¡vamos!).

El Zorrocloco dijo...

Me encantaría saber qué le dijiste. Y sobre todo, cómo XD

Pecosa dijo...

Me hubiera gustado ser más estúpida, pero no me salió. En caliente tengo muy mala leche, pero en frío soy una mosquita muerta.

vittt dijo...

la sal es muy nociva para la salud

Pecosa dijo...

Y a altas horas de la noche más, que indigestión, oye.

Anónimo dijo...

Tengo la impresión de que, en línea con el aumento del individualismo, prisas, cambios de lugar de trabajo (y vivienda), etc. de nuestra sociedad, ahora en general tenemos menos confianza con nuestros vecinos que hace unos años. Vamos, que lo de ir a pedir sal al vecino o vecina debe de estar en desuso, habiendo menos conversaciones de patio, etc.

¿Qué os parece a vosotros?

Se puede opinar sin registrarse en http://www.adslzone.net/postt362777.html