miércoles, 7 de octubre de 2009

Qué tiempos... Capítulo 2

No tenía pensado hacer una segunda parte del reencuentro con mi móvil de hace cinco años, pero he encontrado una foto en la galería de imágenes que me ha traído otro recuerdo.

La foto es de un acuario gigante en el que hay un tiburón. Bueno, en realidad no sé si era un tiburón, pero tenía toda la pinta... Mejor empiezo desde el principio.

Hace unos años (más o menos cinco, como decía antes) mi anterior compañera de piso y yo nos íbamos a los circuitos a ver las carreras del mundial de motociclismo. La primera vez que fuimos a Valencia, llevamos tienda de campaña y pasamos la noche de acampada con un montón de gente. Pero era un engorro cargar con tanto trasto, así que la segunda vez fuimos a lo loco, sin lugar donde pasar la noche, ya que la intención era quedarnos deambulando por ahí (ahora lo Llegamos un sábado por la mañana, con el tiempo justo de ver el final de los entrenamientos. Sólo llevábamos lo puesto y una mochila cada una con cuatro enseres personales. Después de ir hasta Cheste, subir hasta el circuito, deambular por ahí todo el día, volver por la noche a Valencia y cenar algo (todo eso sin ver la ducha y sin cambiarnos de ropa); pensamos en las posibilidades que ofrecía la noche. Finalmente decidimos que lo más entretenido y pasajero sería irnos de fiesta. Así que empezamos a caminar por la zona, hasta que vimos una discoteca con un colón tremendo. Como no conocíamos nada, preferimos meternos en esa todo y no saber de qué palo iba aantes que seguir caminando y arriesgarnos a no encontrar nada más.
No recuerdo cuánto pagamos por entrar, pero la discoteca era alucinante. Tenía un punto elegante (letreros publicitarios guapísimos de Moët & Chandon, por ejemplo, nada de J&B), y muy cool. Por eso dábamos tanto el cante, había que vernos las pintas: nada que ver con el entorno. No sé ni cómo nos dejaron entrar.
El caso, he aquí la foto del móvil, es que tenía dos puntos que me llamaron la atención especialmente. Uno, el baño. Eran todas las paredes de pavés (me encanta el pavés). Entrabas al retrete, cerrabas la puerta y veías, aunque de forma intuitiva, a la gente que pasaba por tu lado. Era muy loco, uno se emparanoia de mala manera pensando que lo pueden ver meando.
Pero desde fuera apenas se distinguía lo de dentro. Me encantó ese punto voyeaur-exhibicionista.
Y lo segundo, el enorme muro en forma de acuario que separaba los baños de la discoteca. Era ua pared bastante larga y ancha, de cristal, llena de agua y con cinco o seis tiburones, no sé. Algo bestial. A mi lado humano le daba pena que tuvieran a los pobres animales ahí (es bastante cruel con todo el follón que una discoteca conlleva), pero no lo negaré: me dejó flipada. Decorativamente hablando, es una pasada. (Aquí dejo un vídeo del YouTube en el que se ve).

Nunca he visto nada igual. No sé hoy en día si la discoteca sigue, si le han quitado los tiburones... Pero está claro que eso no se me olvida en la vida.

(Ah, y al día siguiente a ver las carreras, como unas machotas. No recuerdo quién ganó. Rossi, supongo.)

14 comentarios:

Música dijo...

pavés se llamaba eso?, a mí tb me gusta, en mi habitación hay dos ventanas, una normal y al lado una más pequeña de pavés muy chula, tengo colgadas cositas de cristales de colores y cuando pasa la luz por la mañana me encanta!

Los acuarios molan mucho, yo una vez en un restaurante había un acuario grande cerca de mi mesa y lo pasé fatal pq había serpientes acuáticas...arggg, con lo bonitos que son los peces, los grandes y los pequeños.

El Zorrocloco dijo...

XDDD chiquitas locas! Pero esas son las cosas que recuerdas con cariño tiempo después, las locuras. Y lo que más anécdotas proporciona =)

Es curioso encontrar mensajes y fotos olvidados hace tanto, eh? Lo que cambian las cosas...

Por cierto, y me sabe mal decírtelo, pero esa discoteca se quemó hace unos años, H@n dixit. Me hubiera encantado ir =/

ulises dijo...

El pavés está un poco pasado de moda.
Estoy de acuerdo contigo en lo llamativo de ver un tiburón, pero los graves de la música le tenían que afectar.
Por cierto ¿qué modelo de móvil era?

Pecosa dijo...

Música, qué bonito tener pavés en la habitación... Algún día, cuando tenga mi casa (piso de 30m2), lo pondré en algún lado para quitarme las ganas.

Zorrete, locas locas, sí... Y no sé si me alegra lo del incendio de la disco y todo (sabía que H@n podía proporcionar información al respecto), porqué ya te digo que los pobres animalicos daban una lástima...

Ulises, a mí es que esto de las modas como que me la rempamfinfla un poco, si algo me gusta me lo compro... Ah, el móvil era (es) un Nokia 3200, una reliquia, chico...

chuikov dijo...

ulises, me lo has quitado de boca. hace 5 o 6 años se llevaba mucho. luego vino el de colores, que está un poquito mejor.
que aguante tenías, ¿no?

Pecosa dijo...

Aguante e inconsciencia, ¡jajaj! Ahora salgo de fiesta y, o me pongo hasta el culo de bourbon con Red Bull, o no aguanto. Cosas de la edad.

Música dijo...

yo de las modas paso ("me coge el titanic de lao"), si bien mi pisito está todo blanquito rollo ikea modernito, el pavés en el cuarto es de lo que más me gusta de la casa, y si está pasado pués un toque retro siempre mola.
Nena, como se aguantaba antes...yo ahora piso una chapa de cerveza y estoy borracha.

Loco dijo...

Por mi zona había una que tenía un acuario, pero no tan espectacular. Y actualmente hay uno que tiene un estanque con tortugas gigantes.

Y lo del aguante es como ir a correr. Si vas todos los días, el cuerpo se acostumbre. Ahora bien, como te empieces a echar en el sofá, te coge la polilla.

ulises dijo...

Música, muy bueno eso de pisar la chapa y caer borracha.

Música dijo...

jajaja, Ulises, una que es así de sencilla...Un beso

vittt dijo...

aunque todaǘia debe estar más pasado de moda que cuando escribiste el post, soy muy de pavés.

Pecosa dijo...

Es que el pavés es muy guay. Algún día tendré una paréd de pavés en mi casa. Eso será si tengo casa.

(¿Cómo has escrito ese "todavía" con diéresis y acento en la u? Qué vacilada te has pegado, guapo)

vittt dijo...

no sé cómo le he hecho. ǘ, ves, ahora sí.

Pecosa dijo...

Pues yo llevo un rato probando como una idiota y no me sale, oye. Qué tío.