lunes, 17 de mayo de 2010

Metamorfoseándome: de pichón a cóndor

Dicen que el cóndor puede llegar a vivir hasta 70 años. Sin embargo, a los 35 tiene el pico y las uñas de sus garras tan débiles, que no puede cazar, ni comer nada. Entonces, el bicho (qué grande la naturaleza) se va a la cima de una montaña y se queda ahí un tiempo. En ese tiempo, el cóndor empieza a picar la piedra con ese pico débil y blando, hasta que se lo arranca. Entonces, le crece un pico nuevo, completamente duro y capaz de romper de nuevo su comida. Con el pico, además, se arranca las uñas, que también vuelven a crecer. Esto es un proceso durísimo para el pobre cóndor, pero sabe que, de hacerlo, vive 35 años más.
Así como hace el cóndor, hay que saber ver a las crisis como los Japoneses lo hacen: como una oportunidad de mejorar. Todos los procesos son dolorosos, pero cuando uno los aprovecha, puede mejorar mucho.


Gracias, Gonza.

11 comentarios:

vittt dijo...

hace tiempo que estoy en la cima de esa montaña dándome de cabezazos. si al final no puedo volver a volar igual ya me dará igual ;-)
cuida't

Anónimo dijo...

¡Por nada Pecosa! Tu sabes que te lo mereces, y que es verdad. Todos los cambios nos traen aparejados momentos dolorosos. Hoy que vivimos esta crisis, tenemos que estar preparados para cuando nazcan nuevos picos y uñas, no te parece?

Gracias por parrearme...es un honor

Gonza

Sese dijo...

Bonitas lecciones de vida nos enseñan los animales a veces, me pregunto cómo este instinto ha arraigado en los cóndores y por qué.

Saludos

peibol dijo...

Igual que cuando alguien recibe un balonazo en los huevos, tiendo a llevarme la pano a la entrepierna, ahora me ha "dolido" el pico. AAAAAAuuuuuu

(Muy interesante el mini post, por cierto ;)

Sand dijo...

Todo depende de la actitud que tengamos ante la vida... Saber ver las pequeñas oportunidades es un don que no está al alcance de todos...

Saluditos

Misaoshi dijo...

Ya ves, y eso es natural, porque ¿cómo sabe el cóndor que tiene que automutilarse para vivir más? Eso un humano...... si es que pensamos tanto que nos hemos distanciado de nuestra naturaleza. Cagar en el bosque y tal. Plantar un buen pinorris.

Y bueno, eso hace que mientras mañana me claven la aguja en el preoperatorio, pensaré en el daño que se hace el cóndor al picar la piedra...

Pecosa dijo...

Vittt, tío, que te vas a dejar la tocha ahí. Baja del monte y tómate unos lingotazos, que va a ser mejor.
Cuida't tu també, nogensmenys.

Gonza, en eso andamos, en prepararnos (ayer me saqué el traje de pichón y hoy me he puesto el de cóndor, aunque me está un poco grande. Voy a ver si lo voy llenando poco a poco).
Un honor para mí que me dedicaras tan sabias palabras.

Sese, los instintos son algo tan misterioso... Es cierto. Aunque no sé si tienen respuesta, es como intentar saber porqué el ser humano tiene el instinto de mamar cuando nace. Lo tenemos y eso es todo... La naturaleza es sabia e intrigante.

Peibol, que masoca esto del cóndor ¿eh? Sí que duele pensarlo, sí. Ahora, con un par. el tío. Qué crack.
Sí que es interesante, da que pensar...

Sand, a veces uno no se da cuenta, se deja llevar por la marea y no ve más allá.
Pero, por suerte, hay personas que, además de poner el hombro, empujan a ver las cosas que uno por sí mismo no ve, motivan, animan; algo tan importante en estos tiempos.

Misaoshi, tendríamos que habernos quedado en Neandertal, desde luego ;)
Eso, piensa en el cóndor y ponle un par de ovarios, mujer. Ya verás como no es nada.

Loco dijo...

Una parábola muy buena e instructiva.

Estas no se le ocurrían a Jesus Crist, Superstar.

Juanjo dijo...

Me temo que los condores van a resultar ser mas inteligentes que nosotros
Besos

nexus. dijo...

El condor "afila su herramienta de trabajo" para podr sobrevivir, golpeandola contra una roca?...
si nuestros políticos golpearan sus herramientas de rabajo (saus putas cabezas) contra una roca, seguro que mucho mejor nos iría a todos...
Interesante pos amiga, confieso que me has sorprendido totalmente.
Salud y República!!
Nexus.

Pecosa dijo...

Loco, ya hubiera querido él, tanta palabrería tanta palabrería.

Juanjo, ya te digo. Los humanos tenemos los instintos más que dormidos, para algunas cosas.

Nexus, no estaría mal que se dieran unos palos, incluso entre ellos, en lugar de tanta palabrería que ya nos tienen más que aburridos. Que se arreen un poco, a ver si espabilan.
El post es más bien un copiar y pegar, pero sí, es lo que hay...