domingo, 30 de mayo de 2010

Toca post de primavera (como todos los años)

Después de seis meses (¡o más!) de nubes y lluvia (¡ni que esto fuera Galicia!), por fin parece que sí, ya estamos en primavera.

El sol sale casi cada día, y el calorcito parece que llega para quedarse con nosotros unos meses.
Llega el calorcito, y con él, las consecuencias del calorcito (que siempre son las mismas, pero cada año se habla de ellas).

Consecuencia 1: los olores corporales

Entra una clienta de unos sesenta y tantos. "Holaaa, vengo a por el presupuesto". ¡PLAF! Hostia en la napia. ¡Copón, qué peste!. "Uff, estoy empapadita. ¡Es que vengo de hacer recados y llevo un sofoco...!". No, señora, no viene sofocada, viene sin lavar desde vaya usted a saber cuando, que el otro día venía de su casa y apestaba igual, pedazo de gorrina.

La mujer no pasó de la mesa (situada en la entrada de la tienda), y el olor invadió toda la tienda. El ambientador sacaba humo cuando la mujer se fue y empecé a arrearle por todo el local.

(Voy a omitir las experiencias de olores corporales en el metro. Ojalá fuera siempre como el día del chico que olía bien...).



Consecuencia 2: la hora del despelote

No ha salido aún el primer rayo de sol, pero se intuye, y ya van todas con los shorts, camisetas de tirantes, escotes hasta el ombligo y sandalias.

Si en mayo van así, ¿cómo se supone que hay que ir en julio?



Consecuencia 3: la alteración hormonal

Esta categoría no se ciñe simplemente al colectivo de los paletas que, gracias al Plan E, están dispersos a lo ancho y largo de Barcelona (cosa que hace que una vaya con la autoestima por las nubes de casa al metro, del metro al trabajo y viceversa).

En esta categoría, en esta sí, debo (francamente) englobarme.

El caso es: ¿por qué el 80% de los hombres con los que me cruzo por la calle me parecen interesantes?
¿Por qué voy al súper (o al metro, o a un bar, o al chino) y se me dispara el radar?

Luego me pasan cosas, como hoy, cuando ha entrado ese tío, el que estaba para mojar pan. Que una, como una idiota, se queda mirando y no dice ni "hola". Que, cuando se cerciora de que el chico se ha dado cuenta del embelesamiento, intenta hacerse la profesional hablando de puertas batientes y puertas correderas, mientras le sube toda la sangre a la cabeza del sofoco.

¿Cómo controlo esas cosas? ¡No se puede ir por la vida más salida que un balcón!
Aunque la pareja de adolescentes que casi todos los días viene a darse el lote contra el cristal del escaparate que hay junto a mi mesa no ayuda. ¡No ayuda! ¡Están delante mío, dándose el lote! ¡Joder, que no soy de piedra!

¡Es así! ¡No se puede dominar el poder de la naturaleza!

Ay, la primavera...



Consecuencia 4:

Una vez dicho lo dicho, ¿¿a quién le importa la consecuencia 4??

19 comentarios:

H@n dijo...

Consecuencia 4 rulez!! XD

Pues en cuanto a la 3, delante de mi universidad hay bancos, y tenemos a 2 parejas distintas fichadas, que van a lo bestia no, lo siguiente... una vez hasta le sacó una teta el tio ahí en medio (a las 6 de la tarde, eh?) previo toqueteo+gemiditos por encima del pantalón... en serio.. porno en directo T_T

Se ve que les pone lo de la universidad católica o algo XD

El Zorrocloco dijo...

Nada, nada, yo me quedo con la 3,

[Félix Rguez de la Fuente on] "El instinto reproductor, mantenido bajo mínimos (se supone) durante los meses invernales, hace su aparición con el cambio de temperatura. Machos y hembras hacen saber su disponibilidad decorando su cuerpo con prendas provocativas que realcen sus atributos, o, en el caso de las ancianas de la especie, dejando de lavarse para atraer con feromonas al octogenario dominante" [Félix off]

He de confesar que una vez a una compañera de clase y a mí nos apedreó un viejo en el parque delante del instituto para que dejáramos de buscarnos las costuras. ¡Ah, la juventud!

Y en cuanto a la 2, que sepas que van así hasta en diciembre. Que me he visto yo en La Laguna (famosa por su frío y humedad)con chaqueta y bufanda, y ellas en mini y zapatito abierto.

-Pero chiquilla, ¿no tienes frío?
-N-no, q-qué vava-va...

El Pinto dijo...

Lo bueno de la primavera es vivirla. Con sus circunstancias
Saluds.

Pecosa dijo...

H@n, ¡estos son peor que los que se dan el lote delante mío! ¡Sacarse una teta a las seis de la tarde, ni nacho Vidal estando en la uni! (¿Fue a la uni?)

Zorrocloco, muy interesante el momento fauna ibérica. Tiene todo el sentido. Una manera muy fina de decir: "la peña lo que necesita es un buen meneo", ¡jajaj!
¿Te apedrearon? O_O! ¿¿Era necesario llegar a eso?? ¿¿No era suficiente con un "¡guarros, iros a un hotel!"??
Y sí, en Barcelona también hay de las que van destapadas estando a cinco grados. Mucho destape, pero yo creo que a esas les congelan las hormonas y luego no tiran.

Pinto, por supuesto, por supuesto. ¡No nos resistamos a lo que manda la naturaleza, que es un rato sabia!

peibol dijo...

El Zorro tiene razón; hay tías que con tal de lucir, se arriesgan a la pulmonía, y es que La Laguna es la prueba de fuego. Si eres capaz de salir de fiesta en invierno con minifalda y palabra de honor, eres perfectamente válida para una misión en la antártida. ¡Dentro de poco vendrán a reclutarlas aquí!

En cualquier caso, el despelote general que se da en verano debería estar prohibido cuando uno tiene que ir a la biblioteca. ¿Cómo te vas a concentrar viendo lo que se ve por la calle?

Lo de los olores me mata; siempre he dicho que si fuera millonario, iría regalando desodorantes a puñados. ¡Por Dios! ¡Que los hay de un euro! ¡Cochinos!

Reza para que este verano no sea muy caluroso y tus fosas nasales puedan aguantarlo :s

H@n dijo...

Juas! lo de Nacho Vidal no lo se, pero me acabas de recordar que en la universidad de Reus, un chico de 3 o 4 de medicina, era actor porno... cuando la universidad se enteró, le dijeron que eligiera... eligió medicina...

Ahora es residente de ginecología.

No es una leyenda urbana, esta comprobado, se zumbó a media residencia donde vivía una amiga.

Loco dijo...

Introducción: ¡Yo por Galicia MA-TO!

Consecuencia 1: no sé si es peor eso o el ataque hormonal de los adolescentes de 12 años en un aula de colegio.

Consecuencia 2: si te pasas por aquí, verás que no es nada del otro mundo.

Consecuencia 3: sé de lo que hablas. Sigo sudando en frío cada vez que voy a correr. Me planteo ir a correr sin lentillas para no ver nada musculoso (aunque ello pueda ocasionar caídas y pérdida de la orientación)

Consecuencia 4: nos importa.

Juanjo dijo...

Me ha encantado tu entrada porque ademas ......es que todo lo que dices es cierto¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.Los olores corporales (puagh......hay algun@s que tienen mucho delito)el despelote (que efectivamente no sabemos a que niveles puede llegar en julio),el desenfreno hormonal(que tranquila.....tod@s lo sufrimos en una u otra medida
Tu lo has narrado muy bien.
Besos primaverales

Pecosa dijo...

Peibol, visto por el lado bueno, ¡los tíos (y las esbianas) os recreáis la vista en invierno, oiga!
En cuanto a lo de concentrarse, a mí me pasaba en las clases de pilates: me quedaba mirando los brazos o los gemelos del profe y no prestaba atención a la clase. Por suerte (o no) nos lo cambiaron, ahora es una chica :(

H@n, con tu maravillosa historia me has hecho plantearme cuantos casos de adictos al sexo que han acabado siendo ginecólogos hay en el mundo.
Creo que voy a pedir que me cambien al doctor por una doctora.

Loco, esperaba tu reacción a lo de Galicia :)
De los adolescentes mejor no hablemos. Al lado tengo una academia de idiomas y no sabes la tontería que llevan encima los chavalines. ¿Nosotros éramos así?
¡Ay, los hombres corriendo! ¡Qué bonita estampa!
(No había consecuencia 4. Iba a pensarla, pero ya nada podía superar a la 3).

Juanjo, me consuela saber que estamos todos en el mismo barco, para lo bueno y para lo malo, ¡jajaj!
¡Oye, qué bien suena eso de besos primaverales!

Irene dijo...

Cuanta pero cuanta razón tienes! Magnífica entrada.

La consequencia 1 la sufro a diario en los trenes, me he planteado de llevar mascarilla porque en hora punta es insufrible!!

La 2 la veo en mi hermana pequeña, va sin ropa la pobre: sea la estación que sea ella en manga corat/tirantes, shorts/falditas y zapatitos.

La 3... Bueno digamos que vivo una primavera permanente en ese sentido, eso sí siempre es el mismo el que altera...

Jauroles dijo...

Me encantó la 4. Buena manera de terminar!

Besos.

Misaoshi dijo...

Creo que soy la única española de sangre calenturienta que no se fija en los hombres.

Me tiro todo el verano mirando tetas y bajando la cabeza descaradamente en el metro intentando ver si llevan bragas o tanga bajo las minifaldas.

Los tíos no me interesan lo más mínimo. Pero las tías... es que o las criticas a muerte (¿pero no ve que se le sale tooooooodo? cómo lleva eso con todo ese pandero y lorzas saliéndose por los lados), o las diosificas (por diox, quiero una tía así en mi cama.... qué buena está, pedazo tetas, qué piel... quiero restregarme por su espalda!)


Y PORQUE NO SOY LESBIANA QUE SINÓ !!!!


Pero es que los tíos, sólo tengo ojos para uno, pero para tías.... de cuatro en cuatro por favor. Que son ocho tetas !!!

ulises dijo...

Lo que ha contado H@n de Reus no me lo acabo de creer.
Lo de Misaoshi con las críticas a las minifalderas entaconadas con escote es una normal, lo hacen muchas.
La 4 que no has puesto ¿tiene que ser consecuencia de la 1, 2 ó 3?
Si es consecuencia de todas las premisas están alteradas. El despelote hace que se alteren las hormonas, esto conduce al sexo, que evidentemente acaba dejando olores que por supuesto hay que eliminar antes de acercarte a otros seres humanos. Por lo tanto si ves de nuevo a la que entró en la tienda dile que deje un poco de tiempo de fornicio para la ducha y que no vaya jodiendo a diestro y siniestro.

JuanRa Diablo dijo...

A las tres consecuencias, que sí, que están ahí y que las experimento también para bien y para mal, yo añado una cuarta: el irritante baile de pólenes florales haciendo piruetas por everywhere y cayendo a mansalva en mis pobres ojos que a lo largo del día se van convirtiendo en retorcidos estropajos.

Claro que esto sólo lo experimentamos unos privilegiados :p

Un saludo

Mica dijo...

Lo que me he reído. Lo de los olores es lo peor, la gente no sabe para qué sirve el agua. Lo de la ropa, mejor no hablar porque como bien se ha dicho en algún comentario, las pocas neuronas vivas que tenían se congelaron en invierno con la mini y el palabra de honor y no ha sobrevivido ninguna y lo de estar salidos es algo de lo más normal, y más en esta época que se enseña más carne y se tiene mejor color.

Pecosa dijo...

Irene, ¡disfruta de tu primavera permanente, nena, que no todos pueden decir lo mismo!

Jauroles, pues ya eres rarito si te ha gustado más la 4 que la 3... ;)

Misaoshi, entre tú y yo (¡ja!): yo tampoco soy lesbiana y me gusta mirar a las tías macizorras.
Mira lo que me haces decir, tía. Esto se suponía que era secreto ^_^U

Ulises, la 4 podría ser la mezcla de todas, sí, lo has explicado muy bien. Al fin y al cabo, podríamos resumir la primavera como un círculo vicioso.
Y en cuanto a la vieja sudada apestosa, esa no debe follar ni en sueños. Pero lo de que no vaya jodiendo sí que se lo diré, sí, a la muy cerda.

Juanra, ¡eeeeso! ¡Esa era la cuarta! Yo también soy de las "privilegiadas" que disfrutan como una loca con el kleenex en la mano durante prácticamente toda la primavera.

Mica, eso de mejor color lo dirás por ti, bonita. Porque lo que es yo aún no he tomado el sol, con tanta nube, tanta lluvia y tanta leche. A ver si me tumbo un poco en plan lagarto, que ya toca pillar tono.

Música dijo...

cuélgale un absorveolores a esa sra.
Y las alergias dónde te las dejas?, aquí hace sol desde hace tiempo y las playas están hasta la bandera, ya había ganas..., y las hormonas...ayyy las hormonas, y las nostalgias, y la astenia primaveral de la ostia que te deja sin energía, yo hoy nadando un poco más y me hundo..., pero las jacarandas son tan bonitas...

nexus. dijo...

Genial entrada esta tuya oye, me ha arrancado una sonrisa enorme, de esas de anuncio de dentrífico.
Si, estoy de acuerdo, has descrito muy bien la situación, pero te has dejado a los ciclistas de printemps, esos que sólo salen, al contraio de los caracoles, cuando empieza el buen tiempo, pero que en seguida se cansan y abandonan, eso si, "dan por el culo en la carretera" esos pocos días que sacan su vena indurain a pasear.
or cierto, no se acentúan tus maravillosas pecas con estos primeros calorcillos?
Un abrazo.
Salud y República!!

Pecosa dijo...

Música, ¡pedalea, pedalea!
Y yo, hasta que no esté con un sofoco de esos que te pide mar a raudales (que aquí las playas también están llenas, pero para mí aún no toca), no piso la playa.

Nexus, me alegro de tu sonrisa de dentrífico.
¡Los ciclistas! Sí que tocan los huevos, sí. Yo no conduzco, pero alguna vez que he ido con Ratman o con mi padre por alguna carreterita con curvas hemos estado a punto de llevarnos a alguno por delante.
¡Claro que se acentúan las pecas! (Gracias por lo de maravillosas). Aunque las pobres aún no han tenido demasiado sol. A ver si se retiran las nubes de una vez ya...