lunes, 7 de febrero de 2011

Así estamos

Con mi hermana mucha veces comentamos lo cabrona que era con ella cuando éramos pequeñas. Es lo que mola de ser hermana mayor, que tienes el poder. Y el poder nos vuelve malvados. Recuerdo cómo la amenazaba con llamar a la policía cuando nos quedábamos solas y, a mi juicio, se portaba mal (portarse mal quería decir no hacer lo que yo decía). O cuando le decía que los caramelos que yo me estaba comiendo no eran aptos para menores de seis años (el chollo se me acabó cuando empezó a leer).

Hoy mi hermana me ha preguntado si me acordaba de cuando jugábamos a Reinas. Jugar a reinas quería decir que una era la reina y la otra tenía que obedecer en todo lo que le ésta le mandaba. El gancho era: "primero soy la reina yo, y cuando pase media hora, cambiamos". "¡Vale!", me decía la pobre ingenua. Las posibilidades del juego eran infinitas: por lo visto mandaba a mi hermana hacerme cosquillitas en la espalda, o le decía que me preparara las toallas para irme a la ducha, por poner dos ejemplos. Luego, cuando le tocaba el turno a ella le decía "ay, es que ya no tengo más ganas de jugar...", la muy perra. Y la pobre no me decía nada, más buena que el pan.


Pero en mi defensa diré que no todo eran abusos (aunque sí en gran parte: cuidaba de mi hermana mientras mis padres trabajaban, ¡alguna recompensa debía tener!). La verdad es que también nos lo pasábamos teta haciendo burradas. Por ejemplo, jugábamos a adivinar si el tortazo que nos íbamos a dar era fuerte o suave. Esto era: una hacía ver que iba a acariciar la cara de la otra y luego, cuando la mano estaba a tres centímetros, ¡plas! Torta. O sino hacía ver como que le iba a dar la torta y luego resultaba ser una caricia. Siempre era lo mismo, pero nos parecía la mar de divertido.

Otra de las grandes paridas era jugar a ser Vegeta. Era bastante simple: la cosa era tumbarse en las sillas con la cabeza hacia abajo, de manera que el pelo, sin poder evitar el efecto de la gravedad, nos quedaba como al personaje de Bola de Drac (cómo me gustaba ese hombre...).

Mi hermana haciendo una demostración.
Nos poníamos así una frente a la otra, nos mirábamos y decíamos "¡soy el Vegetaaa!"


De ese juego derivó otro al que podríamos llamar Todos Tenemos Un señor Con Bigote En Nuestra Cara Al Revés. Partiendo de la base de que hay que mirarse de la misma manera que con el juego de Vegeta, se puede observar (con algo de imaginación) que los ojos y las cejas vistos del revés parecen la cara de un señor raro con bigote. Si ya nos pintamos una boca en la frente, el efecto es mayor:

El flequillo se puede interpretar como una barba.
Nos mirábamos y decíamos "¡qué miedooo!" (porque un poco de miedo sí que da)


Y como cumbre de nuestras paridas, está el baile molón (no tiene nombre, pero como mola...). Es una de las tontadas más grandes que nos hemos inventado (no nos queda claro quién de las dos) y que a día de hoy aún hacemos de vez en cuando, con la consiguiente partida de culo.

Mi hermana ha aceptado también (es una santa) hacer la demostración junto a mí, para no hacer el ridículo sola (en el fondo nos mola hacer el gilipollas en público). Atención al swing:



¬¬'



Lo más fuerte de todo es que con los años no nos curamos. Yo creo que ya no tenemos remedio.

24 comentarios:

Loco dijo...

A mi me pasó igual que a ti. Siendo el mayor gobernaba a mis anchas a mis hermanos.
Que si los minutos para jugar a la consola era el equivalente a la edad (yo 12", un hermano 8" y otro hermano 7");
que si las patatas fritas de Matutano se comían por tamaño corporal (a mi me tocaban siempre las más grandes);
que si el coche teledirigido (nuestro mayor tesoro) no lo podían conducir menores de 10 años, y un largo etc.

Y nosotros también además de canciones y juegos absurdos (aguantar la respiración, comer más galletas juntas después de mojarlas en leche, intentar no estornudar con la pimienta, aguantar más boca abajo, etc...), teníamos canciones de los más chorras.

Ay, la infancia!!

P.D.: no he podido resistirme a hacer el baile molón en mi salón. Es más, puede que lo haga en el cole con los niños.

Pecosa dijo...

¡Jajajaj! Le acabo de leer tu comentario a mi hermana y ha dicho "¡joder con los hermanos mayores...!". Ella no nos entiende porque no lo es, pero desde mi perspectiva tengo que decirte que te aplaudo. Me han fascinado tus recursos basados en las proporciones, todo debe ser proporcional: a la edad, al tamaño.... Sublime.

¿Has hecho el baile? ¡Jajajaj! ¿A que es una chorrada pero es divertido? En el vídeo estamos algo contenidas, pero la cosa es hacerlo más exagerado: a más movimiento de brazos, mejor se gira.

nexus. dijo...

Creo que se basaron en ese baile vuestro para las coreografías de los teletubies, no lo podría jurar pero casi que si.
Lo cierto es que el baile es muy bueno, aunque lo suyo es que lo hubierais acompañado de la canción que, seguramente también os inventasteis, por cierto, dura muy poco el video....ay! si viera mi abuela esta página tuya...seguramente diría pero que cosas ves en la interné maño? no había otra cosa que las locainas esas? y todo esto con su voz de sorda-que-no-se-oye-a-si-misma (mi abuela era sorda del todo, algun día contaré sus historias, no tienen desperdicio).
Yo también soy hermano mayor, pero yo era bastante mas cabrón con mi hermano, asi que no cuento....
En fin, te aseguro que me has arrancado mas de una sonrisa en la entrada esta de hoy y ultimamente no es fácil.
Un abrazo boca abajo y con sionrisa en la frente (en mi caso despejada, no tengo plequillo que haga de barba).
Salud y República!!
Nexus.

peibol dijo...

Sois como Ross y Mónica con "el númerito". ¡Qué grandes! XD

Yo era el hermano pequeño... pero entre que siempre fui un niño "con carácter", y que mi hermana es más buena que el pan, esos abusos no se daban. Mi primo mayor, que era un cabrón retorcido, sí que me hacía rabiar, pero yo me las cobraba a base de bien. Tiene la cabeza llena de marcas, y sé que alguna de ellas es cosa mía. Hasta ahí puedo leer

PD. Yo más que un bigote veo unas bolsas u ojeras muy marcadas. Y con esa expresión, más que miedo, lo que me dan es ganas de darle un achuchón al señor. XD

Sar@! dijo...

Jjajajajaaj, menudas risas me acabo de echar xDDDD ¡qué juegos más raros que se inventaban! Bueno, aunque yo también podría contar de unos cuantos que ... menuda imaginación la mía. Mi hermana es mayor que yo, y cuando éramos pequeñas también aprovechaba para hacerme un poco la vida imposible y meter leña, así que, no nos llevabamos muy bien entonces, y bueno... con el tiempo la cosa va, poco a poco.. Es bonito tener recuerdos así de molones con un hermano. ¡Ay! Besos!

ulises dijo...

Para que luego digan que es mejor ser hijo solo.

Sand dijo...

Y lo que mola hacer gilipolleces con tu hermana al lado, ¿qué? ¿Y las risas que te echas?

Además, imagínate por un momento cuando tengáis hijos... Lo bien que se lo van a pasar con vosotras! jajaja

Pecosa dijo...

Nexus, ¿te puedes creer que no he visto Los Teletubies en mi vida? No había canción para este baile, simplemente era hacer eso hasta que con cansáramos... Si mi familia supiera las cosas que cuelgo en internet me desheredarían. Ah, no, que no tengo herencia. Bueno, eso.
¿Que no te sonríes últimamente? Això no pot ser! Bueno, me alegra saber al menos que desde aquí te puedo sacar alguna...
¡Un abrazo boca abajo y con sonrisa para ti también!


Peibol, ¡jajajaja! Bueno, nos quedamos un poco cortas al lado del "numerito", aunque de hecho también nos inventábamos coreos. Incluso ensayábamos "el Dirty Dancing" (eso de coger a la otra y levantarla). Tontadas mil.
Anda que ya me imagino, como para hacerte abusos a ti. Tela con el niño, te abría una brecha en la cabeza y ya no quedaban ganas de molestarlo más, ¡jajajaj! ¡Pequeño pero matón!

Sí, también se aceptan bolsas u ojeras. Pero, eso de que te den ganas de darle un achuchón... ¿estás seguro? Lo parece a primera vista, pero te aseguro que hay algo en esos ojos que no mola nada, en serio. ¡Hazlo, hazlo con la Exor!


Sara, sí, hija, sí, desde luego ni sé como se nos ocurrían las cosas... Supongo que como a todos de pequeños, ¡se tiene cada ocurrencia...!
Mi hermana y yo de pequeñas también nos pegábamos unos berrinches que ni te cuento. Y luego, cuando yo me independicé, estuvimos un tiempo con un contacto mínimo... Al vivir juntas se han afianzado muchas cosas entre nosotras que ni sabíamos que teníamos. Así que uno nunca sabe...
¡Besos!


Ulises, ser hijo único debe tener sus ventajas, pero yo desde luego si algún día decido tener y puedo permitírmelo, van a ser dos, aunque mi número de hijos ideal serían tres o cuatro, ¡vivan las famililas numerosas!


Sand, sí que mola, sí. Nunca es uno lo suficiente mayor para hacer el imbécil, desde luego. Y si ya te siguen el rollo vamos apañaos, ¡jajajaj!

Espero que tengas razón y sea así: que el día que tenga hijos y sobrinos sepamos divertirnos con ellos.

Juanjo dijo...

Ja,ja,ja.....esta ha sido una de tus mejores entradas.El baile molon mola mucho....recuerdo que yo tenia una version mas o menos similar
Y si....yo tambien he sido hermano mayor y he "maltratado" a mi pobre hermanito pequeño....hasta le hice creer que era negro...ja,ja
En defintiva...que me he sentido muy identificado
Besos

crittervenudo2 dijo...

Jjajajjajjaa Como me recordáis a mi hermano y a mi. Nosotros jugábamos a tortutarnos, a encerrarnos y cosas similares; y es que los niños son sumamente perversos.
Nuestra cumbre era el día de Los Santos Inocentes, junto a nuestro amige El Titi hacíamos de ese gran día, el día del Hijo Puta.

rafarrojas dijo...

qué guay la entrada!
Nosotros somos cinco hermanos y yo el + pequeño. La mayor, una chica q me perseguía por la casa porque desconfiaba de mí (hacía bien, hice la de Miguelito con unos rotuladores por toda la casa... a mi altura de entonces,... fácil descubrir quién), el segundo un chico serio, responsable y trabajador cuyo fin en la vida era dejarme en mal lugar ("¿seguro q no eres adoptado?", preguntaba algún profesor) otro más, que era aparentemente el más normal de la familia y acabo siéndolo el menos (se le fue la pinza), que me dejaba en mal lugar por ser él guapo, estiloso, pijo, con clase ("¿seguro que no es adoptado?" insistían las chicas al vernos juntos). Este hermano era el que me tenía de esclavo particular, y durante mucho tiempo lo admiré, luego lo odié, luego lo consideré amigo, luego lo desprecié y actualmente lo compadezco pero no quiero saber nada de él.... Se ponía de rodillas sobre mis brazos, dejaba escapar un lapillo que recuperaba (o no) antes de llegar a mi cara... Era el maestro de la manipulación y de la amenaza, como tú, y mientras me gustó la sarna todo fue bien... pero a mí al menos dejó de parecerme una suerte lo de ser comido por la sarna a los 17....
con mi hermana inmediata superior nunca me llevé bien...
Y ya me cansé de contar... (menos mal que no eramos quince)

vittt dijo...

algún día los hermanos pequeños se tomarán cumplida venganza de sus mayores. mira como tiemblo...
en cuanto al baile. es algo así como un chotis haciéndote mucho pipí.
tu hermana tiene tus mismos ojos moros.

JuanRa Diablo dijo...

¡Qué bueno!Conforme leía se me hacía la sonrisa más ancha porque también yo he tenido ese privilegio de hermano mayor chinchando a los que me seguían y me he sentido TOTALMENTE identificado, jajaja.

Excepto mi hermana, (mi consentida)tenían que pasar obligatoriamente por algún que otro tortazo (ya ves qué forma de sentirme realizado: yo pego, tú no puedes) así como obligarles a hacer cosas que sólo a mí me divertían (que hable Tomi :P)

Y si me pasaba y terminaban llorando les suplicaba que no se lo dijerna a nuestros padres ¡y no se lo decian!, así que también debo decir que son unos benditos que ni hoy me lo echan en cara. (Bueno, a veces, jeje)

Así que te aseguro que fui más diablo ayer que hoy.

PD. Me has hecho pintarle a tu hermana una nariz sobre la pantalla. Así si!! XDD

PD2. Vuestro baile es perfecto para encerar un piso, ¿no? :P

PD3. No cambiéis nunca!!!!

Speedygirl dijo...

Los juegos de ese tipo con los hermanos son lo mejorrrrrrr!!!! pero un montón de veces acaban en mini-tragedias. Con lo de los tortazos, ¿no os enfadabáis porque a alguna se le iba la mano y daba un poco más fuerte?A nosotros nos pasaba la mitad de las veces eso...

Anónimo dijo...

Tomi:
Jaja, que identificado me he sentido en el papel de tu pobre hermana, pero por algo ha acabado siendo Diablo el brother mayor, porque éste era mucho peor, imagina jugar a que te dan un hostión con la mano abierta, y la gracia está en no mover la cara, jaja, que risa, pero a todo esto a él nunca le tocaba claro, porque se autoproclamó jefe. Su gracia no tenía límite, recuerdo que cuando aprendí a no mover la cara, me salió con el cuento de que:..... Bueno, no has movido la cara, pero..... ¡Has pestañeado!..- O probar agua con Mistol, jugar a calcetines mojados, lanzarte en una caja de fruta contra los cactus.... Que risa marialuisa....
La verdad se lo pasó bien el jodio, al menos tu eras mas práctica con tus propuestas: cosquillicas, las toallicas... vamos, una reina..
Por cierto, la de la foto bocabajo es tu hermana??? Pues es un clon de Pecosa pero sin pecas..!!! La cara del tio con bigote me cuesta un huevo verla, he necesitado como cinco minutos para pillarla, y al momento he dejado de verla y ya no he podido, lo dejo por imposible, solo veo una tia bocabajo con una ¿boca...? pintada....
Lo del baile es actual?, quiero decir, no son imagenes de archivo... Vamos que os habeis puesto por la labor...???
Jajaja, se me ha hecho corto el twist, de quien es la risa????
Chao uva loca.

Misaoshi dijo...

Gracias por enseñarme ese pase xD

Pecosa dijo...

Juanjo, pasos de baile de nuetra infancia debemos tener todos para dar y regalar.
¡Jajajaj! Eso de hacer creer a alguien que es negro cuando no lo es demuestra un gran poder de sugestión por tu parte... Besos.


Critter, eso de jugar a torturaros habría que verlo, seguro que no tenía desperdicio. Vaya peligro cruzarse con vosotros un 28 de diciembre...


Rafa, mi hermana hizo algo parecido a lo tuyo: cogió un pintalabios y pintó a lo largo de toooodo el pasillo. Mi madre casi se la carga.
Vaya perlas de hermanos...
Era el maestro de la manipulación y de la amenaza, como tú, ¡toma! ¡Jajajaja!
Te has quedado a gusto, ¿eh? ;)


Vittt, ¿también eres hermano mayor? :) Tiemblas lo mismo que tiemblo yo, ¡juajuajua!
¡Ah, coño, claaaro! ¡UN CHOTIS (haciéndose mucho pipí)! Miraba el vídeo y pensaba: ¿¿a qué me recuerda?? Gracias :)
Tenemos los ojos iguales, es cierto; sólo que mi hermana los tiene algo más grandes (yo los tengo proporcionales al tamaño de mi cabeza).
Algún mustafá debemos tener en nuestros ancestros...


JuanRa, ¡vaya! ¡Cuántos hermanos mayores hay por aquí! ¡Así que dabas tortazos de hermano mayor! Y también les obligabas a que te obedecieran. Mira que éramos crueles. Lo que hace el poder sobre los demás, ¡nos saca el diablillo que llevamos dentro! (Unos más que otros).
Mi hermana la mayoría de veces tampoco se chivaba, pobrecica.

P.D: ¡Me faltó la nariz, cierto! Samuel la habría dibujado, sin duda.

P.D.2: No me había planteado encerar el suelo mientras bailamos ¡es ideal!

P.D.3: :) ¡Tú tampoco!


Speedygirl, ah, tragedias también han habido, claro. Con lo de los tortazos se nos debió ir la mano más de una vez. Y no se me olvidará en la vida una vez que le tiré el zapato y le dí en la cara. Nos llevamos el único cachete en el culo que recuerdo :S


Tomi, vaya joyita de hermano mayor. Le he leído tu comentario a mi hermana y dice que incluso se siente afortunada. Menuda animalada lo de las hostias. ¡Hasta aprendiste a no mover la cara! Angelico...
Agua con Mistol no, pero yo a mi hermana un día le hice beber un chupito de vinagre.
¿¿Lanzarte en una caja de fruta contra los cactus?? ¿¿PERO SE PUEDE SER MÁS BESTIA??

Ésa es mi hermana, sí. Con los años cada vez nos parecemos más, sólo que ella tiene el pelo más claro y, como bien dices, no tiene pecas. Pero la gente nos confunde, imagínate.
Qué risa que te cueste ver lo de la cara. Sí, lo que le he pintado ha sido una boca para facilitar el verlo, pero por lo visto a ti no te ha servido de mucho... ;)
El vídeo lo grabamos ayer por la noche. Mi hermana se acababa de poner el pijama y le dije que se pusiera a bailar conmigo. Por eso tenemos esas pintas. El baile es corto porque es todo el rato igual: vueltas y más vueltas. La risa escandalosa es de mi hermana, y la que suena contenida es la mía, que intentaba aguantarme para quedar profesional.
Demens dementis, de la tercera declinación.


Misa, ya tienes algo que hacer este fin de semana.

JuanRa Diablo dijo...

Jo, que malamente he quedao!!:(
Pero luego me reformé, eh??

Y no eran cactus, eran ortigas, que pican pero no pinchan. Una cosa que esté bien, hombre... :P

Pecosa dijo...

JuanRa, has quedado como cualquier niño, todos hemos hecho burradas (aunque mejor ortigas que cactus, ya puestos...)
¡No te preocupes, te seguimos queriendo!

El Zorrocloco dijo...

Jaja, jo, y yo que soy hijo único, ¿qué? ¡Con lo que me divertía tirando la pelota por el pasillo y yendo luego a buscarla! xDDDDDDD

Aunque la verdad es que leyendo el post, sólo envidio no haber tenido hermanos... más pequeños. Me llega a tocar un minidiablo y salgo delincuente XDDD

"Jugábamos a adivinar si el tortazo que nos íbamos a dar era fuerte o suave" JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!! ¡Dios, es la mejor peor excusa que he oído nunca para darse de hostias! XDDD

Mica dijo...

Me parto yo sola leyéndote. No sé que me ha gustado más, si la guerra de tortas o el baile. Yo soy la mediana de tres hermanas, así que ni una cosa ni la otra. Pero a veces nos uníamos mi hermana mayor y yo, y fastidiábamos a mi hermana pequeña. Ahora, esas cosas sólo las puede hacer una hermana, porque los de afuera ni tocarla.
Chica, que buen rato he pasado leyéndote.

La exorsister dijo...

Jo, debo ser la única pringada que no me reía a costa de mi hermano pequeño :( Aunque recuerdo que teníamos una época que nos llevábamos a matar, igual es que yo intentaba imponer la "jerarquiía natural" y él se oponía, ya sabeis como se las gasta el amigo!


Ah... y vuestro baile es total, y tu hermana un cielo por prestarse a grabarlo para el blog.

peibol dijo...

Jajajajaja. Exor, yo recuerdo tus intentos y mis golpes de estado. Creo que si nos llevamos tan bien es porque pronto nos supimos adaptar y aceptar lo que había. Ni tú tienes alma de hermana cabrona, ni yo de hermano obediente. XDD

Pecosa dijo...

Zorro, ¡tú sí que sabías divertirte!
Aunque yo tuviera una hermana, tengo que reconocer que he sido una niña bastante solitaria, prefería jugar sola la mayoría de veces.
Minidiablo, dice, ¡jajajaj! (tío, ahora que no nos oye nadie, menudo pieza este JuanRa, ¿eh?)

¿A que te mola el juego de los tortazos? Pues oye, sí que servía de excusa, porque claro, podías arrear con el rollo de que era consentido :D ¡Bendita infancia!


Mica, ¡ah, que tú eras de las que se aliaban con los mayores! Qué lista, mírala. Tú sí que sabías como librarte, ¡jajajaj!
Y totalmente de acuerdo, yo podía pegar, engañar y manipular, pero a mi hermana que no me la toquen ;)
Encantada de haberte hecho reír.


Exor, de verdad que eres un sol de niña, buena por naturaleza. Eso no abunda. Los demás solemos ser unos cabrones. Una santa, desde lue... ah, espera. ¡Que dice Peibol que hubo intentos! ¡Tan pringada no serías! ;)

Yo creo que la última frase de Peibol lo resume todo: ni una tenía alma de hermana cabrona, ni el otro de hermano obediente.

Mi hermana es una bendita, santa paciencia nos tenemos mutuamente.