jueves, 15 de septiembre de 2011

¿Café?

El escocés con jarras en lugar de pies consiguió un trabajo como camarero en una cafetería.
 - ¿Café?
- Sí, por favor.
Y levantaba la jarra derecha.
Con el tiempo, la clientela empezó a consumir más cortados que cafés solos.
- ¿Café?
- Sí, con leche, si puede ser - amplia sonrisa.
Levantaba la jarra derecha. Después la izquierda. Y la clienta se iba a trabajar más contenta que unas castañuelas.
Evidentemente, le subieron el sueldo en menos de lo que canta un gallo.

12 comentarios:

vittt dijo...

incursionando ya en el surrealismo nogensmenys? pues el catalán con grandes tetas en lugar de pies ha dejado de tocárselas para aplaudir.
el mío con dos terrones, gracias. la vida es riesgo o no es ;-)

Pecosa dijo...

Surrealista, sí, pero a mí me encantaría que en la cafetería de al lado de casa hubiera un escocés (con su falda escocesa y sin ropa interior, claro, sino no vale) sirviendo café con los pies. Acabaría con las cervicales fatal, pero qué quieres que te diga, ver eso de buena mañana da más energía que un bol de cereales.

¿Eres de terrones? Qué majo...

vittt dijo...

la sacarina no es nada sexy, y me debo al personaje ;-)

Loco dijo...

Pues yo que soy de té (el café me hace ir por la pata p'abajo [así de escatológico]), soy capaz de pasarme al líquido negro con tal de que me pongan una sonrisa de oreja a oreja. Eso sí, con pañal por posibles pérdidas.

ulises dijo...

Yo soy de café . Me encanta quedar con los amigos para un café y hablar de todo o de nada.
¡Qué obsesión con las faldas escocesas!
Pobrecito se le va a enfriar el canario.
¿Porqué no un italiano para servirte un café y después un escocés para servirte un chupito de whiski?

Sand dijo...

Jajaja... ¡qué ocurrencias! (me encanta)... Y qué hace con los que queremos té ? ¡Le faltan jarras! ;)

JuanRa Diablo dijo...

Y el escocés tan contento, ¿no? Además imagino que en invierno calentaba mucho las leches y los cafés para que le subieran los vahos y andar con los bajos calientes, esponjosos y relucientes.

Cómo t'emparras xDDD

Pecosa dijo...

Vittt, y los terrones son tan... cuadrados y perfectos...


Loco, chico, nunca se sabe, a lo mejor la jarra de té la lleva en la tercera pierna y entonces sí que te alegra el día de verdad.


Ulises, a mí también me encanta el café. Cuando estuve en Lisboa lo disfruté como una loca.

Hace muchos años iba a una discoteca en la que uno de los camareros llevaba una falda escocesa que ni te cuento cómo le quedaba. Pero desde que vi al príncipe Carlos vestido con una ha perdido todo el sex appeal para mí (la falda escocesa, no el príncipe Carlos. El príncipe nunca ha tenido sex appeal).

Puestos a pedir un machote para que me sirva café, preferiría a un portugués de esos cañón con ojos verdes. Además el portugués es taaan sexy...


Sand, mira debajo de la falda, con un poco de suerte lleva ahí la jarra de té ;)


JuanRa, ahí le has dao. En invierno no necesita ponerse leotardos porque lleva el café y la leche bien calentitos. (esponjosos y relucientes, jajajajj!)

Ay, sí, me emparro mogollón. Esto se me ocurrió mientras limpiaba la cocina de mi abuela, imagínate.

Juanjo dijo...

Tus dosis de surrealismo me dejan siempre estupefactos...en el buen sentido,claro
Besos

Loco dijo...

jajajajjaja, también es verdad.

La Exorsister dijo...

¡Pervertida! Jajajajaja.

Cuando me regalas un post (viejo o nuevo) para Madre ¿Por qué me has abandonado?

O una parra-ficción sobre la independencia....

¡Un saludo Pecas!

Pecosa dijo...

Juanjo, hasta yo me quedo estupefacta, no te preocupes. Es normal... ;)


Loco, por pedir que no quede.


Exor, pervertida hasta la muerte.

¡Ya te he mandado un mail! ¡Ya te he mandado un mail!