martes, 27 de septiembre de 2011

Mirar a los ojos

- Te escudas en desviar la mirada para eludir tu timidez.

El profesor no me conocía de nada. Era la primera vez que me veía, de hecho era la primera vez que le hablaba. Pero dio en el clavo.


Esta semana hemos empezado las clases de comunicación, en las que trabajamos sobretodo la no-verbal (que no es la de meter mano ni nada por el estilo, por desgracia). Nunca me había sentido tan analizada por alguien. Ésa era la finalidad, claro, que te analicen. Pero no es muy agradable, porque sabes que la vas a cagar.
Ponerte delante de veinte personas a hablar de ti ya de por sí intimida bastante, pero si encima tienes a una persona controlando cada gesto, cada tic lingüístico, cada mínima exteriorización de nervios; la presión es absoluta.

- Lo primero que has hecho al ponerte de pie ha sido rascarte el brazo, señal inequívoca de que estabas nerviosa.
Efectivamente. Habitualmente me pica todo (la nariz, el ojo, la pierna, otra vez la nariz...), así que cuando estoy nerviosa ya es la pera limonera. Yo no necesito exfoliantes.
- Has ladeado el cuerpo en un intento de autoprotegerte, de buscar un refugio.
Coño con el tío.
- Además, en lugar de mirarme a mí o a tus compañeros con seguridad, miras al techo, luego me miras a mí, luego miras la ventana, luego me miras a mí... Debes aprender a mantener la mirada con las personas a las que estás hablando.
Hijo de su madre. Ahí me ha dado en un punto débil que no he conseguido dominar jamás. Cuando estoy nerviosa o no quiero perder la concentración disperso la mirada. No lo puedo evitar.


Pasado mañana tengo que dar un breve discurso de unos cinco minutos, y el viernes, presentar un power point. Así, pim pam, sin apenas tiempo a asimilarlo. Dicho de otra manera, tengo 48 horas para aprender a mirar a los ojos de la gente y perder la vergüenza. Con lo cual:

Opción 1: puedo optar por ir sin gafas ni lentillas.
VENTAJA: como no veré a la gente, no me supondrá un problema mirar a la gente.
INCONVENIENTE: Con cuatro dioptrías y medio, por muy grande que sea la pantalla donde se proyecta el  power point, no veré un pijo.

Opción 2: colgar un cartel en el ascensor de mi bloque citando a los vecinos mañana a las 21h. en la escalera para hablarles del microcemento decorativo.

VENTAJA: como vengan todos los vecinos, pierdo el miedo escénico por cojones.
INCONVENIENTE: es más que probable que sólo vengan mi hermana y el vecino de al lado, dejemos la conferencia para otro día y nos vayamos a tomar una caña.

Opción 3: irme a Plaça Catalunya a hablar del microcemento decorativo.
VENTAJA: como hay tanto guiri y borracho por allí, el nivel de exigencia del auditorio no será demasiado elevado.
INCONVENIENTE: corro el peligro de ser devorada por las palomas (son unas muertas de hambre) o detenida por los Mossos (cualquier excusa vale después del 15M).


Opción 4: me pongo mala.
 ...
Yo creo que va a ser ésta.

16 comentarios:

Misaoshi dijo...

Ya ves, y qué haces en esas clases? Te preparas para política o algo? xD

Pues na, hija, no te hagas la enferma, planta cara a tus críticos y mírales a los ojos, desafiante.

Muchos ánimos.

Juanjo dijo...

La verdad es que esas clases pueden ser muy estresantes.A la mayoria de mis alumnos no les gusta hablar en publico,a mi mismo no me gusta...pero no me queda mas remedio¡¡¡¡
Ademas no me gusta ese tipo de personas que en cualquier movimiento quiere interpretar una intencion...no creo que sea siempre asi
Mi consejo: Ponte enferma
Besitos

JuanRa Diablo dijo...

Jajjajajajajajaja
No sabes cómo te he entendido. Me gusta mirar a los ojos, pero como perciba que me están analizando ya no doy pie con bola.
Pero mira, a grandes males, grandes remedios. Yo creo que eso se cura precisamente así, a fuerza de pasarlo mal y superarlo.

Yo soy un tímido capaz de acojonarme ante la situación más tonta y a la siguiente hacer el gilipollas ante una multitud y darme lo mismo.
Me dio corte hasta contarles un cuento a los niños en el cole, pero lo hice!!

Anda, no te pongas mala y nos lo cuentas, que seguro que triunfas :D

jotake dijo...

como en un episodio de los simpson.imaginate que todos estan en ropa interior,no se de que servira pero al menos sera divertido

Sand dijo...

Jajaja... Me encantan tus opciones, yo no sé por cuál me decidiría... ;)

De todas formas, ¿por qué no intentar perder el miedo escénico por un momento?

Yo tenía pánico a hablar en público, hasta que me pusieron a dar clases en la universidad, así, sin anestesia, de un día a otro... La primera vez que me subí a la tarima me temblaba todo el cuerpo... A la tercera clase, ya los tenía a todos en el bote... ¡Una se acostumbra a todo, mujer!

vittt dijo...

desvío la mirada, me rasco, ladeo el cuerpo y utilizo el humor para camuflar la timidez, y usted utiliza su posición de poder y un puñado de conocimientos que echarnos a la cara con un punto sádico para eludir su falta de sexo, profesor, ambos sabemos que no engañamos a nadie.
eso tenía que haberle dicho al mío. por suerte no lo hice. fue fácil mirarles a los ojos durante mi disertación sobre el microcemento decorativo. estaban todos dormidos ;-)

Pecosa dijo...

Misa, jajjaaj, pues el profe es político, para que veas.

No me haré la enferma, no, soy demasiado cabezona :)


Juanjo, yo he llegado a la conclusión de que no es que no me guste (hablo por los codos), lo que creo que me pone nerviosa es saber que el profesor está ahí analizándome. Tendré que omitirlo.


JuanRa, estoy de acuerdo contigo, estas cosas se superan echándole un par.
Es curioso como podemos ser tan tímidos para algunas situaciones y luego hacer el ganso como si nada en otras. Supongo que todo depende de cómo percibimos el contexto.

Iré, iré y lo contaré :)


Jotake, si imagino eso se me va a notar en la cara, jajajaj! Seguro que piensan '¿y a esta qué le pasa?' ;)


Sand, sin anestesia, jajajaj... Pues algo así nos ha pasado a nosotros, que pensábamos que esto de hacer presentaciones sería más adelante, y desde un principio el tío nos colocó ahí, delante de todos. Sí que es cierto que se ha notado una mejoría desde el primer día. Así que lo intentaremos, claro que sí.


Vittt, ah, el humor para camuflar la timidez... Lo primero que dije cuando salí al centro de la clase (me tocó la primera) fue: "menos mal que hoy he venido mona...". Algunos se rieron y todo. Y luego me rasqué el brazo.
A ver si con un poco de suerte se me duerme alguno mañana ;)

vittt dijo...

esa frase (quienes no se sonrieron no tienen corazón) agradece un gesto tímido posterior. que enseguida la gente lo acusa a uno de sobrado y perdonavidas porque no soportan que les des mil vueltas nogensmenys.

Pecosa dijo...

Lo dije bastante por lo bajini, y al ver que se oyó más de lo que creía y provocó algunas risas noté que me ponía como un pimiento, imagina qué soberbia la mía. En cualquier caso, me trae sin cuidado de lo que me puedan acusar.

Y tengo que decirlo, ¡al profe le he gustado! ¡Y he mirado a los ojos de la gente! Cuando consiga corregir los eeeh... dominaré el mundo ^^

crittervenudo2 dijo...

Vaya, ha sido para tanto??

La Co dijo...

Cuando era chica y me daban miedo las arañas, mi mamá me decía: Vos le tenés miedo pero, imaginate el terror que debe tener ella que es tan chiquita y te ve a vos tan grande!
Y siempre me quedó: si vos tenés miedo, sabé que el otro está igual (en este caso puntual, creo, los asistentes están ahí en las mismas circunstancias que vos así que te entienden, esgrimí la carta de la complicidad y vas a ver como todo se pasa).

Loco dijo...

Ánimo, valentía y dos avarios.

(O ponte mala)

ulises dijo...

Dices 48 horas desde que has escrito la entrada.
¿qué tal te fue?
Me parece que tú tienes más cuento que otra cosa porque con lo poco que te cuesta expresarte por escrito me extraña que de cara al público te sea difícil.
Seguro que es porque te falta práctica. Con siete u ocho charlas ya serás una experta y podrás impartir seminarios de comunicación.

rafarrojas dijo...

y lo malo es que una vez q le coges el gusto a hablarle a la gente, ya no puedes parar... es un vicio como otro cualquiera: oirse a uno mismo y oir a los otros en lo que uno dice...

al final hablar es actuar, y cuando cuesta actuar hay que sobreactuar.... Por ejemplo si justo antes de empezar a hablar te pones a hacer "brrrr", exageradamente, como si fueras un san-bernardo sacudiéndose las babas... entonces, ese amante del lenguaje no verbal tendrá que volver a mirar el manual, porque ese gesto no lo tendrá computado entre sus obviedades, y de paso habrás conseguido que te miren todos "¿tengo ahora vuestra atención u os tengo que sumergir en microcemento?" (en tiempos de crisis los gangsters lo usan en ocasiones para ahogar a sus víctimas en el muelle... pero no da grandes resultados, que tienen las víctimas la mala costumbre de salir nadando a pesar de tener los zapatos decorados)
(no me ha caido bien tu profe... me ha sonado a rolleras... rolleras no verbal, por supuesto)
McLuhan dixit: "El medio es el mensaje". Y yo digo q si el medio eres tú, cegata o no, cualquier mensaje me vale. Ocho horas de camara fija sobre tu cara, : )
Un besote gordo desde la tierra de los inexpresivos

nexus. dijo...

Te entiendo, en una ocasión no acudí a recoger un premio por no hablar ante un montón de gente entre los que estában, además, algunos de los no premiados...en fin, como todo es cuestión de mentalización y de practica. Seguro que lo haces muy bien. Besos.
Salud y República!!
Nexus, he vuelto.

Pecosa dijo...

Critter, pues la verdad es que no, salió bastante bien. ¡Con lo que me gusta a mí hablar!


La Co, eso mismo me decía a mí mi madre con los bichitos, ¡jajajaj! Al final todas las madres son iguales ;)

Lo que tú dices es cierto, como todos estábamos en la misma situación, al final uno se suelta. No era ningún examen, pero a todos nos gusta gustar... por suerte fue todo bien ;)


Loco, ¿ponerme mala? ¡Nunca! Me puede el orgullo y la cabezonería, qué se le va a hacer. En el fondo me gusta sufrir.


Ulises, pues ya que preguntas qué tal fue, te reproduciré lo que me dijo el profesor (siempre desde la modestia, no quiero parecer una soberbia gilipollas): "la exposición es difícilmente mejorable.". No está mal, ¿no? La próxima vez (mañana) me tendré que sacar una botellita de agua conmigo porque se me seca la boca, eso sí. Porque me pondré nerviosa, lo que tú quieras, pero no veas si casco (ahora, seminarios de comunicación no sé yo, hijo...)


Rafa, ¿en serio crees que es un rolleras? A mí me pareció que lo que decía era acertado. Lo que sí que le critico es que luego él incumple muchos aspectos. Se le ve que es tímido (él mismo lo confesó) y que cuando nos comenta un power point apenas nos mira a los alumnos (algo que según él es clave, el contacto visual).

Ocho horas son muchas, mi cara no da para tanto ;)


Nexus, pues la próxima vez que te den un premio (¡¡un premio!!) deberías ir. Entre otras cosas porque eso no pasa todos los días. ¡Todos soñamos con el típico discurso de premio! Además, con la labia que tienes...

(Estabas perdido, sí. Pero no importa, lo importante, como en los anuncios de turrones, es volver)