martes, 17 de marzo de 2009

Me encanta





Me encanta tener cabezal, mesitas de noche y cama a juego, y me encanta que la cama tenga cajones.















Me encanta el rinconcito con la butaquita que restauré.









Me encanta el híbrido de consola y bureau que me hace de tocador, porque además fue el primer mueblecito auxiliar que diseñé para el escaparate de la tienda, y ahora lo tengo en casa ^^




Estoy contenta...

7 comentarios:

Mica dijo...

Vamos nena, que si me quedaba alguna duda la he disipado, eres una artista, si necesito que me diseñen un mueble acudiré a tí (ójala lo haga porque eso significaría que tengo casita y perrucas... que bien). Precioso.bs

Minkoff dijo...

Si, ¡cajones en la cama!!
Qué funcional. Yo debería tener algo así. Tendría menos cosas por medio y le daría mejor uso al espacio que hay bajo la cama. Hasta ahora sirve de almacén de pelusas. Por mucho que pase la escoba, esas pelusas vuelven a su hogar.

Pi dijo...

Maldita... me encanta tu butaquita y cómo la has restaurado... (envidia, envidia, envidia)

El Zorrocloco dijo...

Hostia, qué wapo! Y qué pinta de gordo el colchón (el mío tiene casi más años que yo, a ver si lo cambio ya u___u). Mírala a ella que mañosa...^^

La butaquita es super cuqui de la muerte :) [modo Maripili off]

El Loco dijo...

Cuando necesite decoradora, te llamo. ¡Pero hazme una rebajita paya, endeve!

francisco dijo...

Me encanta verte tan contenta.
(El tocador guapísimo)

Pecosa dijo...

Mica y Loco: a ver, que no soy ninguna super entendida, ¿eh? Lo que sé lo he aprendido en el curro y en un curso de CCC. Aunque sí que es verdad que, dadas las circunstancias, estoy más que satisfecha conmigo misma.

Minkoff: súper funcional. Es la leche no tener que limpiar bajo la cama, y además ganar toooooodo ese espacio. Muy muy guay.

Pi: ¡síííí, maldíceme! ;) La butaquita está restaurada a lo Pecosa, es decir, sin tener ni idea. Con lo cual vuelvo a lo de antes: estoy más que satisfecha con el resultado. La encontré hecha polvo en un portal, pero me encantó.

Zorrocloco: el colchón es lo único que rapiñé de mi relación anterior. A cambio perdí muebles, ilusiones... Pero que me quiten lo bailao, el colchón es de puta madre.

Francisco: ya ves lo que hace un cambio de mobiliario... Aún me quedo mirando el dormitorio por la noche cuando me acuesto. El tocador me encanta, le da otro aire al dormitorio.