miércoles, 1 de abril de 2009

Ufff...

La compañera que tenía el año pasado:

CLIENTE: - Porque había pensado en hacer el mueble de este color y con tal tirador...
COMPAÑERA: - Eeeeeeeeeesactamente...
CLIENTE: - ...y claro, como la habitación es oscura...
COMPAÑERA: - Eeeeeeeeee...
CLIENTE: - ... pues así le dará más luz...
COMPAÑERA: - Eeeeeeeee...
CLIENTE: - ... y quedará más ligero.
COMPAÑERA: - Eeeeeeeeeesactamente.



La compañera que tengo actualmente:

CLIENTE: - Claro, la idea es hacer algo muy simple...
COMPAÑERA: - Exacto... Exacto...
CLIENTE: - ...porque es para una habitación secundaria...
COMPAÑERA: - Ahááááá...
CLIENTE: - ...y tampoco me interesa algo muy complejo...
COMPAÑERA: - Sííííí.... Ahááááá... Exacto...
CLIENTE: - ... para que la cosa no me encarezca.




¿Será que soy yo, que vendo de forma distinta, o mis compañeras (estas dos en concreto) son un tanto plastas?

¿Es necesario interrumpir la explicación del cliente constantemente con tics lingüísticos que no aportan absolutamente nada a la conversación y, dicho sea de paso, estresan?



En momentos como estos, no puedo evitar dejar de dibujar y mirar al techo. Soy incapaz de concentrarme.

9 comentarios:

IBE dijo...

A mí me habían dicho que, esas coletillas, eran necesarias, en una conversación telefónica, para que el interlocutor-cliente sepa que estamos pendientes de él, pero en un cara a cara, pienso que son innecesarias y atacan un poco los nervios, como dices.

Además, parece que son clientes facilones y ya decididos, pues que digan a todo que sí y andando. Si total los muebles en su casa los van a ver ellos y si dañan la vista, pues su problema, no?

chuikov dijo...

leido no parece mal, aunque quizas al natural y en ellas suene pesadisimo. quien sabe

francisco dijo...

Mucho más divertido la primera, jaja
Has notado si funciona más
una variante que otra?

Pecosa dijo...

IBE: Estos diálogos eran ejemplos. Hay clientes muy decididos, otros no tanto. El caso es que, como tú dices, no creo necesario tener que asentir con coletillas cada palabra que pronuncia la otra persona.

Chuikov: Te aseguro que se hace de lo más pesado. Quizá es una manía mía, que a mi no me gusta que me hablen así, yo que sé...

Francisco: La primera es la hostia, te lo aseguro. Además tiene una voz medio nasal, y la tía va haciendo "eeeeeeee... eeeeeeeee..." hasta que el cliente termina la frase, entonces suelta el "eeeeesactamente". ¡Jajaja!

El Loco dijo...

Son los típicos dejes lingüísticos que no sirven para nada. Solo para dar la impresión de que lo que se escucha es interesante.

Critter Venudo dijo...

Conclusión Pecosa, las personas que responden así mientras otro habla, es que realemnte no escuchan lo que se les dice, tampoco les interesa lo más mínimo lo que venden, por lo tanto en vez de contestar algo coherente, lo hacen con constantes evasivas que como ves sólo pueden realizar una venta simple. Si realmente les interesase su trabajo les venderían hasta los tiradores más exclusivos que hubiese. No te frustres, son así.
Un besote

Pecosa dijo...

Totalmente de acuerdo. Además, lo tengo comprobado: no escuchan.

vittt dijo...

cliente. usted es idiota
compañera. ahá. eesactamente.

Pecosa dijo...

Eeee-eee-eeesactamente, Vittt. Lo has pillado.