jueves, 7 de julio de 2011

Mediterráneamente

Si alguna vez me voy lejos de ti, prometo llevarme un poco de tu esencia en una botella con un tapón de corcho, para tenerte cerca siempre.


Si la vida me lleva a otro lugar donde no estés, prometo no olvidarme de tu olor, de tu sabor, de tu tacto, de lo que me encanta mirarte y de como me relajas cuando me susurras.


Si llego a vieja, prometo recordar lo conectada que me he sentido a ti siempre, desde bien pequeña, año tras año. Incluso cuando tenías tus días más revoltosos sentía que eras incapaz de hacerme daño, aunque me hayas dado más de un revolcón.




Prometo no sustituirte por ningún otro. Jamás. Porque no hay ninguno como tú.

19 comentarios:

vittt dijo...

es bonito poder decirle a alguien, serás lo último que olvide.
te sienta bien el sol, pecs.

Pecosa dijo...

Siempre me pongo romántica tras mi primera visita solitaria de la temporada a la playa.
Mi memoria es un desastre, Vittt, pero quiero confiar en que nunca olvidaré ciertas sensaciones en el mar.

La Exorsister dijo...

No me pondría yo tan poética con el océano, pero no sé si podría vivir lejos del mar... siempre lo he tenido en el horizonte, y eso no se sustituye fácilmente.

Pecosa dijo...

¿Verdad que se hace raro pensar en irse a vivir a Salamanca, Exor? Uno se acostumbra a todo, claro, pero no deja de resultar soso estar en un lugar sin mar...

Anónimo dijo...

Tomi:
Te has parado a pensar alguna vez por que las lágrimas saben a agua de mar....
No te parece que debe haber algo sagrado en la sal, que está en ese mar que amas, y en las lagrimas que derramas....
(cosecha poetica filosofica)

Pecosa dijo...

Viva la filosofía poética, Tomi, qué bien te ha quedado.

Tres cuartas partes del planeta son agua, la misma proporción de agua que hay en nuestro cuerpo. Si las lágrimas saben a agua de mar será porque estamos hechos de mar...

rafarrojas dijo...

Prefiero la teoría de Sagan: "estamos hechos de materia de estrellas"
Yo soy del Atlántico, que es más grande, más frío, más limpio y da más miedo (un psiquiatra puede analizar el orden y el contenido de la descripción).
Queda bonita la indefinición del texto, lo de q lo mismo hables del mar q de la cultura q de alguien ligado a tu tiempo en la playa.
Un día tenemos q ir juntos a la playa, : )

Pecosa dijo...

Bueno, dejémoslo en que somos materia de estrellas mezclada con agua de mar, Rafa ;)

El mar siempre me ha dado un poco de yuyu, pero el Mediterráneo compensa porque es tranquilo y de aguas templadas. El Atlántico me da una pereza (¡qué frío!) y un jiñe (¡qué grande!)...

Yo sólo voy a la playa si hay bocadillos de chorizo de Pamplona por medio.

JuanRa Diablo dijo...

Con qué sensibilidad escribes ultimamente, Pecosa. Me gusta.

Y me llega en forma de ondas concéntricas, como si hubieras arrojado una piedra en un mar tranquilo.

:)

Juanjo dijo...

Pues tendremos que compartirlo porque el Mediterraneo es tambien uno de los amores de mi vida
Besos

Pecosa dijo...

JuanRa, sí, ando tontina y sensiblona... Pero como te gusta, pues no hagamos más drama :) ¡Ya volverá la Pecosa cabreada y malhablada, muahahaha!


Juanjo, tranquilo, no soy una mujer celosa. Besos!

nexus. dijo...

No sabes como envidio, yo que soy un "pobre animalico de montaña", a quienes sabeis conectar asi con el mar. Desgraciadamente para mi, me dice poco.
Tras pasar mas de 20 años en Valencia, no conseguí la complicidad deseada con el Mediterraneo.
Que se le va a hacer!
me ha gustado esta pequeña gran entrada íntima y leve.
Un abrazote!
salud y República!!
nexus.

Pecosa dijo...

Por suerte hay gente para todo, Nexus. A otro le llenará el alma subir al pico más alto de una montaña (a mí la montaña me encanta, por cierto) y el mar no le dirá ni mú. No passa res! La química no se elige, o surge o no surge.

rafarrojas dijo...

oye, q ya he comprado el chorizo, la butifarra am munyetas, el salchichon, el tapegûe de filetes empanados, la tortilla de patatas y tó lo q querías... fija día para el plan de playa... el mediterraneo, tambien llamado mierditerraneo por la suciedad de algunas playas, es caliente sobre todo cerca de los colectores urbanos...
pero todo sea por ver la mayor cantidad de pecas del mundo (y mejor dispuestas)

Pecosa dijo...

Rafa, jajajaj, siento decepcionar (y más después de comprar medio Mercadona... ah, no, que en Noruega no hay de eso), pero sólo tengo pecas en la cara y alguna perdida por ahí... vamos, nada tan espectacular como puede ser el caso de una pelirroja de esas con pecas a mansalva.
¿Mierditerráneo? :O

Cristina dijo...

Mola tu parra.....

Pecosa dijo...

Gracias, Cristina, se hace lo que se puede. Vuelve cuando quieras.

Loco dijo...

Yo cuando estoy varios días en algún lugar del interior, no veas como extraño ver el mar.
(Pero a mi me pasa con el Atlántico)

Pecosa dijo...

Loco, al final qué mar sea es lo de menos, los que somos de costa somos de costa.