sábado, 30 de julio de 2011

Por cuatro duros

Una joven recién independizada decide comprar algunas cosillas de segunda mano en el futucuario de su barrio para reducir gastos. Compra por muy buen precio una nevera recién llegada del 2029 made in Albacete (que por lo visto se convertirá en primer fabricante europeo de neveras en el futuro). El electrodoméstico, mediante un escáner integrado, detecta si el usuario sufre carencia de algún mineral o vitamina y elabora un menú personalizado. Su madre se pondrá contentísima.

Además ha encontrado a precio de ganga un invisibilizador de tabiques, que le va a venir perfecto para abrir algunos caminos de luz natural del salón exterior hasta su dormitorio, que es interior. Para ser del 2032 no le ha salido nada caro y además viene con un sistema tamizador para graduar la luz. Es ideal.



Mientras camina por la pequeña tienda atiborrada de útiles rebosantes de encanto ultramoderno, no entiende como la gente llena su casa con artículos de Ikea pudiendo comprar a precios de risa las antiguallas del futuro.

15 comentarios:

vittt dijo...

el dependiente del futucuario me ha dicho que no tenía ningún libro-neural de microcuenots de segunda mano tuyo, porque todo el que en el futuro consiga uno, no de deshará nunca de él.

Pecosa dijo...

¿Libro de microcuentos? Después de usted, caballero.

Sand dijo...

¿Hay futucuarios de esos en Madrid? Mi madre dice que una nevera con elaboración de menús la dejaría mucho más tranquila, jajaja

¡Hay que ver! Que imaginación tienes, me encantan tus cuentos cortos...

ulises dijo...

Lo del invisibilizador de tabiques suena ideal. Encargame uno.

ulises dijo...

Por cierto mola mucho la uvita de la barra de dirección.

Juanjo dijo...

Yo me apunto al futucuario...estoy hasta las narices del Ikea
Besos

Pecosa dijo...

Sand, esa nevera tiene una lista de espera brutal. Cuando llegue una nueva remesa desde 2029 te aviso ;)


Ulises, los invisibilizadores acabarían usándose más sobre los tabiques de los vestuarios de chicas de los institutos que en los hogares.

¿A que son monas las uvitas? Hice las mil y una para averiguar cómo cambiar el icono de blogger, y luego vi que desde diseño se podía hacer en un plis plas.


Juanjo, ¡es que los futucuarios son lo más!

ulises dijo...

Pues eso de diseño es nuevo porque yo me volví loco hasta que lo conseguí.

peibol dijo...

¡Me encanta! :D

Quieres hacernos sentir mal a los que vamos a Ikea, ¿no? XD

En serio, muy bueno el paralelismo. :D

Acabo de entrar en tu blog porque me acordé de ti (me refiero a que no lo hice a través del mío, como hago siempre). Estamos pintando la casa, y al descolgar una cajita que hay en la entrada, vi un cartel pegado con cinta adhesiva detrás. En la caja-cuadro, hay dos antiquísimos relojes de bolsillo, con su cadenita y su tapa grabada. En el cartel pone el orden de sucesión que han seguido quienes lo han ido heredando. Hay 5 nombres, y los tres últimos somos mi abuelo, mi padre y yo.

Siempre había pensado que, el día de mañana, me gustaría ser yo quien los tuviera, pero ahora que he visto que me corresponden desde hace tiempo, me ha hecho ilusión y me he sentido importante a partes iguales. :D

crittervenudo2 dijo...

El critter es consumidor asiduo de tiendas de segunda mano en las que suele adquirir películas en gran medida. Así es que ya no tengo sitio ...

Pecosa dijo...

Ulises, debe ser reciente, sí, porque yo de vez en cuando me meto en diseño a hacer paridas y eso no estaba.


Peibol, si existieran los futucuarios Ikea se iría a la mierda fijo ;)

Oye, qué fuerte eso de los relojes de bolsillo y la lista de sucesión. ¿Nunca te dijeron que algún día los heredarías tú? Qué alucine, ¿te has parado a pensar los años que deben tener esos relojes? :O Parece de esas cosas de las películas: "hijo mío, ahora te corresponde a ti tener los relojes que han pertenecido a tus ancestros". Es total.


Critter, pues imagina poder tener películas de segunda mano del futuro. Yo creo que encontrarías un lugar donde guardarlas seguro.

JuanRa Diablo dijo...

Un ratillo de relax para leer blogs y me vengo a la parra para descubrir... un futucuario!! :O

He releído la entrada a Tomi y ambos coincidimos en que se te ocurren cosas muy ingeniosas. Parece que ya ha habido alguien que te ha sugerido escribir microrelatos. Yo lo secundo totalmente. Son como racimos de creatividad :)

Un saludo

Pecosa dijo...

JuanRa, gracias a los dos. La verdad es que esto de los microcuentos me va muy bien para cuando no tengo nada que contar (cosa muy común en mi vida últimamente), y me hace trabajar el coco para inventar algo. No siempre funciona, pero de vez en cuando hasta sale alguna cosilla graciosa ;)

nexus. dijo...

Gran idea Pecosica amiga de verdad, una gran idea cuyo único defecto es uq eno se me ha ocurrido a mi antes...
Pero en el de mi pueblo si que encontré un objeto realmente chulo: un autentico cinturón ganimediano que perteneció al capitán superpagés, enemigo acérrimo del capitán america y que proporciona invisibilidad total durante 30 minutos a quien lo lleva, con las obvia ventajas a la hora de hacer un simpa o, porque no, acudir al cine en estreno sin necesidad de pasar por taquilla. si, se lo que estás pensando, sería el sueño de un adolescente que no necesitaría un invisibilizador de tabiques para el vestuario del instituto...lo dicho gran idea, je, je, je...
Salud y República!!
Nexus.

Pecosa dijo...

Nexus, el sueño de un adolescente o no tan adolescente. No negaremos que, aunque ya somos grandecitos, a todos nos encantaría tener un cinturón de esos para hacer travesuras...